Lupa en Colombia a empresas con líos en el Canal de Panamá

Tres de las empresas del consorcio están precalificadas para varios proyectos en el país. Si la situación no se resuelve tendrían problemas para entregar propuestas.

Tanto Impregilo como Sacyr adelantan proyectos viales en el país y están precalificadas para otros.

Archivo Portafolio.co

Tanto Impregilo como Sacyr adelantan proyectos viales en el país y están precalificadas para otros.

POR:
enero 08 de 2014 - 04:12 a.m.
2014-01-08

Tres de las empresas que conforman el consorcio que actualmente tiene problemas por la ampliación del Canal de Panamá podrían ver comprometidos nuevos proyectos en Colombia si no se llega a un acuerdo en el vecino país.

La española Sacyr, la italiana Impregilo y la belga Jan De Nul, que forman el consorcio El Grupo Unidos por el Canal (GUPC) en Panamá, tienen obras en Colombia y han sido precalificadas para participar en diferentes proyectos de infraestructura adelantados por la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI).

Luis Fernando Andrade, presidente de la ANI, afirmó que, dependiendo de lo que suceda en Panamá, la situación para estas compañías en Colombia se complicaría para ganar proyectos, ya que les sería difícil obtener una póliza de cumplimiento y créditos bancarios, claves para que la propuesta económica sea, siquiera, revisada por la entidad.

“Si de verdad estas firmas, que ya están precalificadas en varios proyectos en Colombia, están embolatadas en Panamá, es muy posible que los bancos no les den estas cartas de crédito ni la póliza”, afirmó Andrade.

Entonces, continúa Andrade, si esto sucede, “en el momento de entregar la propuesta nosotros no abriríamos el sobre económico, no serían evaluados si no nos traen la póliza de seguros ni la carta con el cupo de crédito del banco. Por lo que las tres quedarían descalificados”.

Las tres firmas citadas son bien conocidas en el ámbito de la infraestructura en el país. La italiana Impregilo ha sido una de las grandes constructoras del potencial hidroeléctico, tiene obras en las represas de Ituango, el Quimbo e Hidrosogamoso, y participó en la contrucción de Chivor y Betania, así como en el Túnel de Occidente, en Antioquia.

Actualmente encabeza el consorcio Yuma, que construye el tramo III de la Ruta del Sol, y el contrato del tranvía de Medellín con la constructora española OHL. Está precalificada para los proyectos de la carretera Mulaló-Loboguerrero, la vía Girardot-Puerto Salgar y la Perimetral de Oriente de Cundinamarca.

La presencia de Impregilo en Colombia se remonta a 1996, cuando entró a la realización del proyecto hidroeléctrico de Guatapé.

La compañía belga Jan De Nul está en uno de los consorcios precalificados para la concesión del río Magdalena, y anteriormente participó en dragados en el Puerto de Barranquilla y Buenaventura.

Andrade afirmó que tanto Sacyr como Impregilo no tienen problemas con los trabajos que adelantan en la actualidad en el país.

LOS FILTROS DE LAS NUEVAS LICITACIONES

El presidente de la ANI afirmó que la situación que ocurre en Panamá es muy difícil que se dé en Colombia, ya que las nuevas licitaciones tienen muchos filtros para asegurar la terminación de las obras.

“Los proyectos tienen que ser bien diseñados y planeados.

Los estudios son responsabilidad de los contratistas, que las firmas tengan la experiencia y el capital para llevar a cabo los proyectos.

Eliminamos las ofertas muy bajas y, para otorgar el proyecto debe presentarse la póliza de cumplimiento por el 15 por ciento del valor de la obra y créditos bancarios. Finalmente, no les pagamos hasta que las obras están terminadas”, afirmó Andrade.

El funcionario agregó que esto desvirtúa las críticas que se la han hecho a la entidad por las nuevas licitaciones, por ser muy rigorosas. Casos como el de Panamá obligan a estar más atentos, agregó.

Pedro Vargas Núñez

Subeditor Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido