Del manejo del estrés también depende el control de la diabetes

El estrés por sí solo ya es causa de problemas de salud: dolores de cabeza, cuello y espalda; colon irritable y, ahora, se considera uno de los factores de riesgo de la diabetes.

POR:
noviembre 14 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-14

Muchas de las personas que son diagnosticadas con la enfermedad llegan en un alto grado de estrés a la consulta. Según Jorge Guerrero Sandoval, médico diabetólogo de la Universidad de Caldas y Director del Centro Educativo Diabetes al Instante en Bogotá, “el estrés es una agresión al individuo y aún cuando no esté marcado genéticamente para padecer diabetes, si está constantemente expuesto a una situación de tensión, sumada a otros factores de riesgo como inactividad física y mala alimentación, la patología se puede desencadenar”. Pasado el estrés es posible que la persona tenga control más estable de los niveles de glucosa, pero el daño ya está hecho y si reincide en una situación de tensión, esto lo descompensa y ahí es cuando aparece un nuevo tipo de estrés: el causado por la enfermedad misma. Para empezar, está el hecho de saber que se padece diabetes, que es el primer motivo de angustia y preocupación, ya que es una enfermedad que afecta la calidad de vida. Y aquí el apoyo es fundamental, ya que en ocasiones puede convertirse en un segundo motivo de estrés para el paciente con diabetes. “Una familia desinformada es caótica. Orientar en qué es la enfermedad, los cuidados que debe tener, lo que hay que evitar, lo que hay que fortalecer, los cambios en los hábitos, es fundamental no solo para mejorar la condición del individuo, sino también para prevenir la aparición de diabetes en quienes lo acompañan”, afirma Guerrero. En ocasiones, los familiares o inclusive los amigos de un paciente que asumen el papel de ‘guardianes’ y controlan los hábitos alimenticios de su ser querido y la actividad física que realiza, lo hacen sentir molesto e incómodo, ya que entran a vigilar qué debe y qué no debe comer y critican el nivel de ejercicio que practica. Otro tipo de estrés que se presenta en los diabéticos es la verdadera falta de control de los niveles de azúcar en la sangre. Según Guerrero “una persona puede seguir todas las prescripciones que le hacen, es decir, tomar los medicamentos a las horas y en las dosis apropiadas, seguir un programa alimentario y de ejercicio y, sin embargo, continúa presentando fluctuaciones de azúcar en la sangre, esto genera un sentimiento de frustración”. Así es como surge la apatía y la depresión. “Muchas personas diabéticas se estresan por las constantes advertencias sobre cómo vivir con la diabetes, por el miedo que tienen al futuro con la enfermedad y la perspectiva de presentar complicaciones físicas. Quienes sufren de esta afección quieren ser “normales, como todo el mundo”, pero su intención interfiere con ese sentido de normalidad”, añade. ¿Qué hacer? Primero hay que tomar medidas para llevar la vida con tranquilidad y saber que la enfermedad se puede manejar. El autocontrol le permite al paciente hacer su propio examen con el uso de glucómetros, inventados hace más de 35 años. Un glucómetro es un instrumento de medición útil tanto para pacientes como para médicos, que indica de manera fácil y rápida cómo están los niveles de azúcar en la sangre (glucosa). Son equipos tan sencillos que hasta un niño puede usarlos, sostiene Ana Claudia Álvarez, de la División Diabetes Care de Bayer. Así mismo, de acuerdo con Guerrero, otras recomendaciones para que pacientes y familiares vivan libres de estrés , es buscar fórmulas para controlarlo (gimnasia, yoga), así como aprender a poner las inyecciones de insulina y asistir a los programas de instrucción sobre el cuidado de la diabetes.

Siga bajando para encontrar más contenido