El lado amargo del chocolate

Fabricantes sufren por el alza del precio del cacao y culpan a los especuladores

POR:
mayo 30 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-30

El precio de la barra de chocolate Snickers de Mars Inc. ha subido 6% en los últimos 12 meses. ¿Es posible que los fondos de cobertura tengan la culpa?  El alza de los precios del cacao está encareciendo el chocolate en todo el mundo.

La industria chocolatera responsabiliza a los inversionistas profesionales, especialmente a los fondos de cobertura, por sus prácticas de compras especulativas.

A los fondos de cobertura se les ha acusado de muchas cosas en los últimos años, incluyendo la casi bancarrota de algunos países (la crisis financiera de Asia de 1997), una corrida contra la libra esterlina (George Soros en 1992), la amenaza contra la integridad del sistema financiero estadounidense (Long-Term Capital Management) e incluso fraude (Bayou Management LLC en 2005).

Esta es su primera pelea con los fabricantes de chocolate.  "Definitivamente, tienen infl uencia en el mercado y en los precios", dice Bern Rössler, vocero de August Storck KG, uno de los principales fabricantes de chocolate de Alemania.  "Hay mucho dinero invertido [en el cacao] y proviene de los fondos de cobertura".  Ken Hanna, director financiero de Cadbury PLC, fabricante de la barra de chocolate Caramello, dice que la mayor parte de la demanda de cacao solía venir de los fabricantes. 

"Ahora, al igual que con otros muchos commodities, existe una gran demanda por parte de inversionistas y eso puede incrementar la presión sobre los precios", explica.

Manipulación de precios La fijación de los precios del chocolate está bajo escrutinio en todo el mundo. En Estados Unidos, Canadá y Europa, los reguladores están investigando una presunta manipulación de precios en el mercado chocolatero.  De momento, ya se han interpuesto más de 50 demandas, muchas de ellas por clientes y distribuidores.

Los fabricantes de chocolate han sido acusados de manipulación al menos desde 2002.  El Departamento de Justicia de EE.UU. ha empezado a investigar sus prácticas de fijación de precios, y en febrero, la Oficina Federal de Defensa de la Competencia de Alemania llevó a cabo redadas en siete fábricas de chocolate.  Las compañías aseguran que están cooperando con las pesquisas.

Recientemente, las turbulencias en el mercado global de acciones han hecho que fondos de cobertura y otros inversionistas opten por las materias primas agrícolas como el cacao, el trigo y el aceite en busca de mayores retornos. "Se trata de un fenómeno totalmente nuevo", dice Stephanie Garner, una corredora de cacao de Sucden, propiedad de Sucres & Denrées SA, en la Bolsa Financiera Internacional de Futuros y Opciones de Londres (LIFFE). "En gran medida, es consecuencia de la crisis de crédito".

Vendido en todo el mundo en forma de polvo, pasta, licor o mantequilla, el cacao cuesta unos US$2.600 la tonelada en la Bolsa Intercontinental de Nueva York. A principios de 2007, ese precio era de unos US$1.700. A nivel global, las ventas de chocolate aumentaron 6,9% en 2007, según Nielsen Research. 

Entre un 15% y un 30% de una barra de chocolate normal está hecho de cacao. El chocolate de primera calidad puede contener hasta un 99% de cacao, haciéndolo mucho más vulnerable a los vaivenes del precio.

Dado el pequeño tamaño del mercado chocolatero (la cosecha anual está valorada en unos US$10.000 millones, más o menos el equivalente a la producción petrolera de un día), los fondos de cobertura pueden mover los precios con cantidades de efectivo relativamente pequeñas. Hans Kilian, uno de los pocos analistas independientes de esta materia prima, dice que ha sido contratado por diferentes fondos de cobertura para recopilar información acerca de la producción en África Occidental, Brasil e Indonesia. Kilian no quiso revelar la identidad de ninguno de sus clientes.

Debido a que los inversionistas en el cacao no están interesados en la posesión física de la materia prima, se han convertido en fuertes jugadores en el mercado de futuros del cacao. Para la semana terminada el 13 de mayo, los especuladores en la Bolsa Intercontinental tenían contratos a futuros para 654.760 toneladas de cacao, según cifras de la Comisión Reguladora de Negociaciones Futuras de Materias Primas. Los fabricantes de chocolate y otras compañías involucradas en la industria poseían contratos para unas 706.430 toneladas.

Hace unos tres años, estos especuladores jugaban un papel mucho menos preponderante. Tim Pollock, director de operaciones de Armajaro Holdings Ltd., un firma que invierte y negocia en cacao, dice que entiende por qué a algunos fabricantes de chocolate les parece adecuado culpar a los fondos de cobertura.

"No creo que tengan un impacto en el largo plazo".  Uno de los rompecabezas detrás del encarecimiento del cacao es que no parece refl ejar un desequilibrio entre el suministro y la demanda.  En el año finalizado en septiembre, se habrá plantado casi el suficiente cacao para abastecer la demanda mundial, según la Organización Internacional del Cacao, un grupo de la industria. El déficit previsto de 51.000 toneladas no es especialmente importante y puede cubrirse de forma fácil con las reservas existentes, asegura el grupo.

"El incremento en los precios del cacao tiene poco que ver con la oferta y la demanda", dijo en marzo Ernst Tanner, presidente ejecutivo de Chocoladefabriken Lindt & Sprüngli AG, el fabricante suizo de chocolates.

Siga bajando para encontrar más contenido