Sin mandato judicial, el mínimo no se puede tocar

Sin mandato judicial, el mínimo no se puede tocar

POR:
octubre 15 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-10-15

En la sentencia, la Corte defendió el derecho al trabajo, las condiciones dignas y justas en las cuales las personas deben desarrollar su labor diaria y la remuneración, consagrada para atender las necesidades familiares. A un trabajador no le pueden afectar su pago con deducciones ilegales, insistió la corporación al respaldar la acción de tutela como recurso de protección del sueldo. La Corte explicó que la tutela sí es procedente contra particulares cuando existe una relación laboral y un empleador lesiona derechos fundamentales de un empleado al disminuir de manera ilegal sus ingresos. Es más, la Corte señaló que sin mandamiento judicial no se puede afectar el salario mínimo legal mensual de un trabajador, así éste lo haya consentido por orden escrita. La razón, que expuso la corporación es que del pago del sueldo, depende el cubrimiento básico de las necesidades de una persona y su familia. “El derecho fundamental al trabajo brinda a quien lo ejerce, la posibilidad a obtener un ingreso (…); en caso contrario se vería afectado el bienestar de una persona que no cuenta con una remuneración justa por su labor”, precisó el alto tribunal. En criterio de la corporación: “Si se trata de un trabajador cuyas actividades no suponen especialización o técnica alguna, la remuneración para una jornada laboral de 8 horas suele ser el salario mínimo legal vigente, fijado por el Gobierno Nacional, pero en ningún caso inferior”. LA ORDEN DE LA SENTENCIA En el fallo, la Corte dijo -al analizar las pruebas del caso- que no hay fundamento para que cualquier pérdida en el área de trabajo sea arbitrariamente trasladada a la parte débil de la relación laboral, eventualidad que debe censurarse por no ser razonable ni equitativa, menos aún cuando desfavorece al trabajador. Al referirse a tal deducción salarial, la Corte dijo que es viable la tutela aún como mecanismo definitivo para evitar un perjuicio irremediable, como efectivamente lo es la afectación al mínimo vital de la trabajadora. Se trata, consideró la corporación, de un monto ínfimo para la jurisdicción ordinaria, pero valioso y significativo para la parte afectada. La razón: El salario es requerimiento básico e indispensable para asegurar su digna subsistencia, en cuanto de allí deriva la preservación vital y coadyuva a satisfacer elementales necesidades del ser humano. En consecuencia, la Corte Constitucional le ordenó a la empresa en controversia, a través de su representante legal o quien haga sus veces, pagarle a la trabajadora todos los valores que le haya descontado de su salario como deducción ilegal por el valor de elementos o dineros extraviados en su lugar de labor. La Corte le fijó 48 horas, tras la notificación de la providencia, para cumplir con la sentencia. mil pesos, hicieron que la máxima instancia de lo constitucional frenara una empresa privada. 14

Siga bajando para encontrar más contenido