El líder de The White Stripes y sus aspiraciones de magnate empresarial

El líder de The White Stripes y sus aspiraciones de magnate empresarial

POR:
julio 17 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-07-17

Jack White, líder del dúo de rock The White Stripes, se ha establecido en la ciudad estadounidense de Nashville, conocida por su música country. Su sello discográfico, Third Man Records, incluye las producciones de sus tres bandas, además de otros músicos que está produciendo.

Dentro de un edificio de ladrillos negros, White dirige una operación que incluye un estudio de grabación, una sala de ensayo, un estudio fotográfico y una pequeña tienda de discos. Desde los pisos hasta los muebles, todos los elementos hacen juego con los característicos colores del rockero: rojo, blanco, amarillo y negro.

Decisiones que tomó al inicio de su carrera le dieron a White la propiedad de su valioso catálogo de música, una ventaja poco común para un joven artista. El rockero ha vendido millones de álbumes, cantó el tema musical para una película de James Bond con Alicia Keys y actuó junto a Nicole Kidman en la película Cold Mountain. Ahora, el músico de 34 años trata de desarrollar una marca basada en su estética retro. La devoción de White a los discos de vinilo son una parte central del negocio de Third Man, pero la discográfica también experimenta con el mundo digital.

Hace unos días, lanzó un servicio de suscripción en línea llamado Vault, donde los miembros pagan para tener acceso a elementos exclusivos de los proyectos de White, incluyendo música nueva, videos y entradas anticipadas a conciertos.

Para White, la sede de Third Man es "donde todo empieza a tener sentido. Donde lo moderno se encuentro con lo viejo y lo tangible se encuentra con lo invisible".

El 14 de julio, White lanzó el primer disco de su nueva banda, The Dead Wheather, un audaz cuarteto cuyos miembros también pertenecen a otros grupos de rock. En lugar de estar al frente de la banda con su guitarra eléctrica, como en The White Stripes y su otro grupo, The Raconteurs, White toca principalmente la batería y es uno de los dos vocalistas. A medida que se dedica a otros proyectos, quiere probar hasta dónde lo seguirán sus fans más allá de su principal grupo.

White formó The White Stripes en 1997 con su ex esposa, Meg White, en la batería. La banda, que surgió de la escena de garage rock de Detroit, también se convirtió en un proyecto artístico para White, que desarrolló su look (sus miembros se visten sólo de blanco, negro y rojo) y su estética minimalista. El dúo se ganó un lugar en el corazón de muchos críticos y fans al refrescar el sonido de sus influencias, desde Leadbelly hasta Led Zeppelin, con canciones sencillas que fusionaban la energía punk con raíces de blues. Hasta ahora, ha logrado encontrar el equilibrio entre la credibilidad y la viabilidad comercial. Eso significa mantener un pie en la escena de la música independiente.

En el mundo actual de la música, donde hay menos grandes estrellas, White ocupa un lugar único. Es uno de los guitarristas representativos de su generación pero, como el mismo White reconoce, el atractivo de su a menudo agresivo sonido es limitado.

Pero su esfera de influencia se expande. Habrá una película sobre un tour de The White Stripes y White dice que el catálogo de Third Man podría tener 100 lanzamientos en los próximos dos años.

White ha posicionado a Third Man como un defensor de los formatos y tradiciones musicales arcaicas, los cuales también impulsan la demanda de los fans. Su equipo creó, por ejemplo, sencillos de vinilo en tres colores que se vendieron sólo en pequeñas cantidades en la tienda de Third Man. Un disco de The Dead Weather se vendió recientemente en eBay por US$455.

Siga bajando para encontrar más contenido