Marcha antiglobalización en Washington derivó en hechos de violencia con vidrieras destrozadas

Las protestas ocurrieron a pocas horas de la apertura de la asamblea del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BM), este sábado en la capital estadounidense.

POR:
octubre 23 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-10-23

Una multitud con pancartas contra las políticas de los dos grandes organismos financieros internacionales marcharon a última hora del viernes primero pacíficamente, pero luego la protesta se tornó violenta cuando la Policía irrumpió con máscaras y  bastones ordenando a los manifestantes dispersarse, según reportes de prensa.

El portavoz policial Quentin Peterson dijo a la AFP que una joven mujer fue llevada al hospital con una herida en la frente tras ser golpeada en la cara con un ladrillo. La televisión local reportó que dos tiendas de ropa fueron atacadas y sus vitrinas destrozadas.

Los manifestantes se dirigieron hacia el oeste, a una zona comercial del barrio de Georgetown, dado que no lograron acercarse al centro de la ciudad, debido a la férrea seguridad que rodeaba las sedes del FMI y del BM, donde los ministros de finanzas de todo el mundo se reúnen este fin de semana.

El grupo activista que convocó a la protesta, October Rebellion (Rebelión de octubre), detalló en su sitio web sus quejas contra el FMI y el Banco Mundial, a los que acusa de dañar a los pobres con sus políticas "neoliberales".

Criticas a falta de supervisión del FMI a crisis hipotecaria

En tanto, el grupo de los principales países en desarrollo (G24), del que forman parte siete países latinoamericanos, reprocharon el viernes al FMI el no haber prevenido la crisis del mercado hipotecario en Estados Unidos, por la parcialidad con la que trata a los países más ricos respecto a los otros.

"Los ministros del G24 destacamos la necesidad de asegurar que el Fondo ejerza su función de supervisión de las economías de los países miembros en forma imparcial", declaró en rueda de prensa el viceministro argentino de Economía, Oscar Tangelson, cuyo país preside actualmente dicho grupo.

"Hasta ahora, el Fondo ha puesto más celo en supervisar nuestras economías que las de los países más avanzados, cuyas vulnerabilidades pueden tener, como lo demuestra esta crisis reciente y actual, consecuencias sobre el conjunto del sistema financiero internacional", añadió, tras la reunión del G24 previa a la reunión anual de los organismos financieros.

El viceministro argentino aludió implícitamente a la reciente crisis en el sector del mercado hipotecario de alto riesgo en Estados Unidos, que forzó la institución financiera a revisar a la baja sus previsiones de crecimiento para la economía mundial.

Los siete países latinoamericanos miembros del G24 son: Argentina, Brasil, Colombia, Guatemala, México, Perú y Venezuela.

Washington
Con información de AFP

Siga bajando para encontrar más contenido