Las latinas en E.U. son cada vez más depresivas

La depresión y otros problemas mentales están aumentando entre las inmigrantes latinoamericanas que viven en Estados Unidos, indicaron expertos.

POR:
mayo 09 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-09

“Si se analizan los factores socioeconómicos, los latinos tienen la misma tasa de depresión que otros grupos de población, pero como ellos en general poseen menos recursos, tienen tasas más altas de depresión”, dijo Sarah Huertas-Goldman de la Universidad de Puerto Rico, en una reunión anual de la Asociación estadounidense de Psiquiatría. Las mujeres adolescentes latinas en Estados Unidos son el grupo que más probablemente analiza la posibilidad del suicidio, según un informe realizado por el Centro de Control de Enfermedades. Casi un cuarto de las adolescentes latinas había considerado suicidarse, comparado con el 17 por ciento de los adolescentes en general, reveló el estudio. Según Natalie Weder, del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Yale, el 53 por ciento de las mujeres mexicano-estadounidenses sufre depresión post-parto, cinco veces más que la tasa promedio para las mujeres en Estados Unidos. “En América Latina tienen una licencia por maternidad más larga que aquí y menos presiones financieras para que la madre regrese al trabajo a ayudar al padre, que probablemente esté trabajando innumerables horas para que su familia sobreviva”, dijo Weder. “Todo es un gran estrés y aumenta la depresión”, indicó. El estrés de adaptarse a la sociedad estadounidense también alimenta la depresión y los desórdenes de comportamiento, estimó Andrés Pumariega, del Departamento de Psiquiatría del Reading Hospital de Pensilvania. Otro problema presente en el grupo de mujeres latinas es el de desarrollar desórdenes alimentarios. “En las latinas que lograron la adaptación cultural, las tasas de desórdenes alimentarios son equivalentes a las de las mujeres estadounidenses”, dijo Pumariega. Las jóvenes latinoamericanas luchan contra las dietas altas en calorías y el estilo de vida más sedentario de Estados Unidos y el ideal ultra-delgado mostrado por los medios, mientras buscan ser aceptadas por sus pares estadounidenses. “Así que hacen dietas, toman laxantes y diuréticos y antes que se den cuenta están en territorio peligroso”, comentó Pumariega. Pocas buscan ayuda por problemas como depresión. “Dicen lo solucionaremos nosotras”, explicó Huertas-Goldman. “Y ese aislamiento es perjudicial”.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido