Lío de accionistas enreda unión de bolsas del agro

El acuerdo de integración de mercados de productos del agro firmado entre las dos bolsas agropecuarias, BNA con sede en Bogotá y Bacsa de Cali, está bloqueado por falta de claridad y precisión en varios de los puntos que permitirán la unión del mercado.(VER GRAFICOS)

POR:
mayo 09 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-09

En febrero pasado, ambas entidades suscribieron un documento por medio del cual la Bolsa Nacional Agropecuaria se comprometió a girarles a los accionistas de la Bolsa Agropecuaria de Colombia S.A., el 23 por ciento de los ingresos por concepto de registros de negocios, durante los próximos nueve años. Por su parte, la bolsa de Cali establece el compromiso de no realizar más operaciones, es decir que la BNA se quedaría como única entidad de esta naturaleza en el mercado. Para Bacsa, el acuerdo implica la transformación de la sociedad, lo que significa que el efecto práctico es desaparecer del mercado como bolsa de productos agropecuarios. Pero lo que parecía ser un negocio al que sólo le faltaba el visto bueno de las Superintendencias Financiera y de Industria y Comercio, está hoy enredado porque un grupo de pequeños accionistas de Bacsa, que representa alrededor del 22 por ciento de las acciones, afirma que no está interesado en el negocio y que por tanto está dispuesto a vender las acciones, pero éstas deben ser pagadas a los precios del mercado. Para presionar la venta de las acciones, los socios minoritarios rechazan el acuerdo de integración de las dos bolsas, tras considerar que la asamblea de Bacsa realizada en diciembre del año pasado no aprobó la transformación de la sociedad, para lo cual se requiere, según ellos, de la aprobación por parte del 100 por ciento de sus propietarios. Los pequeños accionistas señalan además que la propuesta de permitirles el acceso a un puesto de comisionista en la BNA no tiene sentido porque lo que se necesitan no son más comisionistas sino firmas con patrimonios mucho más sólidos para poder negociar ofreciendo mayores garantías a los clientes. “A nadie le interesa comprarse un puesto en la BNA”, aseguró Medardo Bermeo, comisionista de la bolsa caleña. Además de ello, aún no hay acuerdo respecto al valor comercial de los puestos para comisionistas de la Bolsa Nacional Agropecuaria. Entre tanto, José Alejandro Blanco, asesor jurídico del negocio, asegura que el proceso avanza en su curso normal y que no se ha finiquitado debido a que es necesario cumplir con todos los trámites que requieren este tipo de operaciones. “Bacsa no ha decidido transformarse. Esa es una decisión que se va a tomar tan pronto se haya cumplido con todos los trámites ante las dos superintendencias. Por eso no se puede hablar de que ya hubo una asamblea para la transformación de los estatutos de la empresa”, indicó el asesor jurídico, al tiempo que dijo que en el negocio, tal como está planteado, todos los accionistas tienen las mismas posibilidades de ganar de manera proporcional a su participación accionaria. Mientras al interior de Bacsa se discute sobre la presunta desigualdad entre los derechos de los accionistas, esa entidad sigue realizando operaciones de registro de compra y venta de productos agropecuarios, incluso a tarifas inferiores a las que cobra la BNA. La bolsa de Cali inició operaciones en el 2002, y en sólo cuatro años de vigencia ya maneja casi la mitad del mercado de registros. Bacsa no cesa sus operaciones de registro no solamente porque no ha resuelto el lío interno entre sus accionistas sino porque los directivos de las dos bolsas condicionaron la entrada en vigencia del acuerdo a la aprobación de la Superfinanciera y la Supercomercio. La Superintendencia Financiera ya respondió la solicitud de los dos presidentes de las bolsas, indicando que no es de su resorte aprobar o desaprobar un negocio, sino vigilar que los procedimientos hayan cumplido con los requisitos de ley y especialmente solucionar los asuntos pendientes con los acreedores externos e internos. Lo anterior significa que la Superfinanciera requirió a Bacsa para que solucione el problema con los accionistas minoritarios, pues para transformar la sociedad es necesario el voto positivo del 100 por ciento de las acciones suscritas. Sin embargo, las dos bolsas respondieron que ante el hecho de que Bacsa no haya decidido el tema de la transformación de los estatutos, no es necesaria una asamblea con el 100 por ciento de los votos positivos. Por su parte, la Superintendencia de Industria y Comercio requirió a la BNA para que le hiciera llegar la información sobre el negocio, pero no hubo observaciones respecto a si la integración implicaba la creación de