¿Puede la marihuana ser considerada una medicina?

¿Puede la marihuana ser considerada una medicina?

POR:
enero 22 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-22

  Charlene DeGidio nunca fumó marihuana en los años 60. Hace un año, sin embargo, luego que medicamentos no lograran aliviar el dolor en sus piernas y pies, un doctor le sugirió que probara la hierba.

DeGidio, una jubilada de 69 años de Adna, estado de Washington, compró dulces que contenían marihuana. Esto le redujo su dolor neuropático, cuya causa no había podido ser establecida, cuenta.

Ahora, DeGidio, que había probado sin éxito otras medicinas, consume barras de menta con una pizca de marihuana antes de dormir. También guarda una bolsa en su nevera y les ha advertido a sus nietos que no la toquen.

La ex trabajadora social dice que no consume la droga durante el día porque no quiere sentirse desorientada.

Para muchos pacientes como DeGidio, se está volviendo más fácil tener acceso a la marihuana para uso médico en Estados Unidos.

El Departamento de Justicia de ese país ha indicado que, en general, no procesará a personas enfermas bajo el cuidado de doctores cuyo uso de la hierba cumple con las leyes estatales.

Nueva Jersey se convertirá en el decimocuarto estado que permitirá el uso terapéutico de marihuana. California fue el primero en legalizarlo en 1996 y otros estados como Illinois y Nueva York están considerando nuevas leyes.

Pese a que el panorama legal se aclara para los pacientes, el contexto médico sigue siendo confuso, en gran parte debido a los limitados estudios científicos. Un reciente análisis de la Asociación Médica Estadounidense halló menos de 20 pruebas clínicas controladas aleatorias de marihuana fumada para todo tipo de posibles usos. Estas involucraron unas 300 personas en total, muy por debajo del número requerido normalmente para que un fármaco pueda ser comercializado en EE.UU.

Los doctores dicen que los estudios que se han llevado a cabo sugieren que la marihuana puede ayudar a controlar dolores neuropáticos, estimular el apetito y tratar la nausea, por ejemplo en personas con cáncer que están bajo un tratamiento de quimioterapia. "La evidencia está creciendo" para esos usos, dice Igor Grant, director del Centro de Investigación del Cannabis Medicinal de la Universidad de California en San Diego.

Sin embargo, para otras condiciones para las cuales se ha considerado el uso de marihuana, como la epilepsia y enfermedades inmunológicas como el lupus, hay escasa evidencia e investigaciones inconclusas sobre la efectividad de la hierba. La marihuana también ha sido ligada a efectos secundarios, incluyendo la aceleración de los latidos del corazón, pérdida de memoria a corto plazo y, al menos en algunos casos, ansiedad y experiencias psicóticas como alucinaciones.

Glenn Osaki, un consultor tecnológico de 51 años de Pleasanton, California, dice que fuma marihuana para contrarrestar las náuseas y dolores. En 2005 le diagnosticaron un cáncer de colon avanzado. Le extirparon todo el órgano, lo que le genera problemas digestivos, y sufre dolores neuropáticos en sus manos y pies por la quimioterapia. Cuenta que fumar marihuana es más efectivo y rápido que los remedios recetados que probó, incluida una versión sintética del ingrediente más activo de la hierba, conocido como tetrahidrocannabinol o THC.

La relativa escasez de investigaciones que apoyan el uso de la marihuana medicinal plantea desafíos prácticos para doctores y pacientes que desean considerarla como una alternativa terapéutica. A menudo no se sabe con claridad cuándo, o si podría ser más efectiva que los medicamentos tradicionales en ciertas personas. A diferencia de las medicinas recetadas, no viene en dosis establecidas.

"No sé qué recomendarles a los pacientes sobre cuánta y dónde obtenerla", explica Scott Fishman, jefe de la clínica del dolor de la facultad de medicina de la Universidad de California, en Davis.

El consumo de marihuana a largo plazo puede provocar una dependencia, aunque no es tan adictiva como la nicotina o el alcohol, señala Margaret Haney, una profesora de la facultad de medicina de la Universidad de Columbia. La marihuana fumada también podría causar irritación pulmonar, pero un estudio de 2006 publicado en la revista Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention no halló vínculos con el cáncer de pulmón.

Cómo la hierba afecta el cerebro

El THC, un ingrediente clave en la marihuana, se sujeta a receptores cannabinoides a través del cuerpo. Varias áreas del cerebro tienen altas densidades de estos receptores, lo que ayuda a explicar los diferentes efectos de la droga.


Fuentes: Igor Grant, Centro de Investigación del Cannabis Medicinal de la Universidad de California; investigación de WSJ

 

 Áreas con altas concentraciones de receptores cannabinoides:

 

 

 Áreas con altas concentraciones de receptores cannabinoides:

 

Corteza cerebral
 

 Juega un rol en la memoria, el pensamiento, el conocimiento perceptivo y la conciencia

 

 

 Conciencia alterada; distorsiones perceptivas; deterioro de la memoria; delirios ocasionales y alucinaciones

 

Hipotálamo

 Gobierna procesos metabólicos como el apetito

 

 

 Aumento del apetito

 

Tronco encefálico

Controla muchas funciones básicas la excitación, el reflejo del vómito, la presión sanguínea y el ritmo cardíaco
 

 También juega un papel en la sensación del dolor, el tono muscular y el movimiento

 

 

 

 

Alivio de náuseas; ritmo cardíaco acelerado; presión sanguínea más baja; somnolencia

 

Reducción de dolores; reduce espasmos; reducción de temblores

 

Hipocampo

 

 Es clave para la memoria y los recuerdos

 

 

 Deterioro de la memoria

 

Cerebelo
 

Gobierna la coordinación y el control muscular

 

 



Reduce espasmos; deterioro en la coordinación

 

 Amígdala

 Juega un rol en las emociones

 

 

Ansiedad y pánico en algunos casos; reducción de ansiedad y bloqueo de memorias traumáticas en otros casos; reducción de hostilidad

 

Siga bajando para encontrar más contenido