Latinoamérica resiste la crisis pero se desacelera en 2011

Según analistas, la región tiene espacio para aplicar un estímulo fiscal y monetario.

Archivo Portafolio.co

Banderas

Archivo Portafolio.co

POR:
diciembre 14 de 2011 - 04:57 p.m.
2011-12-14

América Latina se prepara para enfrentar el próximo año la desaceleración de su economía, con un crecimiento revisado a la baja de 4 por ciento por los coletazos de la crisis en Europa y Estados Unidos, aunque todavía se mantiene como un puerto seguro frente a las turbulencias externas.

Más allá de la "volatilidad global en los mercados financieros", se prevé que en 2012 la región tendrá "un nivel de crecimiento respetable", señaló Charles Kramer, director de la división de estudios para la región del Fondo Monetario Internacional (FMI), en una entrevista.

El FMI ha revisado varias veces a la baja en lo que va del año sus previsiones económicas para América Latina, y en su último informe, divulgado en setiembre, estimó que la región crecerá 4,5 por ciento en 2011 y 4 por ciento en 2012, contra un 6,1 por ciento en 2010.

"Las cosas están moviéndose tan rápido que es difícil decir cómo se estará a fin de enero", dijo Kramer, quien cree que la estimación para 2012 será revisada nuevamente a la baja en las próximas proyecciones del FMI, en enero. De todos modos, analistas coinciden en que América Latina se mantiene bien parada ante la crisis en los países ricos.

"La región es muy flexible, y en algunos puntos incluso diría más fuerte que en la etapa pre-Lehman", el banco estadounidense que quebró en 2008 y marcó el inicio de una crisis financiera internacional, dijo Luis Cubeddu, subdirector de la división de estudios para Latinoamérica del FMI, al destacar los altos niveles de reservas internacionales, demanda interna, crédito, ventas, así como las bajas deudas públicas a corto plazo en la región.

"Esta mejor situación de la región frente a su pasado ahora está insertada en un mundo que se ha complicado. Entonces la mayor parte de los riesgos no vienen de dentro, sino que vienen de las amenazas que la economía mundial enfrenta", señaló a la AFP Augusto de la Torre, economista jefe para América Latina y el Caribe del Banco Mundial.

Christine Lagarde, directora gerente del FMI, indicó recientemente que el desafío para la región es "mantener el crecimiento en un ambiente de alta volatilidad". El FMI estima que los países latinoamericanos con estrecha relación con Estados Unidos y con Europa tendrán una desaceleración económica más fuerte, con una disminución del comercio, remesas y flujo del turismo.

A su vez, la recesión en los dos principales polos económicos mundiales amenaza con desacelerar las economías emergentes de Asia, grandes compradores de materias primas latinoamericanas, arrastrando a la baja su precio.

"Los economistas tienen dudas de si China podría mantener el ritmo de crecimiento alto, y en ese caso (si la situación en China empeora) podría observarse una caída fuerte de los precios de las commodities. Y eso sí tendría una repercusión muy grande sobre América Latina", estimó De la Torre.

La región -Brasil con su minería y productos agrícolas, Chile con su cobre, Colombia con su petróleo y café, Perú con su minería, y Argentina y Uruguay con su agricultura- debe gran parte de su bonanza al buen precio de las materias primas. No obstante, el banco Goldman Sachs prevé que los precios de las materias primas resistan en 2012.

"Restricciones de la oferta en importantes mercados de materias primas probablemente compensen la baja de la demanda doméstica, brindando una base firme para los precios de los commodities", sostuvo Goldman Sachs en un estudio difundido a fines de noviembre. Para De la Torre, estaba previsto de todos modos que América Latina registrara un crecimiento más moderado en 2012 tras haber alcanzado un punto de estabilidad en su ciclo económico.

"Los países emergentes se recuperaron rápidamente y vigorosamente" de la crisis de 2008, "y por tanto para 2011 muchos países emergentes empezaron a toparse con las restricciones típicas de haber alcanzado la actividad potencial", señaló el economista del BM.

Algunos bancos centrales comenzaron a subir sus tasas de interés a partir de 2010 "para reducir el ritmo de crecimiento de la demanda para que sea más compatible con la capacidad" de producción, precisó el economista.

Entonces, "ya era obvio que en el 2012 y en la última parte de 2011 las economías latinoamericanas iban a tener un ritmo de crecimiento más moderado; incluso si la situación global se hubiese mantenido estable y amigable", consideró.

Las perspectivas a mediano plazo para la región son relativamente buenas. Goldman Sachs espera un alza del PIB de 3,2 por ciento para 2012 (contra 4 por ciento del FMI) y de 4,6 por ciento en 2013. "Creo que la región continúa siendo muy atractiva en términos de inversión extranjera directa", comentó Cubeddu.

Latinoamérica "será más fuerte que en el pasado, y la incertidumbre global permite anticiparse" a nuevos golpes de la crisis, agregó. Para Citibank Brasil, todos los países latinoamericanos son vulnerables a un posible contagio y "considerando que los estabilizadores automáticos (tasas de cambio, impuestos y transferencias) son susceptibles a un evento externo, la adopción de medidas (por parte de los gobiernos) puede ayudar".

"La región tiene espacio para aplicar un estímulo fiscal y monetario que ayude a aliviar el dolor", agregó Citibank en un reciente comunicado. Brasil, la mayor economía de la región y la sexta del mundo, ha seguido ese camino, con el progresivo recorte de su tasa de interés de 12,5 por ciento a 11 por ciento en los últimos tres meses y paquetes de estímulos fiscales e impositivos para estimular el crecimiento.

El gobierno brasileño espera un crecimiento en torno a 3,2 por ciento este año y de entre 4 por ciento y 5 por ciento en 2012.

SAO PAULO / AFP

Siga bajando para encontrar más contenido