un monopolio o iba contra los principios de la competencia, debido a que una vez se protocolice la integración de las dos entidades, el país quedará con una sola bolsa agropecuaria. Los accionistas minoritarios de Bacsa les están proponiendo a los mayoritarios que les compren sus acciones a los precios del mercado, luego de un avalúo actualizado sobre el valor real de la empresa. “Después de eso pueden hacer con Bacsa el negocio que se les antoje”, dijo Bermeo. "A nadie le interesa comprar un puesto de comisionista en la Bolsa Nacional Agropecuaria” La Superfinanciera pide el soporte sobre la viabilidad del acuerdo de integración A pesar de que la Superfinanciera admite que no es de su resorte la aprobación del negocio como tal, pues su función en este caso se limita a la vigilancia de ciertos procedimientos, el organismo de control les solicita a las directivas de las dos bolsas una serie de documentos y soportes que garanticen la capacidad jurídica de los representantes legales de BNA y Bacsa, para realizar este contrato. Adicionalmente, la Superfinanciera exige claridad en torno a la manera como la BNA va a manejar lo relacionado con los costos de prestación del servicio de registro de operaciones, así como el procedimiento de liquidación y pago del acuerdo a favor de Bacsa. “La BNA deberá informar el procedimiento que seguirá para el cobro de tarifas a los comisionistas y frente a sus clientes, con ocasión del la firma de acuerdo”. Una de las exigencia hechas por la Superintendencia es la presentación del soporte técnico y financiero que respalde la viabilidad del contrato, el cual debe incluir como mínimo el estudio de mercado, así como las conclusiones que hacen factible la firma del acuerdo en los términos pactados. La Superfinanciera pide claridad en torno al mecanismo que se adoptará en caso de que Bacsa no logre el quórum correspondiente para adoptar las reformas estatutarias. “Este despacho entiende que la aprobación impartida por los accionistas de Bacsa, se originó bajo el entendido de que entidad comprará a precios del mercado los puestos de sus accionistas, y en consecuencia el contrato debe estar sometido a esa condición, previendo la metodología para la valoración de dichos puestos”, señala la carta de la Superfinanciera. Sobre “el ingreso automático de los miembros de Bacsa a la BNA, es necesario que se aclare la situación de los puestos de comisionistas y las acciones de la Bolsa Nacional Agropecuaria en relación con los mismos, como gestor del acuerdo”. Agrega que es indispensable aclarar si el acceso a los puestos de la BNA implica hacer nuevas inversiones. El organismo de control advierte sobre la necesidad de contar con la autorización para el cierre de oficinas, producto de la liquidación de Bacsa. BNA emitirá acciones para no vender la parte estatal El Ministerio de Agricultura no venderá las acciones que posee en la Bolsas Agropecuaria de Colombia, por un valor cercano a 25.000 millones de pesos y que representan el 32 por ciento del total de la empresa. Ante la limitación impuesta por la ley en el sentido de que ningún accionista puede tener más del 10 por ciento en este tipo de empresas, la BNA hará una emisión de acciones por unos 57.000 millones de pesos, con lo cual la participación del Minagricultura bajará automáticamente y podrá seguir participando en la toma de decisiones de la entidad, la cual es considerada uno de los puntales de la política de comercialización de productos agropecuarios e incluso de operación de algunos de los programas de ayuda a los sectores afectados por la revaluación y por el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos. BACSA TENIA PLANES PARA CRECER Los accionistas minoritarios insisten en que no tienen interés de hacer parte de la BNA, porque sus planes eran desarrollar a Bacsa y realizar operaciones propias de una bolsa de productos. “Creemos que lo mejor es que nos compren las acciones y después que hagan con Bacsa el negocio que se les antoje”, dijo Bermeo. “No nos interesa estar con ellos porque nosotros teníamos la aspiración de contar con una verdadera bolsa de productos, pero eso no es posible con la integración con la BNA. Ahora que ya tenemos todo planeado los mayoritarios desmontan todo nuestro proyecto”. Sin embargo, en los últimos días varios de los minoritarios han vendido su participación incluso por debajo de los 18.000 pesos la acción, y que algunos consideran como el precio del mercado. El valor intrínseco a marzo era de 10.809, según cifras oficiales.100 Por ciento de los votos de los accionistas se requieren para hacer una modificación de los estatutos de la Bolsa Agropecuaria de Colombia, Bacsa.

Siga bajando para encontrar más contenido