Marcha por la dignidad de los colombianos en la frontera

Cientos de compatriotas caminaron en solidaridad con los expulsados de ese país.

La caminata tenía como fin reclamar pacíficamente por la dignidad y el respeto a los colombianos afectados por la decisión del G

Archivo particular

La caminata tenía como fin reclamar pacíficamente por la dignidad y el respeto a los colombianos afectados por la decisión del G

Finanzas
POR:
septiembre 06 de 2015 - 07:49 p.m.
2015-09-06

Centenares de colombianos habitantes de la zona de frontera con Venezuela se sumaron la mañana de este domingo a una marcha cívica para reclamar por la dignidad y el respeto a los colombianos.

La movilización, que fue convocada por la Academia de Historia de Norte de Santander con el apoyo de las autoridades locales y los gremios de ese departamento, se hizo como un gesto solidario con los miles de connacionales que sufrieron los atropellos de las autoridades del vecino país en medio de expulsiones masivas generadas en las últimas semanas desde ese territorio.

Con camisetas blancas y pancartas, los participantes recorrieron dos kilómetros desde el Templo Histórico de Villa del Rosario hasta el puente internacional Simón Bolívar, que comunica con la población venezolana de San Antonio.

Iván Vila Casado, director de la Academia de Historia de esa región, señaló que nada justifica el cierre de la frontera ya que el bloqueo es algo “históricamente absurdo”.

Añadió que con la marcha también se buscó expresar la unión que existe con la población venezolana con la que siempre se ha mantenido una estrecha relación y que “ahora el régimen de turno quiere romper, socavando la amistad que siempre ha existido”.

El obispo de la Diócesis de Cúcuta, monseñor Víctor Manuel Ochoa, hizo un llamado para que se genere un desarme verbal que no contribuye al vínculo que inevitablemente mantendrán ambas naciones cercanas territorialmente.

“Venezuela va a estar siempre al lado, será nuestro vecino. Creo que es el momento del desarme de la violencia, el desarme verbal, el desarme de situaciones que a nosotros en nada nos convienen y no son útiles para el proceso de paz y reconciliación que se avecinan”, añadió el líder de la iglesia Católica.

Para Luis Humberto Castro, un cucuteño que asistió a la marcha, es incompresible la actitud del presidente Nicolás Maduro en contra de los colombianos. “No entendemos porqué agarró esa intriga contra nosotros”, dijo.

Entre tanto, Omaira Castiblanco, una colombiana de 50 años, esposa y madre de ciudadanos venezolanos, no pudo evitar las lágrimas mientras caminaba con rumbo al puente internacional Simón Bolívar. La mujer manifestó que “frente a los que quieren sembrar odio entre dos pueblos hermanos, hay que resistir”.

Jaime Buenahora, representante de los colombianos en el exterior en la Cámara, señaló que el drama de los colombianos por las acciones del gobierno venezolano no solo se refleja en quienes han llegado expulsados sino en todos los nacionales que aún continúan en ese país.

“La persecución y la violación de derechos a los compatriotas en ese país es una realidad. En Venezuela cada vez que hay problemas internos se acelera la xenofobia contra el pueblo colombiano”, dijo el Congresista.

El Gobierno colombiano ha calificado la situación que presenta la zona de frontera por la llegada de miles de colombianos expulsados como una “crisis humanitaria", al igual que ha pedido a su similar de Venezuela que se respeten los derechos de sus ciudadanos en ese territorio.

CAROLINA RINCÓN RAMÍREZ
CÚCUTA