Liderar es predicar con el ejemplo

Santiago Perdomo proyecta tres cualidades profesionales: seriedad, claridad y foco. No le gusta perder tiempo en discusiones filosóficas, es un hombre de acción. En lo personal es apreciado por la lealtad y sinceridad con la que trata a sus amigos.

POR:
agosto 19 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-19

¿Cuáles son los pilares de su estilo gerencial? La planeación, el trabajo por objetivos (previamente acordados conjuntamente con el equipo), y - lo más importante- predicar con mi ejemplo personal y profesional. ¿Cómo administra su día a día? Soy muy disciplinado respondiendo llamadas y contestando mi correo electrónico, nunca me atraso. Exijo puntualidad y cumplimento de las fechas prestablecidas. Opero mediante numerosos comités, todos los días, sobre diversos asuntos claves. ¿No pierde mucho tiempo con tantas reuniones? No porque ningún comité dura más de una hora, y tiene muy bien definido su objetivo.Los participantes saben muy bien que hay que ir al grano y que al final se tiene que concluir con una decisión y un plan de ejecución. ¿Cuál es la prioridad de su gestión? La administración de los diferentes riesgos, esa es la tarea esencial de un banquero. Pero lo que más me gusta hacer es atender clientes, visitarlos, recibirlos. Y sobre todo, cerrar negocios. ¿Cómo se deben manejar las crisis? Primero que todo hay que interiorizarla. Hay que reconocer que uno tiene un problema grave, que no se debe negar ni minimizar la realidad negativa. Luego hay que definir unas metas muy precisas, unas fechas en las que se deben alcanzar y los responsables de lograrlas. ¿Cuáles han sido las principales lecciones que ha aprendido de sus principales errores y aciertos? De mis errores: Que hay que ser muy cuidadoso con las comunicaciones internas y externas, especialmente en tiempos de crisis. Hay que comunicar con franqueza pero con mucha inteligencia, no se puede pecar por ingenuo. De mis aciertos: Que conviene mucho tomar las decisiones duras oportunamente. ¿Qué busca al momento de seleccionar a sus colaboradores más cercanos? Lo que más interesa es su calidad humana. Le dedico buen tiempo, en un ambiente informal (un almuerzo o una cena) a conocer su formación, sus intereses personales, su familia y amistades, sus valores, el entorno en el que se ha desarrollado. ¿Cuál consejo le da a los jóvenes profesionales que están iniciando sus carreras? Que la vida laboral no es una carrera de 100 metros sino una maratón. El problema con muchos recién egresados hoy en día es que demasiado pronto quieren ganar una fortuna y ser presidentes de las compañías donde trabajan. Y por ese deseo cometen graves equivocaciones. ¿Qué cambios deben hacer las universidades que están formando a los empresarios del futuro? Creo que deben reforzar el pensamiento matemático y tienen que enseñarles a sus alumnos a hablar y a escribir (en estas habilidades hay grandes deficiencias, los colegios no los están preparando bien). Además, pienso que sería muy conveniente que todos los estudiantes tuvieran un proyecto social, una oportunidad para entrar en contacto con la dura realidad nacional. ¿Cuál es su definición personal de liderazgo? Un líder es un individuo a quien por sus valiosos logros y su conducta intachable la gente lo quiere seguir. Un verdadero líder es quien inspira con su ejemplo. ¿A qué líderes admira y por cuáles motivos? A Carlos Pacheco (fundador y dueño del Grupo Colpatria) por su visión y su perseverancia. Además, hizo algo que pocas veces se ve en grandes empresarios como él: supo retirarse a tiempo. A Gilberto Arango Londoño y a José Vicente Vargas, mis profesores recientemente fallecidos, por su singular habilidad para enseñar. Y a Marco Fidel Rocha, rector del Cesa, por sus atinados consejos. Admiro al presidente Uribe por su impresionante capacidad de trabajo. Y también a Fidel Castro, por el gran impacto que ha tenido en Cuba y en el mundo entero durante medio siglo. HOJA DE VIDA RASTRO. Santiago Perdomo nació en Bogotá. Es bachiller del Gimnasio Moderno y Administrador de Empresas del Cesa. Inició su carrera en el Banco de Bogotá y en el Citibank. En 1981 se vinculó al Banco Colpatria como subgerente de la oficina principal. En los pasados 25 años, su carrera en la entidad incluyó tres años en Cali y el paso por la vicepresidencia financiera y la comercial. En 1994 fue nombrado presidente del Banco Colpatria, institución que hoy en día cuenta con 4,2 billones de pesos en activos y 3. 200 empleados. maurod@portaf olio.com.co

Siga bajando para encontrar más contenido