Luz verde para la banca de inversión en agro colombiano

La iniciativa, liderada por el Ministerio de Agricultura, busca unir a dueños de la tierra con los del capital para promover proyectos rentables en el sector agrícola.

La estrategia busca incrementar el área sembrada por cadena en un millón de hectáreas, en seis años.

Archivo particular

La estrategia busca incrementar el área sembrada por cadena en un millón de hectáreas, en seis años.

Finanzas
POR:
agosto 22 de 2014 - 03:55 a.m.
2014-08-22

La banca de inversión para el sector rural busca impulsar proyectos agrarios viables y rentables, entre inversionistas y terratenientes, y tiene como meta principal incrementar el área sembrada por cadena en un millón de hectáreas, al cabo de los próximos seis años.

Entre los impactos favorables de esta iniciativa se encuentran la generación de unos 540.000 empleos, en beneficio de cerca de dos millones de personas y el incremento en la producción agrícola de dos a más de cinco billones.

“Este es un ejemplo de cómo las alianzas entre los sectores público y privado pueden favorecer el desarrollo del campo, fomentar la producción y generar una dinámica positiva en el sector rural, con miras a los mercados internacionales”, afirmó el exministro de Agricultura, Rubén Darío Lizarralde.

En relación con los criterios de selección para determinar los sectores o productos con mayores oportunidades y en los cuales debe enfocarse la banca de inversión, el Ministerio de Agricultura aclaró que se realizaron varios análisis sobre el comportamiento de los mercados internacionales con los cuales existen amplias posibilidades, además de oportunidades a partir de los tratados de libre comercio. “Antes de proceder a la firma de la creación de la Unidad de Banca de Inversión se realizaron estudios exhaustivos sobre la demanda internacional de productos agrícolas.

Asimismo, se tuvieron en cuenta las debilidades y fortalezas del territorio colombiano, para pensar en retos y oportunidades”, agregó Lizarralde.

En ese sentido, Javier Díaz Molina, presidente de Analdex, recordó que el país está inmerso en un proceso de diversificación de la balanza comercial, lo que representa un marco de oportunidades con mercados internacionales.

“Es fundamental crear alianzas para hacer del sector agrícola un escenario competitivo y preparado para aprovechar los nuevos desafíos de la globalización”, sostuvo. Sin embargo, aclaró Díaz Molina, que además de fortalecer los proyectos productivos hay que tener en cuenta que la infraestructura y la logística inciden directamente sobre los costos, “no se trata solamente de aumentar la eficiencia de la tierra, sino también de bajar los costos del transporte, servicios públicos, fertilizantes e insumos”, agregó el ejecutivo.

La Unidad formulará y promoverá proyectos agrarios a gran y mediana escala, para que tengan éxito en su ejecución y generen rendimientos económicos.

Otro de los logros que se espera alcanzar con la banca de inversión es promover alianzas entre pequeños productores asociados con propietarios de la tierra o grandes compañías. “Con el objeto de brindar seguridad jurídica a inversionistas y a todos los actores participantes, la Unidad estructurará y coordinará los componentes de los proyectos, teniendo en cuenta la legislación actual”, aclaró el documento oficial de creación de la banca.

En este marco, los pequeños y medianos propietarios pueden ser socios de los proyectos agrícolas a través del aporte de su trabajo, conocimiento y sus tierras con mecanismos como arrendamiento, asociatividad, comodato, concesión y aportes de tierra, en cuentas en participación.

DISTRITOS DE RIEGO, TAMBIÉN EN LA ESTRATEGIA 

La perspectiva de fomentar la unión entre inversionistas y dueños de la tierra va de la mano de la continuidad de los grandes proyectos de riego en el país.

Actualmente existen tres iniciativas principales: el proyecto Ranchería, en La Guajira; el distrito de riego Tesalia - Paicol, en el departamento del Huila, y el denominado Triángulo del Tolima.

En estos proyectos se calcula invertir, a través del Instituto Colombiano de Desarrollo Rural, Incoder, alrededor de 50 billones de pesos, que permitirán contar con grandes centros de producción ubicados en áreas estratégicas del territorio colombiano.