Listo el test para obtener la nacionalidad alemana

El gobierno alemán aprobó ayer el catálogo de preguntas para el examen obligatorio que, a partir de septiembre, deberán aprobar los extranjeros para acceder a la nacionalidad germana.

POR:
julio 24 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-24

El objetivo del examen, que estará integrado por una selección de 33 preguntas del total de 300 del catálogo -más otras diez específicas de cada estado federado-, es probar un conocimiento de las leyes y sistema político, además de la historia de Alemania. El aspirante deberá acertar al menos 17 de esos interrogantes y demostrar asimismo un dominio suficiente de la lengua germana. El ministro del Interior, el conservador Wolfgang Schäuble, defendió la normativa, que a su juicio es “proporcionada” y no supone un obstáculo insalvable para ningún aspirante. La introducción del examen había sido previamente criticado por la comunidad turca de Alemania -el colectivo de extranjeros más numeroso, con unos 2,5 millones de miembros-, según la cual muchos de los propios alemanes no superaría el test. El Ministerio colgó en Internet un borrador del examen hace unas semanas y que, a partir de septiembre, será obligatorio para todo aspirante a obtener la nacionalidad alemana. Además, para acceder al examen deberá pagar 25 euros y, en caso de suspenderlo, podrá repetirlo cuantas veces quiera. TIPO DE PREGUNTAS Junto a preguntas de índole legal o política, se incluyen otras relativas a los escudos de los estados federados e historia de los mismos. En la prueba figuran preguntas generales, del tipo “¿a quién se está obligado a dejar entrar en la vivienda?” -al cartero, al casero, al vecino o al patrono- o “¿cuál de estos derechos es constitucional en Alemania?” -la posesión de armas, la ley del más fuerte, la libertad de opinión, el derecho a la autojusticia-. Entre las de carácter político se pregunta por el nombre del autor del himno nacional, y en las del ámbito histórico y responsabilidad alemana está por qué el entonces canciller Willy Brandt se arrodilló en 1970 en el gueto de Varsovia, capital de Polonia. Los detractores consideran esta prueba como una especie de ‘examen de conciencia’, que exige además al aspirante demostrar unos conocimientos que no se piden a los alemanes, y que para muchos, están fuera de lugar. Los defensores de la propuesta de Interior sostienen que en la mayoría de los países occidentales ya se exige al solicitante aprobar un examen parecido. EFEWILABR

Siga bajando para encontrar más contenido