Mala alimentación hasta en estratos altos

Las preocupaciones de los últimos años de hombres y mujeres de los estratos altos, especialmente, de visitar el gimnasio, de conservar la figura, promover los alimentos sanos y hacer dieta, parece que no se nota.(VER GRAFICOS)

POR:
agosto 14 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-14

Por el contrario, se ha detectado que los colombianos en general tienden al sobrepeso y a la obesidad, comen en forma desbalanceada, no hacen un mínimo ejercicio y, como si fuera poco, la presencia de problemas de salud como la anemia y la falta de hierro son una realidad. A lo anterior se suma que la mitad del país sufre de inseguridad alimentaria y que los pobres y los habitantes de áreas rurales son los que más padecen problemas nutricionales. Estas son algunas de las conclusiones de la Encuesta Nacional de la Situación Nutricional en Colombia, Ensin 2005, que presentará el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar está semana en Alimentec 2006, en la que también participaron Profamilia, el Instituto Nacional de Salud, la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad de Antioquia, Macro Internacional, la Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud. En el caso del peso, el estudio muestra que entre los colombianos de 18 a 64 años, el 46 por ciento tiene problemas: el 32,3 por ciento de sobrepeso y el resto de obesidad. En el caso de las mujeres casi la mitad presenta ambos fenómenos (16,6 por ciento obesidad y 33 por ciento sobrepeso) En una menor proporción, los hombres obesos representa el 8,8 por ciento, mientras que los que sufren sobrepeso es el 31,1 por ciento. Cuando se refiere específicamente a la obesidad abdominal dice que la situación es alarmante: más de la mitad de las mujeres advierte esta situación, mientras que en los hombres el porcentaje es apenas del 22 por ciento. Subraya el análisis que “el porcentaje de mujeres que se clasifican en riesgo de enfermedades cardiovasculares y metabólicas, merece especial atención". A la hora de hacer una evaluación sobre la ingesta dietética de los colombianos, la encuesta a 39.861 personas de 2 a 64 años lleva a la conclusión de que la dieta de los colombianos es desbalanceada, con un consumo excesivo de carbohidratos frente al valor calórico total y que la proteína no es lo más usual en el plato de la población. Entre los 2 y los 64 años, más del 55 por ciento de los consultados dice que no come huevo, mientras que el 15 por ciento dice que no come carne. Un 25 que deja de lado los lácteos de su menú. Otro es el caso de las frutas y verduras: el 35 por ciento de los consultados dice que no come frutas, mientras que un poco más del 25 por ciento no incluye las verduras. La recomendación es trabajar para estimular una dieta variada con más consumo de estos productos. A la hora de medir las deficiencias de nutrientes, la encuesta nota vacíos de proteína (36 por ciento), de Vitamina C (23 por ciento), de Zinc (62 por ciento) y de calcio (86 por ciento). La población que se excede en carbohidratos llega al 40,5 por ciento, mientras que la que comete excesos de grasa saturada es del 25,3 por ciento, según revela el estudio. POCO EJERCICIO Y MUCHA TELEVISION Para corroborar los hábitos de los colombianos, se incluyó lo relacionado con el tiempo dedicado a la actividad física, clave -con la nutrición- para un buen estado de salud. Los resultados no son alentadores: “la mayor proporción de la población adolescente y adulta no desarrolla la actividad física recomendada que genere beneficios para la salud. Otro indicador que mira el estudio es la televisión en los niños, ya que se considera factor de sedentarismo y riesgo de sobrepeso. El 60,7 por ciento entre 9 y 12 años invierte entre dos a más de 4 horas en ver televisión. No disminuye mucho en niños de 5 a 8 años (51,7). La industria de las comidas se vincula a la campaña que busca una mejor nutrición Para compañías del sector de alimentos como la multinacional Nestlé, este estudio que se revelará esta semana es interesante en la medida en que dicta pautas de las necesidades de los consumidores colombianos. Estos análisis permiten estar cerca del mercado y poder trabajar en el desarrollo de productos que permitan atender la problemática, explica el presidente de la compañía suiza, Juan Carlos Marrroquín. Esta empresa, como otras que hacen parte de la Cámara de Alimentos de la Andi, consideran que pueden jugar un papel clave para estimular la buena nutrición entre los colombianos. El jueves, en el marco de Alimentec, el presidente de la Andi, Luis Carlos Villegas, presentará la campaña de alimentación sana, en alianza con las entidades públicas que tienen que ver con el tema- Según el gremio esta campaña, dará a conocer la importancia y beneficios en función del mejoramiento de la salud y nutrición de la población, derivados de la aplicación de unos adecuados hábitos alimenticios y de la disponibilidad de una amplia oferta de alimentos funcionales. A las compañías de alimentos les preocupa que los niños consumen hoy alimentos con exceso de calorías y baja calidad nutricional- Igualmente consideran que la falta de información nutricional dificulta el consumo de productos nutritivos, al tiempo que reconocen que falta difusión sobre el impacto de los alimentos en la salud y el desarrollo humano. El impacto de la televisión y su capacidad de influencia también es objeto de análisis. El sector privado dice que cada día la población infantil recibe comerciales, especialmente del sector de alimentos. Lo que no resulta positivo, indican, es que no siempre la publicidad incluye mensajes con información que llame la atención sobre la necesidad de que se lleve a la práctica una alimentación saludable. El programa de alimentación sana busca actualizar legislación alimentaria con enfoque en salud y nutrición, así como apoyar la investigación científica. De paso, las empresas de alimentos identifican oportunidades de mercados. Se estima que el valor de la producción industrial del sector es de 11.000 millones de dólares. El 24 por ciento proviene del Valle del Cauca, el 15 por ciento de Antioquia y otro 14 por ciento de Bogotá. Por subsectores, el principal es el de molinería y almidones con el 23 por ciento. Le siguen productos lácteos y carnes y pescados. 11 mil millones de dólares es el valor de la producción de la industria de alimentos, según la Andi. Inseguridad alimentaria e inequidad La seguridad alimentaria en los hogares colombianos también la abarca el estudio. A 17.740 hogares se les preguntó, por ejemplo, si en los últimos 30 días faltó dinero en el hogar para comprar alimentos o si algún miembro del hogar se quejó de hambre o se acostó sin comer por falta de dinero. El 59,2 por ciento de los hogares se consideró seguro desde el punto de vista alimentario. El resto se ubicó como inseguro. En las zonas rurales domina la inseguridad alimentaria. Se ratifica que los problemas nutricionales son más acentuados en el área rural, lo que a juicio de los expertos "demuestra condiciones de exclusión social del campesinado" Otra realidad que se evidencia es que "Los problemas alimentarios y nutricionales son más graves en los niveles 1 y 2 del Sisben, lo que confirma que la situación nutricional de la población la determinan la pobreza y la inequidad social. Anemia, un problema de salud pública La anemia y la falta de hierro son las principales consecuencias para la salud que deja una mala alimentación. La encuesta deja como conclusión que en Colombia estos males son un "problema de salud pública" y que afectó a toda la población estudiada. La anemia se presenta en un 44,7 por ciento de las gestantes y en los niños entre 5 y 12 años se presenta en el 37,6 por ciento, siendo estos dos grupos de población, de los definidos por edades, los de mayor incidencia. Entre quienes viven en el campo, ésto se acentúa. La disminución de hierro en el organismo o ferropenia se registra en casi el 70 por ciento de las gestantes. Esto también se detectó entre casi el 50 por ciento de los niños entre uno y cuatro años, y poco más del 40 por ciento de mujeres de 13 a 49 años. En la valoración del estado nutricional, la encuesta a 117.205 personas también dice que el atraso en crecimiento, según el grupo de edad sobresale en la población entre 10 y 17 años.

Siga bajando para encontrar más contenido