Líderes europeos no pudieron controlar crisis ni contagio

Líderes europeos no pudieron controlar crisis ni contagio

POR:
diciembre 19 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-12-19

En el ámbito internacional, el 2011 va a ser recordado como el de la crisis de la zona euro, que amenaza con afectar toda la economía global. Grecia e Irlanda recibieron un rescate el año anterior y todos pensaban que esto iba a calmar los mercados y restablecer la confianza, pero no fue así: las bolsas estuvieron muy volátiles con importantes bajas, fue necesario un rescate para Portugal, los líderes del continente se reunieron 10 veces para tratar de dar soluciones, pero estas no fueron suficientes, y los inversionistas castigaron durante todo el año la falta de medidas profundas. En febrero los líderes de Europa acordaron un fondo de rescate de 500.000 millones de euros. Para abril, Portugal admitió que no podía soportar sus finanzas y solicitó un rescate, el cual fue aprobado por la Eurozona y el FMI en el mes de mayo por 78 billones de euros. Las miradas se volvieron otra vez hacia Grecia, país que no había ni ha podido reducir su déficit fiscal y público, y que en julio se vio obligado a pedir otro rescate, esta vez por valor de 155 billones de euros. Los mercados no se calmaron y siguieron siendo escépticos a las medidas: los intereses de los bonos soberanos continuaron escalando y las bolsas seguían bajando mientras que la crisis se expandía a España e Italia, muy grandes tanto para ser rescatados, pero también como para dejarlos caer, por lo que el Banco Central Europeo tuvo que comprar bonos de estos países para tratar de calmar los mercados. En el mes de septiembre España reformó su constitución en la cual incluyó un artículo que obliga a una disciplina fiscal, mientras que Italia pasó un presupuesto de austeridad por 50 billones de euros y la calificadora Standard and Poor's rebajó la calificación de Italia de A+ a A. En diciembre las calificadoras pusieron bajo vigilancia las deudas soberanas de la Eurozona y del fondo de rescate. El pasado 9, en una cumbre, se acordó una unión fiscal, de la cual Gran Bretaña anunció que no haría parte con la esperanza de restablecer la confianza.

Siga bajando para encontrar más contenido