La leche, el talón de Aquiles del TLC con UE

El tema lácteo tiene embrollado al Gobierno colombiano en sus negociaciones del Tratado de Libre Comercio (TLC) con la Unión Europea (UE), al punto que el presidente Álvaro Uribe les está pidiendo a sus pares europeos que reconsideren la propuesta que está sobre la mesa.

Finanzas
POR:
marzo 04 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-04

Fuentes de entera credibilidad indicaron que Uribe se comunicó ayer con la vicepresidenta del Gobierno español, María Teresa Fernández, para pedirle su apoyo a una modificación a la demanda del equipo negociador europeo, que incluye el desmonte de la franja de precios que protege al productor colombiano de las variaciones de los precios internacionales de la leche. En la lista de llamadas del mandatario colombiano aparece el presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durão Barroso y otros jefes de Estado de la Europa comunitaria. Al tiempo que Uribe hacía esas gestiones, el presidente de la Federación Nacional de Ganaderos (Fedegán), José Félix Lafaurie, demandó del Gobierno no sacrificar al sector lechero colombiano en aras de sellar el TLC con la UE. El pronunciamiento de Fedegán coincide con críticas previas de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC) a la propuesta colombiana de, en la práctica, eliminar, al cabo de unos años, la mencionada franja de precios. Lafaurie, que ayer llegó al país procedente de España, dijo en carta enviada al presidente Uribe que el resultado del cierre de las negociaciones con la UE son “abiertamente desfavorables para la ganadería” y asegura que “fue un mal cierre”, refiriéndose a la larga novena ronda realizada la semana pasada y parte de esta en Bruselas (Bélgica). El presidente de Fedegán le pidió a Uribe replantear la negociación con la UE preservando los intereses del sector ganadero y señala que “el Gobierno entregó al sector lácteo al sacrificar el Sistema Andino de Franjas de Precios, único instrumento de protección en frontera para estabilizar los precios internacionales, distorsionados por los altos subsidios europeos a la producción y las exportaciones”. Y replantear la negociación es, precisamente, lo que, según las fuentes consultadas, les está solicitando el presidente Uribe a jefes de Estado de la UE, al explicarles que el problema no es de tipo económico sino social, que involucra a más de 450.000 familias de bajos ingresos que viven de la producción lechera. El planteamiento colombiano en Bruselas y la demanda europea fueron analizados el martes en la noche en la Casa de Nariño, en una reunión donde la sensibilidad de los asistentes (miembros del Gobierno y voceros gremiales) estuvo a flor de piel. ADRVEG