Con un látigo, una mujer quiere amansar a presos

Con látigo en mano y ligera de ropas, una argentina entrada en los 40, pretende ingresar a las cárceles para “amansar” a los presos con su práctica sadomasoquista de “dominación femenina”.

POR:
julio 16 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-16

La ‘ama dominadora’ Patricia, espera recibir “respuestas satisfactorias a su propuesta por parte de las autoridades” penitenciarias de la provincia de Buenos Aires –aunque estas ya han adelantado que la iniciativa tiene pocas probabilidades de prosperar- y no descarta patentar su método. Su intención, aseguró Patricia “no es violar derechos humanos, sino aplicar correctivos para que los reos puedan “regresar a la sociedad con otra perspectiva. Hace tres años y medio que me dedico profesionalmente a esta práctica, pero soy dominante por naturaleza. Es mi forma de ser y por tanto me resulta sencillo incursionar en la mente del ‘esclavo’ para lograr su total y completo dominio”, afirma. Patricia aclara que ‘esclavo’ es el nombre que las ‘amas’ dan a quienes alcanzan el goce sexual sometiéndose a su autoridad, lo que en la práctica supone disfrazarse de momia o de poney amaestrado, convertirse en silla humana o caminar a cuatro patas cual perro fiel. “Son esclavos modernos, no contra su voluntad. Yo los cuido, los protejo y ellos me obedecen”, enfatiza. El ama revela que el objetivo de esta técnica es “dominar a los hombres y hacerlos sumisos. No hace falta llegar a la violencia para sentir placer. Sí es importante aplicar el dominio disciplinante para moldear el carácter”, matiza. Se esfuerza por destacar que su disciplina se conoce con el nombre de ‘FemDom’, señala que “profesionalmente está a cargo de sesiones privadas en pubs y sótanos oscuros”, y asegura que aplica sus técnicas a quienes la buscan voluntariamente, sin aceptar menores ni prácticas aberrantes. “Siempre existen los límites y si la persona que viene a verme no los tiene, yo los pongo pues no me interesa sobrepasarme”, considera antes de aclarar que no mantiene relaciones sexuales con sus ‘esclavos’. Patricia afirma que la dominación es un tema muy profundo y amplio que no se debe tomar como una broma o una simple curiosidad. “Es una cuestión seria. No es un juego de niños porque tomar las riendas emocionales, sicológicas y físicas de una persona no es para cualquiera. Hay que tener conciencia y saber llevarlo adelante para favorecer a esa persona”, sostiene. De momento, a las cárceles bonaerenses solo han ingresado profesores de yoga que enseñan técnicas de respiración y relajación a los presos para bajar su nivel de ansiedad. “Estoy muy segura de que obtendría resultados favorables. Puedo afirmar que si a los reos se les mantiene en una conducta de régimen disciplinario sexual, se logra apaciguarlos”, concluye. EFE '' Hay asesinos re- primidos que actúan con violencia. La mayoría tiene problemas sexuales”.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido