Un magnate de la banca defiende los beneficios de la intervención estatal

Un magnate de la banca defiende los beneficios de la intervención estatal

POR:
abril 16 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-16

Puede que provoque mareos en algunos. Pero el banquero de inversión Felix Rohatyn ni se inmuta cuando lo dice: Estados Unidos necesita un "FMI nacional" para ayudar a sus estados y municipios a evitar crisis presupuestarias.

Hace algunas semanas, Rohatyn volvió a Lazard Ltd., compañía en la que comenzó su carrera en 1948 y que abandonó en 1997.

Rohatyn no es el mismo que era durante los años 60 y 70, cuando se convirtió en el principal banquero de inversión de Wall Street, y en la encarnación de todo lo que era atractivo en esa época. Ahora, el ejecutivo tiene colgado un bastón para caminar en la puerta de su oficina.

A pesar de ello, en su primera entrevista desde que volvió a Lazard, el ejecutivo de 81 años no se lo pensó dos veces, especialmente al hablar de cómo los gobiernos deben enfrentar las inminentes crisis presupuestarias en las ciudades y estados.

Rohatyn es conocido por haber sacado a la ciudad de Nueva York de su propia crisis fiscal en los años 70. Ahora que otros gobiernos locales sufren problemas presupuestarios similares, la mejor respuesta, afirma, sería crear una versión local del Fondo Monetario Internacional que los ayude a reestructurarse y recapitalizarse.

"Existe un riesgo de que se produzca un trastorno social real si no lo arreglamos", dice Rohatyn, en referencia al crimen y la decadencia de Nueva York durante los años 70.

El proveedor natural de esta ayuda sería el gobierno estadounidense. Rohatyn también menciona el Reconstruction Finance Corp.¿un programa de la época de la Depresión que financió principalmente a empresas privadas¿ como posible modelo para inyectar ayuda financiera a los gobiernos locales. "Se puede generar mucho capital. Su objetivo es lógico. No hay otra fuente de última instancia".

Rohatyn tiene la convicción de que los grandes proyectos gubernamentales pueden ser beneficiosos. Recientemente publicó un libro titulado Bold Endeavors (que se podría traducir como Esfuerzos atrevidos) en el que alaba una serie de intervenciones del gobierno, desde la llamada Compra de la Luisiana ¿en la que Francia vendió a Estados Unidos en 1803 un territorio que en la actualidad representa 23% del territorio estadounidense, a cambio de US$15 millones¿ y la ley conocida como G.I. Bill, que fue aprobada en 1944 para proporcionar a los soldados que volvían a casa acceso a financiamiento de estudios técnicos o universitarios. Rohatyn, quien actuó como asesor para el presidente ejecutivo de Lehman Brothers Holdings Inc. desde 2006 hasta el colapso de la firma en 2008, considera que se debería haber usado una intervención estatal significativa como estas para salvar a Lehman.

El ejecutivo estima que las compañías chinas con mucho capital disponible comprarán participaciones considerables de firmas estadounidenses. "El control irá con el capital", dice. "En ambos lados del mundo, necesitamos pensar sobre esto y sobre cómo funcionaría. Es muy, muy delicado".

"Lo que pasa con Felix es que él no disfruta la vida si no es relevante, si no está metido en algo, si no aporta su sabiduría", dice William D. Cohan, autor de The Last Tycoons (Los últimos magnates), un relato de la historia de Lazard que dedica grandes segmentos a Rohatyn.

Vernon Jordan, el socio de Lazard que hizo que Rohatyn volviera a la firma, describe la decisión del ejecutivo de otra forma. "Es una vuelta al hogar", dice. Rohatyn dedicó los últimos diez años a dirigir un pequeño negocio de asesoría antes de volver a Lehman.

¿Puede Rohatyn aún causar impacto en un juego de la banca de inversión dominado por los jóvenes? "Ya soy un tanto viejo", dice mientras levanta las manos, en un gesto que insinúa, por el contrario, que aún le queda algún as en la manga.

Siga bajando para encontrar más contenido