‘La lucha contra el cáncer es un lío político’

Cada año hay 12 millones de pacientes y la mitad muere. Eduardo Cazap, autoridad mundial en el tema hablará el jueves en Bogotá, en un foro organizado por Roche y Portafolio.

Eduardo Cazap, presidente de la Sociedad Latinoamericana y del Caribe de Oncología Médica.

Rodrigo Sepúlveda

Eduardo Cazap, presidente de la Sociedad Latinoamericana y del Caribe de Oncología Médica.

POR:
septiembre 19 de 2013 - 12:39 a.m.
2013-09-19

El cáncer no solo es un problema médico, sino que, según el reconocido oncólogo, hay un componente social, político y económico en la lucha contra esta enfermedad que mata a 6 millones de personas al año.

Cazap, presidente de la Sociedad Latinoamericana y del Caribe de Oncología Médica y quien ha presidido la Unión para el Control del Cáncer Internacional, es uno de los invitados del Segundo Foro de Innovación Científica en Salud, que realiza, el jueves en Bogotá, Productos Roche y Portafolio. El científico habló con este diario.

¿Por qué ha aumentado el cáncer?

Hay dos causas principales: la urbanización y el envejecimiento de la población. Cuanto más vivo, más posibilidad tengo de que se produzca una mutación genética.

¿Sí es cierto que los alimentos transgénicos producen cáncer?

Eso no está demostrado plenamente. Lo que sí se ha comprobado es que los alimentos procesados sí pueden producirlo, por la sal, los conservantes, aditivos y colorantes.

¿Y qué tanto influye la herencia?

Todos los cánceres obedecen a una alteración genética, pero hasta ahora solo se sabe que no más del 8 por ciento es hereditario.

Qué parte de la prevención les corresponde a los gobiernos y qué parte a las personas?

Hay dos manera de prevención: la primaria busca evitar la enfermedad con hábitos sanos, como cuidar el peso y no exponerse al sol. Además, los gobiernos tienen el compromiso de desarrollar ciudades y medios ambientes saludables. La prevención secundaria entra si no pude evitar que la enfermedad se produjera; ahí es bueno diagnosticarlo lo más pronto posible.

¿Pobres y ricos sufren de cáncer por igual?

En África, de cada 10 pacientes con cáncer se mueren 5, y en EE.UU., fallece uno de cada diez. Hay una relación estricta entre cáncer y economía, cáncer y política, cáncer y estructura de las sociedades.

La primera ya la explicó, pero ¿cómo es esa relación entre cáncer y política?

Cuando se cayeron las Torres Gemelas murieron poco más de 2 mil personas y hubo un gran revuelo, pero hoy hay 12 millones de nuevos casos de cáncer por año en el mundo y mueren aproximadamente 6 millones de personas, y yo no veo la misma alarma.

¿Cuánto le cuesta al mundo tratar el cáncer?

En los próximos años serán algo así como 47 trillones de dólares, solo teniendo en cuenta los costos para el sistema de salud. Sin embargo, apenas hace poco que el tema está en la agenda del Foro Económico Mundial, aunque aparecía entre los 10 ó 15 riesgos para la macroeconomía. Ahora tienen un sector, con un director, para el tema de las enfermedades, porque han empezado a reconocer que si los gobiernos y las organizaciones no se ocupan de esto, en los próximos cinco o diez años posiblemente va a haber un colapso de los sistemas de salud, que no van a poder responder a las necesidades de la gente.

¿Los esfuerzos son suficientes?

Hoy el cáncer está en la agenda política mundial, pero no es suficiente. Las decisiones internacionales tienen que estar acompañadas por acciones de los países y lo que llevan a estas no son las decisiones internacionales sino la presión de la misma ciudadanía y de las organizaciones de la sociedad civil.

¿Qué más haría falta?

Es necesario desarrollar un marco internacional de la salud, que no existe. Este debe apuntar a tener impuestos diferenciales sobre ciertos alimentos menos saludables, regular los precios de los medicamentos a nivel internacional; aspectos legales del acceso a la morfina, que es carísima por problemas de los laboratorios y por el conflicto del uso indebido de las drogas. Por eso, en Ginebra creamos el primer centro mundial de cáncer y ley.

La suya parece una visión pesimista.

Al contrario, yo creo que estamos mejor. Ante el cúmulo de información, uno a veces se queda desconcertado, pero si se analiza, la curación del cáncer a principios del siglo pasado no llegaba al 20 por ciento y hoy está arriba del 50 por ciento. El cáncer no solo es prevenible sino que la mitad de los tumores hoy se curan. En algunos tipos de cáncer, como el de pulmón, hay tratamientos que eran inimaginables.

Néstor Alonso López

Redacción de Portafolio
 

Siga bajando para encontrar más contenido