Llega temporada de huracanes | Finanzas | Economía | Portafolio

Llega temporada de huracanes

Comprar una casa frente a las playas de Cancún (México) o de Palm Beach (Florida, E.U.), ha perdido su atractivo por el aumento de la frecuencia y la intensidad de los huracanes.

POR:
mayo 27 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-27

Ante este fenómeno natural, los científicos aún no se han puesto de acuerdo sobre su causa. Los expertos saben dos cosas: que los ciclones son más poderosos ahora que en el pasado y que ha subido la temperatura del agua superficial en los océanos. “Se cree que ese cambio en la intensidad está directamente asociado al cambio en la temperatura del mar”, explicó Carlos Hoyos, científico colombiano del Instituto de Tecnología de Georgia. A partir de ahí no hay acuerdo. Una parte de la comunidadcientífica apunta el dedo al ser humano y cree que el calentamiento global, provocado por las emisiones de dióxido de carbono, ha elevado la temperatura en los mares. Otra afirma que la subida de grados en la superficie del agua es parte de un ciclo natural. En todo caso, ambas posturas coinciden en que el mayor nivel de actividad de huracanes “va a seguir por lo menos durante la próxima década”, según Hoyos. El gran ciclón de la temporada pasada fue ‘Katrina’, que arrasó Nueva Orleans y causó daños por valor de unos 80.000 millones de dólares. SE HAN DUPLICADO No obstante, ese huracán no fue un caso aislado. El número de huracanes que ha alcanzado las categorías cuatro y cinco -las máximas en la escala de intensidad Saffir-Simpson- se ha duplicado en los últimos 35 años. El año pasado hubo 28 tormentas tropicales en el Atlántico, cuatro de las cuales se transformaron en huracanes de categoría cinco, lo que constituye un récord. En los próximos años no se multiplicarán los huracanes, pero los que se formen serán más potentes, según Marín Medina Elizalde, de la Universidad de California. La razón radica en que los ‘motores’ de los ciclones cuentan hoy en día con más combustible, en forma de agua caliente. La temperatura de la superficie marítima en los trópicos ha aumentado 0,6 grados centígrados desde 1970, lo que puede parecer poco, pero sobre una gran extensión supone una cantidad mayor de líquido susceptible de ser absorbido por los vientos circulares del huracán. LA CONTAMINACIÓN, ¿CULPABLE? Medina Elizalde y sus colegas en el programa de Ciencias Marinas de la Universidad de California creen haber demostrado que ese aumento de temperatura del océano se debe a los humos que salen de las fábricas y los tubos de escape de los automóviles. “La única explicación que tenemos es que las temperaturas varían debido a que hay más gases de efecto invernadero”, explicó. Tras analizar el aire contenido en el hielo, su equipo ha concluido que el nivel actual de dióxido de carbono en la atmósfera es el mayor en los últimos 650.000 años. Sin embargo, no ha convencido a todos los escépticos, muchos de los cuales ocupan altos cargos en el Centro Nacional de Huracanes (CNH) y la Dirección Nacional de Océanos y Atmósfera del Gobierno de Estados Unidos. El asunto es muy polémico, ya que el país del norte es el más contaminador del mundo. EFE Estados Unidos y el Caribe, en riesgo Estados Unidos, México, el Caribe y Centroamérica aguardan con temor el inicio de otra temporada de huracanes tras la estela de muerte y destrucción que dejaron los ciclones en 2005. La temporada comienza oficialmente el 1 de junio y termina el 30 de noviembre, en medio de pronósticos de que la cuenca del océano Atlántico norte ha entrado en un periodo de intensa actividad ciclónica que podría durar de diez a 20 años. No obstante, meteorólogos, como Robert García, del Centro Nacional de Huracanes de Miami, dicen que en 2006 la temporada de huracanes será menos intensa que la anterior y pronostican la formación de 17 tormentas tropicales, de las cuales nueve pueden transformarse en huracanes y cinco serían ‘mayores’, con vientos superiores a los 178 kilómetros. Sin embargo, los pronósticos dicen que las aguas del Atlántico y del Pacífico mexicano se verán agitadas este año por una treintena de ciclones tropicales, de los que al menos siete se convertirían en huracanes de gran intensidad. En 2005 se registró la temporada más turbulenta en el Atlántico norte desde que se tienen registros históricos (mediados del siglo XIX) con la formación de 28 tormentas, de las cuales quince fueron huracanes, y siete alcanzaron las categorías 3, 4 y 5, las máximas en la escala de intensidad Saffir-Simpson. Más de 3.000 muertos y pérdidas por cien mil millones de dólares ocasionaron los ciclones en una temporada considerada también como la más destructiva de la historia de Estados Unidos.

Siga bajando para encontrar más contenido