La ‘locomotora’ minera se frenó en primer semestre

Todos los indicadores caen drásticamente este año por el contexto internacional y el entorno local.

Por los paros y las huelgas en las principales mineras del país, se han dejado de producir 7 millones de toneladas

Archivo Portafolio.co

Por los paros y las huelgas en las principales mineras del país, se han dejado de producir 7 millones de toneladas

POR:
septiembre 04 de 2013 - 03:23 a.m.
2013-09-04

La caída de los indicadores de participación en el PIB, exportaciones, inversión extranjera, empleos, regalías y producción, que ha sufrido la minería nacional en lo corrido de este año, requiere medidas urgentes de mediano y largo plazo.

Así lo considera Claudia Jiménez, directora del Sector de Minería a Gran Escala (SMGE), quien señala que esta industria “está estancada y necesita un timonazo grande”.

“Es la única manera de reactivarla y poder generar todos los recursos con los que el Gobierno proyecta financiar sus obras y metas”, agrega.

Las cifras son preocupantes. En el primer semestre del año pasado, el sector minero representó el 2,3 por ciento del PIB total. Este año, 2 por ciento con un decrecimiento de 14 por ciento.

El carbón fue el que más jaló a la baja a esta industria, pues su PIB cayó 29 por ciento.

Los del del oro y el niquel, decrecieron 12 y 23 por ciento respectivamente, frente al primer semestre del año pasado.

La inversión extranjera directa también se redujo ostensiblemente. En los primeros tres meses del 2012, la intención de inversión era 15.500 millones de dólares, mientras que en ese lapso, este año, fue de 7.500 millones de dólares, es decir, un 42 por ciento menos en los planes empresariales.

“¿Qué deben hacer el país y las empresas? cuidar como leones la inversión extranjera, para no perder competitividad a nivel internacional como destino de inversión”, apunta Jiménez.

En empleo y regalías las caídas de este año son del 15 y 26 por ciento, respectivamente.

En cuanto a la producción de carbón, inicialmente el Gobierno tenía proyectado para este año, 110 millones de toneladas, cifra que fue revisada a la baja y se ubicó en 94 millones de toneladas.

Sin embargo, las cuentas del SMGE se mueven en un rango entre 88 y 91 millones de toneladas.

“El rango es amplio por la incertidumbre de la conflictividad social y sindical que hay en el entorno. No son solo huelgas, hay operaciones paradas por conflictividad social”.

MAL AFUERA Y ADENTRO

Las justificaciones para que los indicadores no marchen este año están en el contexto internacional y en el interno.

Primero, en los mercados internacionales el auge de buenos precios llegó a su fin.

Oro, carbón y níquel, desde que tuvieron su pico de mayor precio, es decir, oro en el 2011, y carbón y níquel en el 2008, han caído respectivamente, 31, 66 y 73 por ciento.

Este año, los descensos de precios son, en oro 21, en carbón 16 y en níquel, 19 por ciento.

“El ‘boom’ de precios terminó, y eso va a repercutir, no mañana ni pasado, porque este es un negocio de ciclos largos. En seis y 12 meses, y 2 años se notará, y estamos perdiendo una oportunidad de desarrollo importante”, afirma Jiménez.

Mientras tanto, en el entorno interno, las huelgas de más de un mes en Cerrejón y Drummond, los principales productores de carbón y otros conflictos sociales, le han costado al país la no producción de siete millones de toneladas, unos 258 mil millones de pesos, aproximadamente.

“Pedimos que el país mande el mensaje que la minería llegó para quedarse, que queremos desarrollar una industria minera que le aporte a todos”, agrega Jiménez.

En este sentido, la directiva gremial dice que hay una confusión en el mensaje.

“Por un lado decimos que somos una locomotora impulsadora del desarrollo, y por el otro, los concejos municipales están prohibiendo el desarrollo de la actividad en sus territorios. La política debe alinear la totalidad del establecimiento”.

SE HACEN CUENTAS CON RECURSOS QUE NO ESTÁN GARANTIZADOS

Para el sector, el Conpes de Proyectos de Interés Nacional y Estratégico (Pines) es un paso en la dirección indicada, para superar cuellos de botella para los grandes proyectos que necesita el país, incluidos los minero-energéticos. Jiménez dice que “el reto es poner a funcionar ese Conpes, que no nos quedemos en el anuncio sino que la superación de los cuellos de botella, como licencias y permisos, se superen y podamos ver que en los próximos meses funcionan la ventanilla única de autorizaciones.

Así empezarán a operar todos los proyectos de exploración que están detenidos".

Además, sugiere énfasis en la coordinación de las autoridades ambientales, los entes territoriales, entes de control y el Congreso. “No nos hemos preocupado por generar y respaldar la renta minera para que se arme el andamiaje de inversión requerido”.

jaivia@eltiempo.com

Siga bajando para encontrar más contenido