En llave, privados harán acueductos, colegios y hospitales

Regiones requieren asistencia técnica para evaluar los proyectos de Asociación Público-Privada.

Obras

Archivo

Obras

Finanzas
POR:
enero 18 de 2015 - 08:07 p.m.
2015-01-18

No solo carreteras, aeropuertos y vías férreas se podrán construir en el país con alianzas entre el Estado y el sector privado.

El Gobierno acaba de reglamentar cómo, bajo la figura de Asociaciones Público-Privadas (APP), también se podrán hacer embalses, pozos de extracción de agua, sistemas de acueducto y alcantarillado, plantas de tratamiento de aguas residuales, sistemas de recolección de aguas lluvias y sitios de disposición final de residuos sólidos.

La decisión de abrirles la puerta a estos proyectos es porque actualmente hay más de 140 municipios con vinculación de privados a los servicios de agua potable y alcantarillado, y algunos contratos han presentado serias dificultades.

Entre los dolores de cabeza que han salido a flote están las múltiples renegociaciones, los desequilibrios financieros por la inadecuada asignación de los riesgos, el incumplimiento de metas y las demoras en las obligaciones de inversión.

Para Simón Gaviria, director de Planeación Nacional, estas dificultades se pueden superar con el esquema de APP.

En estas iniciativas podrán participar empresas de servicios públicos o que tengan un contrato con una empresa del sector en el que se comprometa a realizar la operación y mantenimiento. La financiación provendrá de la explotación económica del proyecto o de desembolsos de recursos públicos que deberán ser aprobados por el Ministerio de Hacienda.

La instrucción del vicepresidente de la República, Germán Vargas Lleras, es que “ya reglamentado el tema en infraestructura y agua potable, mucho conviene que todos los sectores acudan a esta fuente de financiamiento”.

Al revisar el Registro Único de Asociaciones Público Privadas (Ruapp), al cierre del tercer trimestre del 2014, al menos 50 de los 276 proyectos inscritos se encuentran en etapa de factibilidad. El 41 por ciento corresponden a transporte (vías, aeropuertos, trenes y transporte urbano), mientras que el 59 por ciento restante son proyectos de carácter social en diversos sectores.

Por regiones, Bogotá lidera la lista con 85 proyectos (31% del total). Le siguen Cundinamarca (16%), Santander (3,6%) y Antioquia (3,2%).

Durante ese periodo, la Agencia Nacional de Infraestructura y la Alcaldía de Bogotá fueron las que más inscribieron iniciativas, principalmente en vías, renovación urbana y parqueaderos.

De los proyectos diferentes a vías, el que planea la construcción de la nueva sede de la Superintendencia de Notariado y Registro es el primero que culmina estructuración y está en proceso de conformación de lista de precalificados.

Para aumentar el volumen de propuestas, Francisco Suárez, consultor en infraestructura, le recomienda al Gobierno brindar asistencia técnica o crear un modelo que se pueda replicar para evaluar las iniciativas en las regiones. “Ahí es donde han estado las principales falencias de la ley, porque la capacidad de los municipios para evaluar los proyectos es nula”, dice.

En el corto plazo, advierte el experto Suárez, es necesario saber cuál será la entidad encargada de promover y evaluar proyectos diferentes a vías, como hospitales, colegios, cárceles y acueductos para que la inversión privada sirva para dinamizar la economía.

Christian Pardo Q.

chrpar@eltiempo.com