Lluvias ponen a flote a Venezuela

Caracas/AFP. Los hijos de Sandra Castillo todavía creen que están de vacaciones. Llevan todo el día viendo la televisión del cuarto de hotel que les sirve de refugio y “casi ni saben” que su casa, ubicada en una barriada caraqueña, está a punto de derrumbarse por las fuertes lluvias.

POR:
diciembre 11 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-12-11

“Los niños no han sufrido psicológicamente. Casi ni saben qué pasó con la casa”, cuenta Castillo. Su familia, como cientos de otras, fue ubicada en un hotel de Caracas, mientras se habilitan más refugios para atender la emergencia, que deja 35 muertos y 124.000 afectados. En esta zona de la capital venezolana conocida como la calle de los hoteles, la imagen ya no es de parejas que entran discretamente buscando una habitación o de turistas con bolsos y maletas. En su lugar, efectivos del Gobierno reparten comida entre los afectados y las madres cargan a sus hijos en brazos. Los hoteleros de la zona se muestran solidarios ante la situación de miles de familias afectadas por las lluvias, que han llevado al Gobierno a decretar la emergencia en ocho estados del país. Sin embargo, muchos temen que la situación se extienda y se traduzca en pérdidas. “El consenso general del gremio es de solidaridad, pero existe el temor de que si se toman las capacidades de los hoteles sin asumir que estos tienen gastos fijos y variables, se va a causar un daño a futuro al negocio”, dijo el presidente de Conseturismo, William Bracho. “No hay seguridad de que esa ocupación forzosa y gratuita culmine en 30 días, como anunció el Gobierno, y si en ese tiempo no hay solución para los damnificados, los damnificados van a ser los hoteleros”, agregó. Para evitarlo, la Federación Nacional de Hoteles de Venezuela pidió al Gobierno “reglas claras” para que se respete la capacidad máxima de cada establecimiento y se fije un tiempo máximo de ocupación. “El dueño del hotel ha colaborado mucho. Nosotros también nos organizamos para tener todo limpio y evitar inconvenientes”, explica Jean Carlos Rodríguez, coordinador de un grupo de damnificados provenientes de la barriada de Antímano, donde abandonó su casa y un pequeño taller de calzado. “Yo les dije que no les puedo ofrecer mucha comodidad, pero sí al menos tranquilidad”, comenta Carlos Ferro, dueño del hotel donde se alojan Rodríguez y 58 personas más. Cambian las casas en riesgo por hoteles Además de ocupar hoteles, el Gobierno del presidente Hugo Chávez anunció que debido a la emergencia invernal se podrán “recuperar” tierras ociosas y terrenos urbanos para construir viviendas para los afectados. Predicando con el ejemplo, el mandatario también recibió a un grupo de familias de damnificados en una zona del palacio presidencial de Miraflores. Según cálculos de los coordinadores de los damnificados, en esta zona de alojamientos de Caracas hay más de 1.000 refugiados, que ocupan entre el 40 y el 100 por ciento de la capacidad de unos 13 hoteles. “Acá tenemos muchas limitaciones. El dueño del hotel nos pone muchos problemas”, espeta una coordinadora de damnificados, antes de dirigirse a un grupo de personas para pedirles que despejen la entrada del hotel y vuelvan a sus habitaciones. A Lissette Flores, madre de cuatro hijos, las autoridades le prometieron que en 30 días la trasladarán con su familia a “un refugio bien acondicionado”, pero ella considera que pasarán varios meses antes de que se normalice su situación. “Mi casa está en peligro y mi ex esposo se llevó a dos de mis hijos porque, aunque estoy en un hotel seguro, no caben todos aquí. Fue como si me quitaran un brazo, sobre todo ahora que viene Navidad”, lamenta. Venezuela ha recibido ayuda internacional desde Bolivia, Colombia, Cuba y España para atender a los más de 130.000 afectados, y espera colaboración de Brasil y Nicaragua, que manifestarpon su interés de aportar para superar la crisis más inmediata para las familias que están en los refugios y hoteles. " El Gobierno venezolano decretó esta semana estado de emergencia en ocho regiones del norte y ubicó a miles de damnificados en hoteles y edificios guberna mentales”. Estados declarados en emergencia El 5 de diciembre, Chávez ordenó la toma temporal de los hoteles y edificios “abandonados” en la localidad de Higuerote, en el estado de Miranda, para ubicar a los afectados por las lluvias, los cuales suman unos 40.000 según datos de la Gobernación. Miranda, junto a las regiones de Falcón, Vargas y el Distrito Capital, fueron declarados en emer- gencia por las fuertes lluvias, que azotan al país, al igual que a Colombia y a Panamá. ANDRUI

Siga bajando para encontrar más contenido