Logran acuerdo para ayudar a Grecia

Bruselas/EFE. Francia y Alemania llegaron ayer a un acuerdo sobre las ayudas para hacer frente a la grave crisis financiera de Grecia, que combina un eventual recurso al Fondo Monetario Internacional (FMI) con préstamos bilaterales voluntarios.

Finanzas
POR:
marzo 26 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-26

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Ángela Merkel, celebraron ayer una reunión previa a la cumbre de la UE en la que alcanzaron un compromiso sobre las características del mecanismo financiero que se pondría a disposición de Grecia, llegado el caso. Se trataría, según han explicado fuentes diplomáticas francesas, de préstamos bilaterales de carácter voluntario, que otorgarían los socios europeos a tipos de interés menos onerosos que los que el mercado exige actualmente al Tesoro griego. El acuerdo también contempla, como ha venido exigiendo Merkel, una contribución del FMI, que podría ser el primero en intervenir, si fuera solicitado. Según otras fuentes, el tipo de interés dependerá de qué estados participaran finalmente en los préstamos a Grecia, porque cada uno obtiene del mercado a un precio diferente y repercutirá ese coste en la cantidad que conceda al Tesoro griego. Asimismo, el tipo de interés está condicionado por el volumen de la contribución que haga el FMI, cuyos intereses son inferiores a los del mercado. La fórmula franco-alemana tiene que ser discutida todavía por el resto de los miembros de la zona euro, y después ser formalizada por el conjunto de la Unión. Para ello, el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, ha comenzado a sondear a los otros dirigentes de la Eurozona y, de obtener su acuerdo, podría convocar a una reunión especial de los miembros del Eurogrupo que fijaría los detalles. A juzgar por las imágenes que el servicio audiovisual del Consejo Europeo ha difundido, la atmósfera entre los jefes de Estado o Gobierno era de satisfacción al comenzar la cumbre, con felicitaciones y sonrisas dirigidas al primer ministro griego, George Papandreou, lo que presagiaría un acuerdo. El Parlamento portugués, por su parte, aprobó ayer una resolución de apoyo para el plan de austeridad fiscal impulsado por el Gobierno, clave para calmar el temor de los mercados a que la crisis fiscal de Grecia se propague a Portugal. La resolución, que no es vinculante y apunta sólo a mostrar que el Gobierno socialista tiene apoyo para promulgar la legislación, fue aprobada sólo por los legisladores oficialistas, mientras que el principal partido de oposición se abstuvo parcialmente. “Esta decisión del Parlamento fortalece la credibilidad del programa tal como se requiere en los mercados internacionales que financian nuestra economía”, declaró a la prensa el ministro de Finanzas, Fernando Teixeira dos Santos, tras la votación. ANDRUI