Ni las lluvias abaratarán la energía para los consumidores

A pesar del crudo invierno que tiene a los embalses del país en niveles del 84 por ciento y que el precio en la bolsa de energía está a 60 pesos por kilovatio/hora, uno de los más bajos del año, es poco probable que en el corto plazo ese comportamiento se refleje en una disminución en las tarifas que pagan los usuarios por el servicio.

POR:
noviembre 19 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-19

Así lo explicó el viceministro de Minas y Energía, Manuel Maiuascha, quien reconoció que como la mayoría de la energía ha sido contratada con anterioridad por las empresas distribuidoras (Codensa, EPM, Emcali, entre otras), es difícil que esos menores precios se trasladen al consumidor. Sin embargo, no descartó la posibilidad de que si sigue lloviendo y hay abundancia del recurso hídrico, la reducción se vea en el largo plazo, quizás dentro de 12 meses. “Las empresas distribuidoras de energía suelen tener unos contratos y no les gusta exponerse al precio spot (del día) en la bolsa porque es muy volátil”, dijo. El peligro de exponerse totalmente a la bolsa es que en algún momento los precios pueden saltar y ello se reflejaría inmediatamente en las facturas de los consumidores, donde el mayor peso lo lleva precisamente el componente de generación. El Viceministro recordó que el próximo 18 de diciembre se llevará a cabo la venta de cinco electrificadoras en las que la Nación tiene el control. Estas son Meta, Cundinamarca, Boyacá, Santander y Norte de Santander. En una primera etapa del proceso, el Gobierno recibió 611 ofertas por parte del sector solidario, el cual se ha quejado porque se les impusieron límites para la adquisición de los activos que tienen un precio base de 946.000 millones de pesos.

Siga bajando para encontrar más contenido