‘A. Latina vive periodo sombrío de inversiones extranjeras’

A pesar de una caída del 21 por ciento en materias primas, Colombia mostró estabilidad gracias al aumento de inversiones en manufacturas, finanzas, transportes y comunicaciones, según UNCTAD.

El Organismo de Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo evaluó las inversiones en la región.

Archivo

El Organismo de Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo evaluó las inversiones en la región.

Finanzas
POR:
junio 25 de 2015 - 01:53 a.m.
2015-06-25

Latinoamérica ha entrado en un periodo “sombrío” en inversiones extranjeras directas, con un marcado descenso en los flujos dirigidos a las industrias extractivas, anunció ayer el Organismo de Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD).

Sin embargo, Colombia, pese a una caída de 21 por ciento de las inversiones extranjeras en el sector primarios mostró estabilidad gracias al aumento de inversiones en manufacturas, finanzas, transportes y comunicaciones.

Esta tendencia, que puede persistir, debe ser la oportunidad para reflexionar sobre la experiencia que dejan veinte años de corrientes de inversiones foráneas que ayudaron a impulsar un crecimiento económico que ahora se ralentiza en la región, según el informe anual sobre inversiones de la entidad.

La progresión sostenida de las inversiones entre el 2010 y el 2013 en el conjunto de Suramérica, Centroamérica y el Caribe sufrió un estancamiento el año pasado, al disminuir un 14 %, hasta los 159.000 millones de dólares.

El secretario general de la UNCTAD, Mukhisa Kituyi, explicó en una rueda de prensa en Ginebra que hay varias razones que justifican ese comportamiento de las inversiones extranjeras, como la disminución del 72 % de las fusiones y adquisiciones transfronterizas en Centroamérica y el Caribe.

En ambas regiones, las inversiones representaron entradas por 39.000 millones de dólares en el 2014, lo que supuso una disminución del 36 % y la “vuelta a valores normales” de inversiones tras los niveles inusitadamente altos registrados un año antes.

Otra razón esencial para esta baja de las inversiones ha sido la caída en los precios de las materias primas, lo que a su vez redujo el atractivo de las actividades extractivas en Suramérica. En el conjunto de países suramericanos, las inversiones disminuyeron en el 2014 –en un 4 %– por segundo año consecutivo y totalizaron los 121.000 millones de dólares.

Todos los grandes receptores de inversiones extranjeras directas, con la excepción de Chile, registraron un crecimiento negativo. En Brasil, el descenso de los flujos fue ligero, pero ocurrió por tercer año consecutivo. Pese a todo, fue el primer destino de inversiones en la región, con entradas por 62.000 millones de dólares el año pasado (-2%). Esa aparente estabilidad oculta diferencias importantes, pues las inversiones en el sector primario disminuyeron un 58 %, lo que estuvo compensado por aumentos en la manufactura (5 %) y los servicios (18 %). Chile fue el mayor inversor directo en la región, con un incremento del 71 % de sus inversiones, que sumaron los 13.000 millones de dólares. México se ubicó como el tercer mayor receptor de inversiones extranjeras directas, a pesar de que las entradas se redujeron casi a la mitad (23.000 millones de dólares), por una disminución marcada en las ventas transfronterizas. En relación al recorte de inversiones en la industria extractiva, los principales afectados fueron Argentina (-42 por ciento), Perú (-18 por ciento) y Venezuela (-88 por ciento).

SE ESPERA QUE FLUJOS DE CAPITAL VUELVAN A CRECER EN EL 2015

Tras una importante caída del 16 % en el 2014 debido a la fragilidad de la economía mundial, las inversiones internacionales volverán a crecer en 2015, afirmó UNCTAD en su informe anual sobre inversión en el mundo publicado ayer.

Según la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, el importe total de las inversiones internacionales fue de 1,23 billones de dólares en 2014 , lo que supuso una caída del 16 % respecto al 2013, “esencialmente debido a la fragilidad de la economía global, a la incertidumbre sobre las políticas económicas y a riesgos geopolíticos elevados”.

Para 2015, sin embargo, UNCTAD prevé inversiones por valor de 1,4 billones de dólares, una subida del 11%, que previsiblemente continuará en 2016 y 2017, cuando el importe podría ascender a 1,7 billones de dólares.

Con información de agencias