Para que no se maduren biches Cuando la pubertad llega antes de los 10 años puede afectar la talla y el comportamiento. Hay que estar alerta. Las señales de desarrollo temprano son evidentes

Para que no se maduren biches Cuando la pubertad llega antes de los 10 años puede afectar la talla y el comportamiento. Hay que estar alerta. Las señales de desarrollo temprano son evidentes

POR:
noviembre 03 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-03

Con el paso del tiempo, la llegada a la adolescencia es cada vez más temprana. Antes de los 8 años hay pequeños que empiezan a vivir la pubertad, cuando ni siquiera han superado la etapa de la niñez, lo que ya representa un problema. Normalmente se espera que el cambio se dé por encima de los 10 años en las mujeres y de los 11, en los hombres. A finales de los años 90, un grupo de investigadores en Estados Unidos empezó a revisar las estadísticas de crecimiento entre distintos niños que acudían a la consulta médica. La investigadora Marcia Hermann Gidden, demostró por primera vez que en las niñas de raza negra los senos empezaban a crecer a los 6 años y en algunas caucásicas (de raza blanca) a los 7 años. La investigación causó revuelo e hizo que se revisaran los registros sobre la edad de llegada a la pubertad, que se encontró que en las niñas era a los 8 años y en los niños a los 9 años. INVESTIGAN CAUSAS A partir de esto, según el endocrinólogo pediatra Mauricio Llano, director científico del Centro de Endocrinología Pediátrica para Niños y Adolescentes Endoped, un grupo de investigadores americanos tomaron los datos y demostraron que, si bien es cierto que el desarrollo puberal podía ocurrir más temprano, no estaba por fuera del tiempo que se tenía calculado. En Colombia se empezó a trabajar en esta área desde los años 80, pero según el especialista, en estos tiempos los trastornos han aumentado y han desplazado a la obesidad, como motivo de consulta. Entre el 25 y el 30 por ciento son por desarrollo precoz y 20 por ciento por sobrepeso. En el 30 a 35 por ciento, se deben a problemas de crecimiento. “No estamos seguros de qué lo está causando. Hay hipótesis que planean que puede ser el medioambiente y las comidas que contienen sustancias con un efecto estrogénico, como las carnes. En Puerto Rico, por ejemplo, hubo una epidemia de telarquia (aparición desde los 2 o 3 años del tejido mamario) y se encontró que su consumo podía tener relación con el desarrollo temprano. También culparon a pesticidas como el DDT, una sustancia química utilizada para erradicar los mosquitos de la malaria, que podría tener un efecto hormonal estrogénico. Se prohibió en EstadosUnidos en el 72 y en Colombia en el 82, pero en muchos países aún se utiliza. Esas no son las únicas causas: un grupo de europeos analizó otro agente contaminante: los alimentos vienen empacados en plásticos que expiden una sustancia que es usada para darles duración llamada ácido ftálico, que también tiene efecto estrogénico. La pregunta es ¿qué pasaría si se encontrara que pesticidas como los glifosatos pueden tener efectos en la salud?” concluye Llano. EL MEDIO AMBIENTE, UNA CAUSA CONTAMINACIÓN. Ha sido muy difícil demostrar el efecto directo entre el medio ambiente y la pubertad, explica Llano. Para el endocrinólogo, el producto de la quema de combustibles fósiles, como la gasolina y el diesel pueden alterar la capacidad reproductiva. Es por eso que en el diagnóstico se debe hacer un buen interrogatorio sobre el contacto con químicos en las zonas rurales y urbanas. A lo que la endocrinóloga pediatra Paola Durán añade que aunque son teorías difíciles de comprobar, cuando se disparan las hormonas desde temprano, tienen un efecto sobre el sistema nervioso central que altera el comportamiento. Los intereses de los niños deben ser los de su edad. El cuerpo debe ir a la par con la mente”. Paola Durán El trastorno puberal suele detectarse por la aparición de los caracteres sexuales secundarios antes de los 8 años: aparición de vello púbico y axilar, crecimiento de los senos, sudoración y sangrado genital, en las niñas. En los varones se añade el cambio de voz. Una vez se detecta, hay que buscarle un origen orgánico, como tumores en los ovarios, en las niñas, aunque en el 60 por ciento de los casos no se encuentra una causa aparente. El tratamiento consiste en bloquear ese desarrollo por medio de medicamentos, que se dan, en promedio, hasta los 12 años. Suele utilizarse la hormona liberadora de gonadotropina, una inyección que se aplica cada mes o cada tres, según el caso. Eso sí, tiene efectos secundarios como la disminución en la calcificación de los huesos, que debe prevenirse con una dieta rica en calcio. Pero lo que debe verificar el endocrinólogo es que el niño que está creciendo esté madurando de manera compensatoria. Otras de las soluciones apuntan a eliminar causas como los tumores, si es el caso, a través de cirugía. LAS CONSECUENCIAS La talla del niño es la principal afectada con la pubertad precoz y por eso, es ideal frenar el proceso lo más temprano posible. Tampoco se puede desconocer el aspecto psicológico. Algunas niñas, por ejemplo, se vuelven agresivas o se deprimen por causas hormonales. La endocrinóloga Paola Durán, sostiene que el tratamiento es fundamental, pues cuando hay desarrollo temprano, el cuerpo va más rápido que la mente. “Ahí es cuando vienen consecuencias como el embarazo temprano y la conductas no adecuadas para la edad”.

Siga bajando para encontrar más contenido