¿Qué le espera al comercio colombo-venezolano en el 2014?

El sistema de pagos, las deudas pendientes y el contrabando siguen siendo las preocupaciones más grandes en el intercambio con el país vecino. Ahora, los empresarios de lado y lado de la frontera están a la expectativa de los cambios en la política económica que viene implementando Nicolás Maduro.

En julio del 2013, Maduro acordó con su par colombiano relanzar con

Efe y AFP

En julio del 2013, Maduro acordó con su par colombiano relanzar con "fuerza" y "convicción" la relación entre ambos países.

POR:
enero 20 de 2014 - 07:11 p.m.
2014-01-20

El anuncio del presidente Juan Manuel Santos, en septiembre del año pasado, de un acuerdo con Venezuela para venderle al país vecino ciertos productos agropecuarios por 600 millones de dólares significó una luz de esperanza para los productores colombianos. Siendo el mercado natural de Colombia, el recuerdo de épocas en las que florecía el intercambio comercial entre los dos países es siempre motivo de nostalgia.

Pero la realidad no permitía soñar demasiado. Las condiciones de pago seguían siendo el gran obstáculo y la situación económica de Venezuela era, y sigue siendo, un factor de incertidumbre. 

REACTIVACIÓN Y CONTRABANDO

Las cifras de exportaciones del periodo enero-noviembre del 2013, entregadas por el Dane el pasado 7 de enero, reflejan el aumento en los grupos de productos que pidió el Gobierno de Nicolás Maduro el año pasado, cuando se vivía un fuerte desabastecimiento en ese país.

Esto fue lo que solicitó entonces el Gobierno venezolano: cabezas de ganado, carne congelada, carne en canal, leche en polvo, leche UHT, mantequilla, margarina, aceite, pollitos de un día, huevos y harina de trigo.

El incremento fue significativo en el renglón de ‘animales y sus productos’, que tuvo una variación positiva del 46,4% con respecto al mismo periodo del 2012. Aunque mucho menor, el grupo de ‘alimentos, bebidas y tabaco’ también experimentó una variación positiva (1,4%).

Más allá de las estadísticas, ejemplos como el de Colanta muestran una reactivación. “Hemos vendido (a Venezuela) casi 20 millones de dólares en tres meses”, le dijo a Portafolio.co Jenaro Pérez, gerente general de la cooperativa, en diciembre.

Según Pérez, estaban “reventados” por la cantidad de leche que tenían en inventario, pero “hoy Colanta está respirando nuevamente”. Además de leche en polvo, también están exportando a Venezuela mantequilla y algunos quesos. “Están marchando muy bien las cosas con la cancillería venezolana, ya hemos hecho dos reuniones, y una en la colombiana”, cuenta.

Al preguntarle sobre las formas de pago, el gerente de la empresa antioqueña responde fuerte y claro: “Ellos nos consignan los dólares en ‘X’ banco, y cuando ya tengo la platica, despacho”.

Una visión muy diferente tiene José Félix Lafourie, presidente de la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán), quien asegura que lo único que se ha reactivado es el contrabando. “Venezuela se convirtió en el mayor distorsionante de los precios internos. El contrabando que está fluyendo de Venezuela a Colombia como consecuencia de los diferenciales de cambio entre la tasa oficial y la tasa libre está ocasionando un perjuicio a la economía colombiana”, aseguró.

Según advierte Analdex, el contrabando es especialmente sensible en ganado y leche. (Lea también 'Crece el contrabando de carne venezolana').

ADAPTÁNDOSE A LAS REGLAS

Si bien resalta las buenas relaciones políticas con Venezuela y una actividad comercial “importante”, el Ministro de Comercio, Industria y Turismo, Santiago Rojas Arroyo, afirma que “continúa la preocupación por el sistema de intercambio comercial con ese país”.

Según las cifras del Dane, las exportaciones a Venezuela entre enero y noviembre del 2013 llegaron a un total de US$ 2.123.009.150, lo que representa una disminución del 10,8% con respecto al mismo periodo del 2012.

El Mincomercio es enfático en afirmar que esta disminución no se debe a una menor capacidad exportadora de Colombia. Por una parte, los trámites para venderle a Venezuela son largos y complejos, pero por otro lado, persiste la misma inquietud de los últimos años: el sistema de pagos y las deudas pendientes. “Nos preocupan mucho los montos adeudados en temas de servicios aéreos”, le dijo el Mincomercio a Portafolio.co. (Lea también 'La caja de las aerolíneas está enredada en Venezuela').

Mientras que en algunos casos, como el de Colanta, los pagos se hacen por anticipado, otros deben someterse a la Comisión de Administración de Divisas o Cadivi (ahora en proceso de cambio), lo que representa una mayor incertidumbre debido a la fuerte demanda de dólares.

Hasta que no comience a funcionar el Centro Nacional de Comercio Exterior (el nuevo organismo creado por el presidente Nicolás Maduro), Cadivi sigue siendo la principal ventanilla para que las empresas y personas pidan dólares al Estado en Venezuela bajo el control de cambios que rige en ese país. “Respetamos el sistema de comercio internacional de Venezuela y nos estamos acomodando a él”, afirma el ministro Rojas Arroyo.

En una situación similar se encuentran los empresarios venezolanos. Según le dijo a la agencia Efe Luis Alberto Russián, presidente ejecutivo de la Cámara de Integración Económica Venezolano Colombiana (Cavecol), este gremio se encuentra a la espera de los anuncios del Gobierno de Venezuela en materia económica y cambiaria. (Lea también 'Anuncios de Maduro presagian fin de dólares baratos').

Y es que con la inminente entrada en operación del Centro Nacional de Comercio Exterior se esperan cambios que afectarán a importadores y exportadores en ese país. Este ente absorberá el Cadivi y centralizará las políticas nacionales de exportación e importación. “Los empresarios están tratando de adecuarse a las reglas, esperando que haya más disponibilidad de divisas”, sostuvo Russián.

Para el ejecutivo venezolano, una de las razones por las que se redujeron las importaciones desde Colombia el año pasado fue “la modificación en el régimen de asignación de divisas, que incluyó la eliminación de un sistema conocido como Sitme y la implementación de un mecanismo alternativo”. La otra razón, según Russián, habría sido la devaluación del 31,7% en febrero, que encareció las importaciones desde Colombia.

De lado y lado de la frontera, el 2014 comienza con una gran expectativa. Mientras que los pagos y el contrabando siguen siendo los grandes retos, los cambios que está llevando a cabo el presidente Maduro son el gran signo de interrogación para los empresarios de ambos países, que aún están muy lejos de los 6.091 millones de dólares que Colombia vendió a Venezuela en el 2008, en la cima de su intercambio comercial.

Maria Camila Hernández A.

Subeditora Portafolio.co

Con información de Efe

Siga bajando para encontrar más contenido