Llegó la hora cero de la Alianza del Pacífico

Este lunes, los presidentes de Colombia, México, Chile y Perú firmarán en Cartagena el acuerdo que deja en cero el 92 por ciento de los aranceles que rigen su intercambio comercial mutuo. Otro paso más hacia la integración profunda.

Santiago Rojas Arroyo / Ministro De Comercio

Archivo Portafolio.co

Santiago Rojas Arroyo / Ministro De Comercio

POR:
febrero 07 de 2014 - 04:45 a.m.
2014-02-07

‘La economía de Colombia crecerá 0,7 por ciento más’

Los presidentes de Colombia, México, Perú y Chile, países fundadores de la Alianza del Pacífico (AP), firmarán este lunes en Cartagena el acuerdo que deja en cero el 92 por ciento de los aranceles que se aplican a su intercambio comercial.

En la VIII Cumbre de la AP, los mandatarios Juan Manuel Santos (Colombia), Enrique Peña Nieto (México), Ollanta Humala (Perú) y Sebastián Piñera (Chile) pondrán sus firmas en el protocolo comercial del bloque regional, que, como lo señala el ministro de Comercio, Santiago Rojas, hace parte de un proceso de integración muy profundo.

El comercio entre los cuatro socios de la Alianza es pequeño: en el 2012, por ejemplo, las exportaciones fueron de 21.119 millones de dólares y las importaciones, de 22.193 millones, que a duras penas llegan al 4 por ciento del comercio del grupo con el mundo.

Con la integración acordada, que además del comercial contempla otros 17 capítulos, varios de los cuales estimularán y facilitarán el intercambio de productos y servicios, las autoridades de cada país esperan un aumento del comercio y, junto con este, la creación de empleo y el incremento de los ingresos de los trabajadores.

Para el caso colombiano, según proyecciones del Departamento Nacional de Planeación (DNP) citadas por Rojas, se espera que la AP genere un crecimiento económico adicional de 0,7 por ciento, un aumento de 1,4 por ciento de la inversión y de 0,9 por ciento de las exportaciones, y la creación de 44.000 puestos de trabajo.

El funcionario destacó que la AP, además de profundizar en la liberación del comercio entre sus socios –entendidos en el sector agropecuario colombiano han advertido sobre impactos negativos en esta actividad– permitirá la acumulación de origen de las mercancías (materias primas e insumos de un país pueden utilizarse en otro y contar en el producto final como si fuera nacional) y los encadenamientos productivos para aprovechar los tratados comerciales negociados por cada país.

Lo que ha facilitado este proceso, iniciativa de octubre del 2010 del entonces presidente de Perú, Alan García, es que los cuatro países “comparten la misma visión económica y política en muchos aspectos”, explicó el ministro Santiago Rojas.

¿En esta cumbre se liberará el comercio en el bloque?

La Alianza del Pacífico es una apuesta que va mucho más allá del tema comercial.

El lunes 10 se firma el protocolo comercial, que hace parte de un proceso de integración muy profundo de cuatro países que comparten la misma visión económica y política en muchos aspectos.

¿En cuáles otras áreas buscan integrarse?

Por ejemplo, en movimiento de personas; hay avances en la eliminación de ciertas visas y en la eliminación futura de las de negocios, y se avanzará hacia una completa movilidad laboral; también, en actividades de promoción conjunta de sus mercados para turismo, inversión y la generación de comercio.

Los socios de la AP tienen acuerdos entre sí. ¿Cuál es el valor agregado de este?

Hoy, alrededor del 92 por ciento de los bienes que Colombia comercia con los países de la AP circula sin pagar aranceles.

El mayor logro de este acuerdo, que es clave para competir en un mundo globalizado, es la posibilidad de acumular el origen de las mercancías entre las cuatro economías.

Esto es un verdadero mercado ampliado que responde a los esquemas modernos de producción y le permiten a Colombia insertarse en las cadenas regionales y globales de valor.

¿En qué se profundiza la liberación?

Colombia no tenía libre acceso en 41 productos al mercado chileno y a 413 del mexicano. Casi la totalidad de estos bienes se incluyen en el programa de liberación y los demás, como el azúcar, tienen un tratamiento especial.

¿Y sobre los encadenamientos productivos?

La Alianza nos permitirá hacer encadenamientos para exportar, por ejemplo, a Asia; Proexport hizo un estudio sobre cómo nos podemos encadenar con Perú y Chile para llegar a los mercados de China y de Japón.

¿Puede citar algo específico de ese estudio?

En el estudio se encontraron nueve encadenamientos productivos entre Colombia y Perú para aprovechar que este tiene acuerdo con China, y Colombia, no. También identificó nueve con Chile, para aprovechar el Asia Pacífico.

Ahora, al Congreso y a la Corte Constitucional

El ministro Santiago Rojas aseguró que todos los temas planteados fueron evacuados en la negociación, que se cerró el año pasado, salvo algunos aspectos técnicos sobre reglas de origen a nivel de posiciones arancelarias. Los viceministros están finiquitando esos asuntos.

¿Hubo negociación en propiedad intelectual?

En la AP no hay un capítulo de propiedad industrial. Por lo tanto, no se cambió ninguna norma.

¿Cuándo comienza a regir este acuerdo?

Después de la firma del 10 de febrero tiene que surtir el trámite normal de cualquier acuerdo comercial: ir al Congreso y posteriormente a la Corte Constitucional.

EL MERCADO MÁS GRANDE DE A. LATINA

Atender un mercado de más de 212 millones de consumidores, dentro de los cuales hay una clase media en ascenso que se fortalece, es el sueño de cualquier productor de bienes y servicios o de cualquier inversionista que quiera montar fábricas en su territorio.

De ese tamaño e importancia es el mercado que conforman Colombia, México, Perú y Chile, agrupados ahora en la Alianza del Pacífico (AP), bloque que se espera que siga creciendo y cuyos próximos socios serán Costa Rica y, muy probablemente, Panamá.

Precisamente, en la VIII Cumbre de la AP, la presidenta del país centroamericano, Laura Chinchilla, firmará la hoja de ruta que contiene las acciones necesarias para vincularse al bloque mediante la figura de la adhesión.

En el 2012, el producto interno bruto de la AP creció 5 por ciento, dos puntos por encima del registrado por la economía mundial.

Pocos países, como los cuatro de la Alianza, pueden exhibir comportamientos favorables como el señalado, a los cuales se les agregan, como reflejo de ese buen momento económico, lo sucedido con la inflación, la inversión extranjera directa (IED) y el turismo internacional, entre otras variables.

En efecto, el crecimiento promedio de los precios minoristas fue de 2,7 por ciento, que evidencia la estabilidad macroeconómica de los cuatro países mencionados.

La IED mantuvo un ritmo aceptable, con 71.045 millones de dólares, de los cuales, más de 30.000 millones tuvieron a Chile como destino. A Colombia llegaron alrededor de 15.500 millones.

El lunar, también evidente, fue el desempleo, 2,7 por ciento, en el cual pesó el dato de Colombia, 10,4 por ciento, pero que mejoró al bajar a 9,6 por ciento el año pasado.

La posición geográfica de Colombia –dijo el ministro Santiago Rojas– le permitirá convertirse en el pivote de la AP, principalmente para el comercio de bienes de valor agregado, que depende mucho de la logística (tiempos y costos de transporte).

Además, estar en el corazón de la Alianza es un atractivo para la inversión de empresas de terceros países que quieran aprovechar el mercado ampliado más grande América Latina.

Jorge Correa C.

Redacción de Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido