Un mañana sustentable debe tener una visión clara

En 20 años se estima que 1,3 mil millones de personas no tendrán electricidad, especialmente en África e India, por ello hay que tomar medidas contra el desperdicio y virar a la energía renovable.

Archivo Portafolio.co

Pobreza

Archivo Portafolio.co

POR:
septiembre 27 de 2011 - 09:14 p.m.
2011-09-27

 

Diversos son los artículos y especialistas en la materia que, en nuestros días, han predicho que para el año 2030 nuestro mundo podría presentar un reordenamiento socio-económico y cultural contundente, en el que, de los 8 mil millones de habitantes que poblarán la tierra, el 60% vivirá en las ciudades y 2 mil millones se incorporarán a la clase media.

Y más aún, que la demanda de electricidad será 76% más alta que en el 2007, y que China e India, por sí solas, generarán más del 50% del incremento de la demanda energética.

Los estadísticos no terminan ahí. Se estima que 1,3 mil millones de personas, no tendrán acceso a la electricidad, especialmente en África e India. Además, que los vehículos eléctricos – híbridos, plug-in y 100% eléctricos– representarán el 60% de las ventas en el segmento mundial de automóviles para pasajeros, y que las energías renovables (hidroeléctrica, eólica, solar y de biomasa) tendrán una participación del 22% en el segmento global de la energía.

Es cierto, el mundo está cambiando y, día a día, la energía se convierte en un factor más crítico para nuestra cotidianidad. La energía de la tierra es finita, pero nuestra capacidad para crear soluciones innovadoras para gestionarla de la energía no lo es.

Por ello, Schneider Electric hace suyo este desafío y se compromete para que la gente haga más con su energía ahora.

Es tiempo de actuar

Como individuos, como compañías y como naciones, debemos tomar una decisión: ¿o nos encaminamos hacia una nueva época de eficiencia, o nos arriesgamos a la incorporación en una era de ansiedad por la energía, marcada por la agitación política, la carencia de educación, y mayores costos para atenuar el impacto del cambio climático, en lugar de prevenirlo. Schneider Electric ha tomado la decisión de ser optimista ante la energía.

Vemos un futuro donde podemos alcanzar nuestro potencial, mientras reducimos los excesos.

Por ejemplo, consideremos las tendencias críticas que genera el uso de Internet por sí solo. Los centros de datos son una buena opción para proporcionar el combustible que este necesita. Con cada interacción en línea se genera una demanda energética. Sin embargo, los centros de datos son generadores significativos de las emisiones de CO2.

Diversos estudios estiman que Internet producirá el 20% de los gases de efecto invernadero (GEI) del mundo en una década. Según IDC, los vendedores enviaron 54,5 millones de smartphones durante el cuarto trimestre del 2009, 39% más de los que fueron enviados en el mismo cuarto del 2008.

Basados en la gran proliferación de chips, robots, sistemas de navegación mundiales (GPS) y sistemas de identificación de radiofrecuencia, .

Mientras la demanda energética se extiende hacia todos los ángulos de nuestra sociedad, a nivel global el punto más alarmante nos indica que por cada tres unidades de energía creadas en una central eléctrica, sólo una sirve para su uso a través de un tomacorriente.

Entonces, continuamos con la batalla contra el desperdicio, y es que enfocarnos en los ‘negawatts’ o megavatios no utilizados nos otorga los mejores retornos de inversión no sólo para los negocios, sino incluso para los edificios residenciales.

Eduardo Hermanovich

Presidente de Schneider Electric para la Región Andina

Siga bajando para encontrar más contenido