Las maravillas de las lociones con retinol Protección y buenos hábitos, los aliados de una piel sana

Las maravillas de las lociones con retinol Protección y buenos hábitos, los aliados de una piel sana

POR:
enero 30 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-30

Un estudio reciente de la Universidad de Michigan (Estados Unidos) concluyó que a largo plazo las lociones que contienen retinol o ácido retinoico (vitamina A) mejoran significativamente la apariencia de la piel que resulta arrugada por el proceso normal de envejecimiento y la exposición al sol. De acuerdo con los investigadores, cuyas conclusiones se publicaron en Archives of Dermatology, en general las irregularidades cutáneas se redujeron de manera significativa con el uso de esta sustancia en las pieles en que las lociones fueron probadas. Los productos antiedad se promocionan a partir de sus ingredientes. La evidencia científica que soporta sus beneficios aún es incompleta. Ácido alfalipoico: reduciría asperezas y arrugas. Antioxidantes: neutralizan los radicales libres que aceleran el envejecimiento, y aumentan el riesgo de cáncer. Coenzima Q10: este antioxidante reduciría arrugas y protegería la piel de los rayos ultravioleta (UVA). Dimetilaminoetanol: neurotransmisor producido en el cerebro; incrementaría tono de cuello, cara y párpados. Genisteína: derivado de la soya y antioxidante; inhibe los daños de los UVA. Té verde: antioxidante y agente antiinflamatorio; podría inhibir los daños causados por los rayos. Las sustancias que se producen en el cuerpo y las plantas; repararían heridas y mejorarían daño causado por el sol. Kinetina: factor de crecimiento vegetal y antioxidante que reduciría la textura demasiado lisa de la piel. Péptidos: contribuirían con la producción de colágeno y elastina y otros efectos benéficos sobre la piel. Vitamina A: contiene retinol; reduce el fotodaño e incrementa el colágeno. Vitamina C: preparada para uso tópico serviría para reducir arrugas y mejorar la textura y tono. FUENTE: ESCUELA DE MEDICINA, U. DE HARVARD. REDACCIÓN SALUD Si es de los que fuma con frecuencia, trasnocha más de la cuenta y se expone al sol sin la más mínima precaución, su piel reflejará, tarde o temprano, estos descuidos y excesos. Por eso no es exageración afirmar que dependiendo del estilo de vida que cada persona lleve, la piel puede envejecer rápido o lentamente. Algunos, conscientes de que la piel sufre cambios con el paso del tiempo, recurren al uso de cremas para tratar de ocultar o minimizar signos como las arrugas, las manchas y los cambios de tonalidad. El punto, advierten los especialistas, es que el cuidado va más allá de la aplicación de productos comerciales, pues se trata de llevar ciertas rutinas básicas que ayudan a mantener un cutis sano. Lo primero que la piel agradecerá será que le hagan una adecuada limpieza, rutina que hay que realizar a diario. Si tiene mucha grasa y se limpia con jabones que resecan, el cuerpo se defenderá produciendo más grasa; esto es contraproducente. Lo aconsejable es hacerlo suavemente con agua y jabón una sola vez al día; por las noches pueden usarse lociones de acetato de aluminio, que no engrasan ni resecan. Los jabones más recomendados son los de avena. Tenga en cuenta que los muy perfumados contienen alcohol, que puede irritar, y los antibacteriales pueden alterar el equilibrio de la piel. Además de la limpieza, la hidratación es clave y las personas con pieles secas deben usar productos que contengan ácido hialurónico, lactato de amonio o urea en concentraciones al 5 y al 8 por ciento. Si la piel es grasosa lo conveniente es usar productos en lociones o geles, no en cremas. El último paso consiste en aprender a nutrirla, y eso se logra desde adentro, es decir, con una dieta balanceada, que incluya proteínas, carbohidratos y dosis generosas de frutas y verduras, que contienen vitaminas. ASESORÍA: IVÁN PÉREZ HADED, DERMATÓLOGO. Fotolia Los dermatólogos aseguran que también es necesaria una exposición moderada, y con la debida protección, al sol; pues el cuerpo lo requiere para poder metabolizar la vitamina D, que ayuda a fortalecer los huesos. La pregunta es cómo recibir el sol de forma adecuada y cómo protegerla. Pues bien, la clave está en no abusar del sol. A la piel hay que defenderla de los rayos UVA. La norma es sencilla: mientras haya luz de día (aun en jornadas sin sol o en los atardeceres) hay que usar protector solar. Todas las personas (incluso si su tono es oscuro) deben hacerlo. Protección de los rayos UVA Fotolia En general no, pero hay que evitar el uso de bases gruesas, que pueden tapar los folículos pilosos y causar acné, y los productos demasiado perfuma- dos, que pueden provocar reacciones alérgicas. ¿ES MALO EL MAQUILLAJE?

Siga bajando para encontrar más contenido