Llegó la cosecha de café, pero hay escasez de recolectores

Falta mano de obra en Antioquia, Risaralda, Quindío y Caldas. La gente ha preferido migrar a las ciudades.

Llegó la cosecha de café, pero hay escasez de recolectores

Archivo Portafolio

Llegó la cosecha de café, pero hay escasez de recolectores

Finanzas
POR:
abril 08 de 2015 - 01:30 a.m.
2015-04-08

No menos de cuatro millones de sacos de café, el 30 por ciento de la producción nacional de este año, se recogerán desde este mes en los departamentos del Eje Cafetero: Caldas, Quindío y Risaralda.

Sin embargo, pese a que la cosecha ‘de mitaca’ ha comenzado a salir lentamente, al parecer no hay una buena oferta de mano de obra para estas labores.

Solo para el departamento del Quindío se ha comentado que se requieren alrededor de 7.000 recolectores, mientras que para Caldas, las necesidades son de casi 20.000 personas.

Para Risaralda, la demanda es de unos 15.000 recolectores, para lo cual la Secretaría de Desarrollo Rural del municipio de Pereira lanzó esta semana una convocatoria para reclutar a toda esta mano de obra, de la mano del Comité de Cafeteros y del Sena.

En esta ‘mitaca’, se recoge el 35 por ciento de la cosecha total de ese departamento.

La escasez también tocó al departamento de Antioquia, donde la demanda es por 35.000 recolectores para esta temporada.

Pese a las oportunidades que hay para ir a recoger café, no se consigue la mano de obra.

En Antioquia se necesitan recolectores para las zonas de Andes, Betania, Betulia, Concordia, Ciudad Bolívar, Fredonia , Salgar y Santa Bárbara.

José Eliécer Sierra, exmiembro del Comité Nacional, indicó que hay tres razones por las cuales está presentándose la escasez de mano de obra en el Eje Cafetero y Antioquia.

“Hay una alta cantidad de población que ha emigrado hacia las ciudades, en busca de mejores oportunidades, pues en el campo hay déficit; además del laboral, lo hay también de vivienda”, dijo Sierra, quien luego de la dirigencia gremial regresó a su cafetal del municipio de Pueblo Rico.

Otra de las razones que argumentó Sierra es que hay más café para recoger, como consecuencia del programa de renovación de cafetales (de más alta productividad) y por los buenos precios que ha registrado el grano, lo que demanda más recolectores.

Vale la pena recordar que este año se esperaría una cosecha que superaría ampliamente los 12,5 millones de sacos de 60 kilos, frente a los 12,1 millones de sacos del 2014.

En tercer lugar, Sierra indicó que la escasez también se debe a la inconformidad que genera la informalidad del empleo rural, que no paga salarios justos ni otro tipo de ingresos como las prestaciones, “relevo generacional no hay”, concluyó Sierra.

HOY SE PRODUCE CON MÁS CALIDAD 

La gerencia comercial del gremio cafetero analizó las compras hechas a los productores en los últimos dos años y, como resultado, evidenció que la proporción de granos en una carga de café pergamino aumentó al 81%, mientras que lo que se conoce como merma (residuos de la trilla) se redujo del 20 al 19%.

“Las plantaciones renovadas están produciendo una mayor proporción de granos de café excelso tipo exportación”, dijo la Federación.