¿Ya lleva demasiado tiempo en una empresa?

¿Ya lleva demasiado tiempo en una empresa?

POR:
noviembre 03 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-03

¿Qué criterio debe usarse para determinar si una persona ha estado en la misma compañía durante demasiado tiempo? Jason Morrow, Salt Lake City Su pregunta nos recuerda a un amigo nuestro, un gerente de inversiones en una empresa de gran reputación en la región central de Estados Unidos, quien se dirigió un día al trabajo en su automóvil, lo estacionó en el sitio habitual y luego descubrió que no podía salir del vehículo. “Creo que me quedé en la granja un día más de lo necesario”, bromeó luego. Cuando le preguntamos qué era lo que andaba mal, respondió: “No se trataba de algo en especial. Era todo”. Nos llama entonces la atención que pusiera el automóvil en marcha, enfilara hacia su hogar y presentara su renuncia. Obviamente, la mayoría de las personas no deciden de una manera tan dramática que han estado demasiado tiempo en una empresa. Por lo general, la angustia por trabajar en cierto lugar se va infiltrando, y luego adquiere fuerza suficiente como para devorar a una persona. Y eso puede ocurrir tarde o temprano en una carrera profesional. Ya han desaparecido los días en que, después de graduarse en una universidad, una persona tomaba el mejor empleo disponible y permanecía todos los años que podía soportarlo, sin importar la frustración. En la actualidad, no es inusual escuchar que una carrera se ha construido de manera perfectamente legítima tras pasar por múltiples empleos. Por lo tanto, ante su pregunta ¿cuándo puede decirse que es tiempo de mudarse?, le ofreceremos cuatro preguntas que tal vez le ayuden a obtener una respuesta. La primera es tan simple que muchas personas ni siquiera la plantean, incluido nuestro amigo que se quedó encerrado en su automóvil (y era un egresado de la Escuela de Administración de Empresas de la Universidad de Harvard). Y esa pregunta es: ¿Desea ir a trabajar cada mañana? Eso es algo que no hay que dejar de lado. ¿Es que la perspectiva de ir a trabajar cada día lo entusiasma o lo llena de miedo? ¿Es su trabajo algo interesante e importante o solo va a su empleo para cobrar un salario? ¿Está todavía aprendiendo y creciendo? Conocemos a una mujer que trabajó en una firma de consultoría durante siete años. A ella le encantaba la empresa y pensaba al principio desarrollar allí toda su carrera profesional. Pero de repente, descubrió que hubiera deseado que cada fin de semana tuviese cinco días. “Básicamente, sentía que estaba leyendo gran cantidad de libros para dar consejos a personas que sabían mucho más que yo, nos dijo. Cada día, en el empleo, sentía de manera creciente que era una hipócrita”. Ahora, ella trabaja con toda felicidad en “la línea de vanguardia”, para usar su frase. Está empleada en el departamento de mercadeo de una compañía que vende al por menor. En segundo lugar, ¿le gusta compartir su tiempo con sus colegas o le fastidian? No le queremos decir que solo puede permanecer en su compañía si se siente tan bien que desea ir todos los fines de semana a un picnic con sus compañeros. Pero si le fastidia pasar jornada tras jornada diez horas por día con personas que no respeta, eventualmente tendrá que abandonar su organización. ¿Por qué no hace la ruptura más temprano que tarde, y comienza a cultivar relaciones en una compañía donde podría eventualmente echar raíces? En tercer lugar, ¿satisface su compañía su deseo de cumplir con su misión personal? Esencialmente, la pregunta trata de determinar si su compañía cuadra o no con sus objetivos y valores. ¿Le exige, por ejemplo, viajar más de lo que a usted le gusta? ¿Ofrece suficientes posibilidades de ascenso, dado su nivel de ambición? No existen respuestas correctas o equivocadas para responder a interrogantes como este. Debe decidir si está invirtiendo bien su tiempo en una empresaa que es adecuada para usted. Y cuarto y final, ¿puede imaginarse que seguirá en su compañía el próximo año? Usamos este marco temporal, pues eso es lo que suele demorar descubrir un trabajo mejor una vez alguien ha decidido irse de una empresa. Por lo tanto, eche una mirada al futuro, de la mejor manera posible, y pronostique en qué parte de la organización estará, qué tarea estará realizando, quién será su gerente, y de quiénes será usted el gerente. Si el panorama no le entusiasma, entonces su pista de aterrizaje es muy corta. O, para decirlo de otra manera: ha pasado demasiado tiempo en la empresa. Hablando con claridad, no estamos sugiriendo que las personas abandonen un empleo ante la primera señal de descontento. Sin importar donde trabaje, en algún momento tendrá que soportar tiempos difíciles, e inclusive una tarea aburrida, para sobrevivir una crisis o avanzar. Pero tiene escaso sentido permanecer en una compañía por simple inercia. Abra su puerta y salga. Jack y Suzy Welch son autores del libro ‘Winning’. Pueden enviarles preguntas al correo electrónico Winning@)nytimes.com. La angustia por trabajar en cierto lugar se va infiltrando y luego adquiere la fuerza suficiente como para devorar a una persona. Y eso puede ocurrir tarde o temprano en una carrera profesional.

Siga bajando para encontrar más contenido