En marcha, plan para reducir consumo energético

Con el fin de contribuir a mitigar el efecto invernadero, las autoridades del sector energético trabajan en varias iniciativas para disminuir el consumo de electricidad en los hogares, las empresas y en el espacio público.

POR:
mayo 11 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-05-11

Para eso, el Ministerio de Minas y Energía expidió inicialmente la Resolución 181331 de agosto 6 de 2009, con la que se adoptaba el Reglamento Técnico de Iluminación y Alumbrado Público (Retilap), que entraría en vigencia el 20 de febrero del 2010; pero la Resolución 182544 del 29 de diciembre del 2010 la aplazó. Entre las razones que llevaron al Gobierno para prorrogar su entrada en vigencia estuvo el hecho de ofrecerles a los colombianos un paliativo para que no incurrieran en un gasto adicional, máxime cuando muchas familias se han visto afectadas, en los últimos meses, por el invierno. "Además, con las condiciones y recursos que tiene la Superintendencia de Industria y Comercio, era difícil que vigilara en un ciento por ciento el cumplimiento de la medida en todo el país", señala Andrés Taboada, director de Energía del Ministerio de Minas. Según esta norma, el uso de bombillas incandescentes para la iluminación doméstica tendrá varias etapas para su sustitución: hasta el 30 de junio del 2011, en el mercado se venderán lámparas de potencia menor o igual a 150 vatios (W); hasta el 31 de diciembre, las que tienen potencia menor o igual a 75 W; y hasta el 31 de diciembre del 2013, las unidades con potencia menor o igual a 60 W. Del mismo modo, determina que las eficiencias lumínicas de estas fuentes que no podrán ser menores de 12,5 lúmenes por vatio (lm/W) para focos de tensiones menores a 130 voltios y no menor de 11 lm/W para los que tienen tensiones mayores; y la vida útil de estas farolas no podrá ser menor de mil horas. Además, el objeto de este reglamento es establecer los requisitos y medidas que deben cumplir los sistemas de iluminación y alumbrado público tendientes a garantizar los niveles y calidades de la energía lumínica requerida en la actividad visual, la seguridad en el abastecimiento energético, la protección del consumidor y en especial la preservación del medio ambiente de las emisiones de CO2. - Incentivos para apoyar el cambio de focos. Algunas entidades de energía, con el fin de desarrollar este programa, tienen convenios con productores y comercializadores de bombillas ahorradoras de energía. Un caso es el de la Empresa Electrificadora del Meta S.A. E.S.P. (Emsa) que tiene vigente un acuerdo con Almacenes Rayco para financiarles paquetes de bombillos ahorradores a los clientes. "Rayco nos reporta ventas de 60 paquetes (de 5 bombillos cada uno) por mes. Pero a esto habría que sumarle lo expendido por los demás almacenes de cadena", dice Víctor Rivera Díaz, gerente general de Emsa E.S.P. Esta alianza se acompaña con campañas que motivan a la gente a realizar el cambio de lámparas incandescentes por ahorradoras de energía.HELGON

Siga bajando para encontrar más contenido