A. Latina y Caribe crecerá 3,7% en 2012, menos que Colombia

Crecimiento es destacable si se considera la incertidumbre y volatilidad de la economía mundial, dijo la Cepal.

Archivo Portafolio.co

A. Latina y Caribe crecerá 3,7% en 2012, menos que Colombia

Archivo Portafolio.co

POR:
diciembre 21 de 2011 - 05:04 p.m.
2011-12-21

No obstante, el organismo advierte sobre un posible escenario internacional más desfavorable si empeora la situación de la Eurozona. 

La menor expansión de la economía mundial y la elevada incertidumbre y volatilidad en los mercados financieros internacionales tendrán repercusiones en América Latina y el Caribe, región que anotará una leve disminución de su crecimiento en 2012 a 3,7 por ciento, luego de alcanzar 4,3 por ciento en el 2011, según un informe presentado este miércoles por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal). 

En su ‘Balance preliminar de las economías de América Latina y el Caribe 2011’, el organismo regional de las Naciones Unidas señala que si bien durante la primera mitad de 2011 el crecimiento se moderó respecto al del 2010, gran parte de la región tuvo un desempeño positivo gracias a un contexto externo favorable. 

Sin embargo, en la segunda mitad del año la situación en Europa complicó el entorno global, lo que provocó una mayor desaceleración de las economías con respecto a 2010, cuando la región creció al 5,9 por ciento.

Según el informe, el crecimiento estimado para 2011 implica un aumento del producto per cápita de 3,2 por ciento y, al igual que en años anteriores, los resultados son desiguales entre las subregiones, dado que los países suramericanos crecieron 4,6 por ciento; las economías de Centroamérica, 4,1 por ciento; y las naciones caribeñas, tan solo el 0,7 por ciento. 

Los países con mayor expansión este año serán Panamá (10,5 por ciento), Argentina (9,0 por ciento), Ecuador (8,0 por ciento), Perú (7,0 por ciento), Chile (6,3 por ciento) y Colombia (5,75 por ciento), mientras que El Salvador solo crecerá 1,4 por ciento; Cuba, 2,5 por ciento; y Brasil, 2,9 por ciento. 

En este contexto, se registró una dinámica generación de nuevos puestos de trabajo, y la tasa de desempleo abierto regional bajó de 7,3 a 6,8 por ciento. 

Además del impacto del contexto externo crecientemente complejo, el menor crecimiento económico de 2011 se explica por las medidas aplicadas –sobre todo en Brasil– para enfriar la demanda interna y evitar un sobrecalentamiento a partir de su fuerte expansión en el 2010.

Por otra parte, varios países crecieron más en 2011 que en 2010, a lo cual contribuyeron factores como la recuperación de situaciones de desastres naturales, para el caso de Chile y Haití, los altos precios de los hidrocarburos, que favorecieron a países como Venezuela y Ecuador, y el efecto de la recuperación de Estados Unidos en las exportaciones y las remesas de algunos países de Centroamérica y el Caribe. 

Entre los retos de política macroeconómica que los países debieron enfrentar este año se encontraron el aumento de la inflación, que pasó de 6,6 por ciento regional en 2010 a alrededor de 7 por ciento en el 2011, la apreciación cambiaria de varias monedas –especialmente durante la primera mitad del año–, la recuperación del espacio fiscal, el mantenimiento de la dinámica del crecimiento y, sobre todo a partir del segundo semestre, la amenaza de una desaceleración causada por el contexto externo. 

Según el documento, el crecimiento económico de la región no es inmune al entorno de incertidumbre que impera a nivel global. “Existe una probabilidad no menor de una crisis profunda de la Eurozona, lo que afectaría de manera significativa a la economía mundial en su conjunto e impactaría a nuestra región, sobre todo a través del canal real (exportaciones, precios, inversión extranjera, remesas, y turismo) y el financiero (mayor volatilidad, posibles salidas de capital y dificultades de acceso al crédito)”, señaló Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal, al presentar el informe. 

La entidad proyecta que en América Latina y el Caribe el crecimiento el próximo año estará liderado por Haití (8,0 por ciento), seguido de Panamá (6,5 por ciento), Perú (5,0 por ciento), Ecuador (5,0 por ciento) y Argentina (4,8 por ciento). 

Por otro lado, los mercados laborales continuarán creciendo, aunque con tasas menores a los años anteriores, lo que permitiría que el desempleo se ubique en un rango entre 6,6 por ciento y 6,8 por ciento. En tanto, el déficit de la cuenta corriente registraría un nuevo aumento, de 1,4 a 1,8 por ciento del PIB. 

El informe recalca que la futura evolución del crecimiento latinoamericano y caribeño estará influenciada por la magnitud y los alcances del deterioro que se observe en la economía mundial. 

La disminución del nivel de actividad de los países desarrollados derivaría en una caída de la demanda de bienes que repercutiría negativamente sobre las exportaciones de la región y los precios de sus principales productos de exportación, procesos que ya se están observando. 

La Cepal enfatiza que la región cuenta con una serie de fortalezas que le permitirían enfrentar de menor manera la caída de la economía mundial, entre ellas un alto nivel de reservas, que le posibilitarían financiar un déficit en la cuenta corriente, mejoras en las cuentas públicas y -salvo en varios países del Caribe- bajos niveles de deuda pública, lo que generaría espacios para políticas fiscales contra-cíclicas y una perspectiva de inflación decreciente, que abriría espacio para una política monetaria expansiva. 

Sin embargo, en muchos países los espacios para políticas anticrisis son menores que antes de la crisis 2008-2009, por lo que los instrumentos disponibles son menos potentes que en aquella ocasión. 

Además, frente a un posible empeoramiento de la situación económica mundial existiría una menor capacidad de acción coordinada entre las principales economías. 

Finalmente, el informe señala que algunos de los principales desafíos para la política económica de la región en la actual coyuntura son prepararse para un eventual empeoramiento de la situación internacional, tomando en cuenta la posibilidad de cambios súbitos en el escenario externo y los rezagos del impacto de la política macroeconómica, diseñar paquetes para una política fiscal contra-cíclica y asegurar su financiamiento para una aplicación ágil, según las circunstancias, cuidar el empleo, proteger a los sectores sociales más vulnerables y fortalecer la integración intrarregional. 

CON AGENCIAS

Siga bajando para encontrar más contenido