Entre mayo y junio se ‘esfumaron’ más de $2 billones de los fondos

Con mucho asombro y más desconcierto aún, los afiliados a los fondos privados de pensiones comenzaron a recibir los extractos correspondientes a sus cuentas de pensiones (obligatorias y/o voluntarias) y cesantías, con cierre al mes de junio del 2006.(VER GRAFICOS)

POR:
agosto 31 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-31

Como por arte de magia, los más de 11 millones de afiliados que tienen hoy las AFP están constatando una caída en sus saldos, entre lo que tenían en el mes de abril y lo que las Administradoras de los Fondos están reportando para el 30 de junio. Esto no es otra cosa que el golpe de la abrupta caída en la rentabilidad que sufrieron los portafolios de inversión, entre mayo y junio, por la desvalorización de los títulos de deuda TES y las acciones en la bolsa. La Superintendencia Financiera divulgó ayer el reporte correspondiente al primer semestre del 2006, de los fondos privados de pensiones y cesantías. De acuerdo con este balance, los fondos de pensiones obligatorias que tenían al 30 de abril de 2006 ahorros por 39,2 billones de pesos, bajaron a 36,9 billones de pesos, al 30 de junio pasado. Como quien dice se esfumaron más de dos billones de pesos en dos meses, solo en los fondos obligatorios. Hay que agregarle las pensiones voluntarias y las cesantías. Según la Superfinanciera los rendimientos en el mes de mayo fueron negativos en 1,5 billones de pesos y en junio de otro tanto ( -1,4 billones de pesos) para las pensiones obligatorias. En cesantías los rendimientos negativos en los dos meses ascendieron a -283.000 millones de pesos. El valor total de los fondos de pensiones voluntarias alcanzó al 30 de junio del 2006 la suma de 7,5 billones de pesos, un 5,9 por ciento inferior al valor registrado al 31 de mayo. Esta caída en los fondos privados, se debe a lo sucedido entre mayo y junio con los precios de los principales títulos que se transan en el mercado de capitales que sufrieron una de sus desvalorizaciones más profundas, lo que generó pérdidas millonarias para los inversionistas. Las pérdidas más grandes se dieron entre los inversionistas institucionales, encabezados por los bancos, las compañías de seguros y por supuesto los fondos privados. En el caso de los fondos de pensiones, hay que anotar que la inversión en títulos de deuda pública (TES) sigue siendo la más significativa. De hecho, al 30 de junio de 2006 dicha inversión representaba el 47,3 por ciento del valor del total del portafolio. En los fondos voluntarios la concentración en TES es menor: los títulos de deuda pública participan con el 27,9 por ciento. Y en cesantías es todavía menor. El asunto es que en el segundo trimestre se presentó una fuerte escalada alcista en las tasas de interés de esos papeles oficiales que se reflejó en el desplome de los precios. Los TES más líquidos del mercado, que vencen en julio del 2020 arrancaron el año con una alta valorización, al punto que su tasa de interés -que arrancó el año en 9,07 por ciento- alcanzó a bajar hasta el 7,08 por ciento el 28 de febrero, es decir, en plena 'bonanza' del mercado. Allí ganaron todos. Sin embargo, las cosas comenzaron a cambiar en abril con una tendencia alcista en las tasas hasta que en su peor momento llegaron al 11,7 por ciento el 28 de junio. Esto se reflejó en pérdidas muy grandes para los inversionistas que, sin embargo, en los últimos dos meses han recuperado terreno. Ayer, los TES de julio del 2020 cerraron con una tasa de 9,49 por ciento efectivo anual. Por el lado de las acciones, la situación fue similar entre mayo y junio. El año arrancó con fuertes ganancias para luego entrar al trimestre de pérdidas. Hoy, el mercado muestra una recuperación importante. El Indice General de la Bolsa de Colombia (Igbc) abrió el año en 9.318,98 puntos y en su mejor momento subió hasta los 11.433,25 puntos, el 27 de enero. En medio de la crisis, el Igbc alcanzó a caer a 6.160,25 puntos el 13 de junio. Ayer cerró en 9.523,50 puntos. LA RECUPERACIÓN ¿Qué pueden hacer los afiliados a los fondos? Tener paciencia y no acudir de manera desesperada a retirar sus dineros. Es lo que aconsejan las AFP. En el caso de los fondos de pensiones obligatorias, como se trata de dineros que los afiliados no están retirando, son de largo plazo, la recuperación viene por sí misma. De hecho en julio y agosto con la mejora del mercado, comenzó ya a revertirse la situación. En los próximos extractos notarán la recuperación. En cesantías y pensiones voluntarias los afiliados no tienen otra, que esperar. Con retirar los ahorros en momentos de caída lo único que se consigue es realizar la pérdida. En la práctica, en cesantías muchos afiliados sí han perdido plata, dado que hacer retiros de estos fondos es mucho más sencillo. Algo similar sucede con los ahorros en los fondos de pensiones voluntarias.

Siga bajando para encontrar más contenido