Le proponen otro seguro de desempleo al Gobierno

El planteamiento la hizo Miguel Urrutia, exgerente del Banco de la República, durante en la Convención de Seguros en Cartagena.

El ministro de Trabajo, en el Congreso de Fasecolda.

Archivo particular

El ministro de Trabajo, en el Congreso de Fasecolda.

Finanzas
POR:
octubre 10 de 2014 - 01:29 a.m.
2014-10-10

Se abre la posibilidad de que exista un seguro de desempleo que ofrezca un auxilio monetario a los trabajadores formales que se queden sin empleo y que complemente la oferta actual de mecanismos de protección al cesante.

El jueves, el ministro de Trabajo, Luis Eduardo Garzón, dijo que considerará la propuesta presentada por el exgerente del Banco de la República, Miguel Urrutia, en el sentido de crear una póliza obligatoria de desempleo, que le de un auxilio monetario a quienes pierdan su empleo, y que sea financiado con una parte de los intereses de las cesantías.

El funcionario señaló que dicho seguro debe complementar la oferta ya existente. Como se recuerda, el año pasado entraron en vigencia los Mecanismos de Protección al Cesante, que consisten en que los afiliados a las cajas de compensación que se queden sin empleo pueden recibir un apoyo que consiste en el cubrimiento de los aportes a salud y pensión sobre un salario mínimo hasta por seis meses, y los subsidios familiares, si se tiene derecho a ellos.

Desde su entrada en vigencia, 27.000 personas han solicitado dicha ayuda.

De materializarse la propuesta de Urrutia, todos los trabajadores formales tendrían que aportar una parte de lo que se les consigna a comienzos de cada año por concepto de intereses de sus cesantías, con el fin de financiar una póliza que les permita acceder a una ayuda en dinero libre para sus gastos en caso de desempleo.

Para dar una idea, las personas que reciben el salario mínimo pagarían una prima anual de 65.000 pesos, que les garantizaría recibir tres salarios mínimos durante los seis meses de vigencia de la cobertura, recursos que se canalizarán a través de las cajas de compensación familiar.

En ese sentido, dicha póliza sería exclusivamente para alrededor de 7,5 millones de trabajadores formales, como consecuencia de las deficiencias de información sobre las personas que tienen ocupaciones en la informalidad.

Igualmente, para acceder a la cobertura, se plantea que los trabajadores con contrato a término indefinido hayan cotizado durante un año, y dos años en el caso de los trabajadores con contrato a término fijo.

El seguro se canalizaría por medio de las Cajas de Compensación. Adicionalmente, se busca dar incentivos relacionados con el ahorro de las cesantías, con el objetivo de desmotivar el retiro de dichos recursos con fines distintos al desempleo.

“Un seguro de desempleo puede ser el mecanismo estabilizador de la economía, porque garantiza que los trabajadores mantengan un ingreso. Además, ayuda a la productividad de largo plazo porque no se retiran los niños del colegio ni se deteriora el gasto en salud”, dice Urrutia.

Santiago Montenegro, presidente de Asofondos, considera que la propuesta es viable pero se necesita una campaña de educación financiera para que la gente sepa que es provechoso invertir parte de los intereses de cesantías para contar con una protección en caso de quedar cesante.

Luisa Gómez
Cartagena