Los logros de la llegada a la Luna se viven en la Tierra

El 20 de julio de 1969 aterrizó en suelo lunar la nave Apollo 11 con tres tripulantes a bordo. Cuatro décadas después, la vida cotidiana terrestre es muy diferente gracias a esa experiencia.

POR:
julio 17 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-07-17

El Programa Apolo, una de las grandes hazañas en la historia de la humanidad, fue diseñado por la agencia espacial estadounidense Nasa para llevar astronautas a la Luna y retornarlos a salvo. Seis misiones alunizaron con 12 tripulantes, realizaron diversos experimentos científicos entre 1969 y 1973 y retornaron con muestras del suelo lunar.

Pero, ¿cómo fue posible esta hazaña comparable con la construcción de la muralla china y las grandes pirámides de Egipto? Las tres involucraron a toda una nación en un objetivo común con inmensos recursos humanos, financieros y técnicos.

 Hacia 1967, la NASA tenía el 4 por ciento del presupuesto de Estados Unidos e involucraba directamente a unas 400.000 personas. Sorprendente sobre todo si se considera que apenas siete años antes la misión suborbital, con Alan Shepard, consistía en una cápsula apenas más grande que un automóvil pequeño.

Las misiones Apolo se diseñaron para derrotar a los soviéticos en la carrera hacia la Luna y de los 21 astronautas solo uno, en la última misión Apolo XVII, era civil; todos los demás fueron militares.

La primera misión en llegar a la Luna el 20 de julio de 1969 fue la Apolo XI con Neil Armstrong, el primer ser humano en tocar el suelo lunar, seguido por Edwin Aldrin, mientras Michael Collins permaneció en órbita. La excursión duró apenas dos horas y media y la máxima distancia que se alejaron del modulo lunar fue 50 metros. Esta tripulación retornó a la Tierra con 22 kilos de demuestras. Si se juzga a primera vista el resultado, cada kilo de rocas de la Luna costo miles de millones de dólares.

Sin embargo, el programa y su misión Apolo XI demostraron que es posible viajar a otros mundos, realizar investigaciones en ambientes hostiles y regresar a la Tierra. Desde el punto de vista científico, el programa fue un rotundo éxito: incluyendo la última misión, el programa desarrolló 90 experimentos en órbita, y en la Luna se instalaron seis estaciones científicas fijas, se recolectaron 382 kilos de muestras de diversos lugares y se tomaron casi 30.000 fotos. Nuestro conocimiento sobre el satélite natural de la Tierra y el sistema solar se expandió notablemente.

Además, gracias al programa Apolo la NASA se desató un extraordinario progreso que ahora hace parte de la vida cotidiana de todos.  

Siga bajando para encontrar más contenido