Luiz Inacio Lula da Silva, símbolo de un América Latina con ambiciones, se despide de Davos

El presidente brasileño efectúa este año su última visita como jefe de Estado al Foro Económico Mundial (WEF) de Davos, donde le espera un homenaje de la elite que hoy le reconoce el éxito de su país.

POR:
enero 25 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-25

Lula, a quien los miembros del Foro lo veían con desconfianza y sospecha por su pasado sindical cuando llegó al poder en 2003, recibirá el próximo viernes un premio especial al "estadista global" creado por el WEF para su 40ª edición que se inicia el miércoles en la exclusiva estación de esquí del este de Suiza, indicó el Foro de Davos.

"Para marcar este 40 aniversario, el Foro Económico Mundial entregará un premio especial al estadista global en Davos. El premio honrará al líder político que ha utilizado su mandato para desarrollar la situación del mundo", señaló el WEF al ser consultado sobre el tema por la AFP.

"El ex secretario general de la ONU, Kofi Annan, entregará este premio, en nombre del consejo directivo de la fundación Foro Económico Mundial, al presidente Luiz Inacio Lula da Silva el viernes 29 de enero", agregó.

Al argumentar la elección del jefe de Estado brasileño, el profesor Klaus Schwab, fundador del WEF, indicó que Lula "ha demostrado un verdadero compromiso con todos los sectores de la sociedad". "Este compromiso ha ido de la mano con un crecimiento económico integrador y justicia social. Lula es un modelo de estadista global", afirmó Schwab.

Lula ha intentado durante estos años acercar a Davos y su contracara, el Foro de Porto Alegre anti-globalización, lo que le ha valido muchas críticas.

De la mano de Lula, Brasil ha registrado altos niveles de crecimiento en la pasada década y ha sido uno de los países que mejor ha resistido a la crisis económica, al ser uno de las últimas naciones en verse afectada por sus consecuencias y una de  las primeras en salir de ella.

En 2010, su fuerza volverá a quedar de manifiesto, ya que mientras las economías en América Latina crecerán en promedio 3,4% -frente a una contracción de 2,1% en 2009-, la brasileña se expandirá 4,5% -y entre 5 y 6% según Brasilia-.

A este éxito económico, Lula puede agregar el posicionamiento a nivel internacional que ha logrado para su país, y que le ha permitido hacerse un lugar en la mesa de las grandes potencias mundiales en el G20 o en negociaciones como la de Ronda de Doha de la OMC y la del cambio climático.

La 40ª edición del Foro de Davos tendrá como grandes ejes la reconstrucción de la devastada Haití, la reforma del sector financiero y la amenazante crisis social que desembarca tras la recesión.

Además de Lula, América Latina estará representada por el presidente mexicano Felipe Calderón y el colombiano Alvaro Uribe.

En Davos, se aguarda también la presencia del presidente de gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, cuyo país ejerce actualmente la presidencia rotativa de la Unión Europea (UE).

Siga bajando para encontrar más contenido