El mar se está comiendo a Tierrabomba en Cartagena

Redacción Vida de Hoy Tierrabomba es una de las 28 islas que rodean a Cartagena. Está habitada por pescadores amables, muchos de los cuales amanecen escuchando los discursos radiales de una docena de pastores evangélicos. Su territorio es una montaña de no más de 400 metros de altura sobre el nivel del mar que rompe el horizonte en la zona de El Laguito.

POR:
noviembre 21 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-21

Pero dentro de poco, un 30 por ciento de su territorio podría estar cubierto de agua. Esto ya le ocurrió al planchón donde los 2.000 habitantes del corregimiento bailaban durante las fiestas patronales y a la cancha de fútbol, que también sirve para jugar béisbol. La erosión se ha comido al menos 200 metros cuadrados de suelo, ha destruido 20 casas –las últimas tres el año pasado en octubre– y hay otras 80 en peligro. También amenaza con llevarse el cementerio, un poste que sostiene el servicio de energía y el tanque en el que la comunidad almacena las aguas lluvias. En Tierrabomba no hay acueducto y mucho menos alcantarillado. Hace dos años el mar destruyó un aljibe, construido en la época de La Colonia, donde la comunidad guardaba 180 litros de agua potable. Para Mario Morales, presidente de la Junta de Acción Comunal de la isla, este problema es como si parte del territorio tuviera un cáncer terminal. Según un estudio contratado por la Alcaldía y que fue ejecutado por la Facultad de Ciencias e Ingeniería de la Universidad de Cartagena, en algunos sectores, como en el centro y el sur, la erosión carcome medio metro de terrenos al año. En otros, como en la parte central, avanza más de siete metros al año. Todo porque la marea impacta frontalmente el territorio insular, impulsada por los vientos alisios. Estos, según el Ideam, avanzan en esta zona del Caribe a velocidades entre los 7 y 10 metros por segundo. La investigación de la Universidad sugiere como solución la construcción de 25 rompeolas o espolones que deben quedar instalados a profundidades entre los 2 y 3 metros para frenar el oleaje. Esto debería completarse con rellenos de arena. La obra cuesta 13.823 millones de pesos, y como siempre, será la justicia la que ordene su ejecución.

Siga bajando para encontrar más contenido