Maquinaria CaseIH regresa con nueva fuerza al país

Desde ayer, la compañía Imecol es la nueva distribuidora de esta marca de tractores, que busca posicionarse en el mercado nacional.

Pablo Berretti, gerente comercial, Luis Felipe Gaviria, gerente de Imecol, y Lucas Magnasco, gerente comercial América (CaseIH).

Archivo Particular

Pablo Berretti, gerente comercial, Luis Felipe Gaviria, gerente de Imecol, y Lucas Magnasco, gerente comercial América (CaseIH).

POR:
enero 24 de 2014 - 12:44 a.m.
2014-01-24

Por lo menos tres millones de dólares está invirtiendo la empresa colombiana Imecol para montar su red nacional de distribución y servicio posventa de los tractores de la marca CaseIH.

El anuncio lo hizo Pablo Berretti, gerente comercial para Latinoamérica de CaseIH. Ayer –precisamente– se hizo el lanzamiento oficial del negocio, en la sede de Imecol en Palmira (Valle).

¿La región es un buen punto para los intereses de CaseIH?

Si nos vamos de lo general a lo particular, es evidente una mayor demanda de alimentos y energía.

Hay dos regiones en las que se puede crecer mucho: África y Latinoamérica, donde puede crecer en cantidad de tierras disponibles para explotar. Colombia es uno de estos países, junto con Perú.

¿Dónde queda Colombia?

Es atractiva para todo el mundo, porque estas tierras tienen, como decimos, ‘ el ADN de CaseIH’, similar a lo que nos pasó hace más de 15 años en el Matto Grosso, en El Cerrado brasilero, donde con maquinaria de alta tecnología y gente capacitada comenzó la explotación agrícola.

¿Algunas zonas dentro del país?

Tenemos el foco puesto en todas las actividades agropecuarias que requieran mecanización y en todos los sitios del país.

Nos interesa la Altillanura, los crecimientos que están dándose en palma aceitera, ganadería en la zona del Caquetá, la papa en el altiplano del sur del país y arroz en la zona central, entre otras.

¿Tiene la infraestructura y la posibilidad de atender todo el mercado que se propone?

En unos siete u ocho meses tendremos montada toda nuestra infraestructura de comercialización y servicio posventa.

Estaremos en cada población agrícolamente estratégica.

Por ahora iremos a ciudades como Montería, Valledupar, Cúcuta, Barranquilla, Palmira, Ipiales, Puerto López, Yopal y Bogotá. Además, instalaremos varios centros de servicios.

¿En cuánto están valoradas estas inversiones?

Suman unos 3,5 millones de dólares en infraestructura y otra cifra en los inventarios, como maquinaria, equipos y repuestos.

El reto es grande, pero a nuestro favor conocemos el negocio y la comercialización.

¿Cómo será la oferta?

Fuimos reconocidos hasta hace poco como marca de fierros grandes. Ofrecemos tractores desde los 45 hasta los 550 caballos de potencia, tanto rígidos como articulados.

Además, la oferta de cosechadoras de granos que van desde los 20 hasta los 45 pies de corte, todas axiales.

Tenemos máquinas para algodón, café y caña de azúcar, entre otros.

Así las cosas, la marca llega con el mejor portafolio de productos para Colombia.

Además, manejamos sistemas de ‘tracking’ para desarrollar la agricultura de precisión.

¿Desde hace cuánto repensaron a Colombia?

Desde hace dos años comenzamos a hacer la tarea en casa, alistando nuestros inventarios de los que íbamos a ofrecer en este país.

Fuimos madurando la idea y por eso escogimos Imecol, para que juegue en toda la cancha, es decir, que pueda involucrarse en todos los negocios agrícolas del país.

Frente a talanqueras como los temas de tierras, ¿cómo visualizan el negocio?

Como extranjero, considero que es un tema pendiente desde hace mucho tiempo, que no solo tiene que ver con el tema de la propiedad, sino también con otros temas como derechos humanos, derechos civiles y derechos humanos.

No sé qué tan rápido pueda resolverse; pero desde CaseIH, con nuestros negocios, estamos convencidos y le apostamos al desarrollo de este país.

Hemos sido una de las pocas empresas extranjeras que ha creído en este tema del desarrollo agropecuario en Colombia.

Previamente, por ejemplo, hemos acompañado dos ciclos de cosecha, con los procesos de mecanización a los empresarios de la altillanura.

LAS METAS EN EL MERCADO

Por lo menos el 8 por ciento del mercado de tractores es la meta trazada por Imecol en su primer año de entrada al mercado nacional.

Es decir, que de las 1.800 unidades que anualmente se venden en el país, por lo menos 150 serían de la marca CaseIH.

Así, en el mercado colombiano iría casi de la mano con las ventas de New Holland, una marca del grupo Fiat, del que hace parte también CaseIH, pero que ‘en la calle’ son competencia.

Para el 2015, la meta es tener el 10 por ciento del mercado, calculado en unos 200 tractores, teniendo en cuenta las cifras de venta del 2012, las disponibles.

Por su parte, las ventas esperadas de cosechadoras de grano serían unas 8, algo así como el 16 por ciento del mercado, unas 50 máquinas anuales.

Incluyen máquinas de grano fino (soya, trigo) y grueso (maíz), lo mismo que cosechadoras de caña.

Juan C. Domínguez

Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido