La mayoría de departamentos no tienen con qué comprar empresas electrificadoras

Santander y, si a caso, Cundinamarca, son los únicos que se les medirían a adquirir las acciones, pues los demás admitieron que no cuentan con los recursos necesarios.

POR:
mayo 05 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-05

El gobernador del Meta, Darío Vásquez, sostuvo que el gobierno seccional no está interesado, ni tampoco tiene los recursos para adquirir más acciones en la Eletrificadora del Meta (Emsa), con el fin de aumentar el 26,1 por ciento que actualmente posee en la propiedad de la entidad.

"Si tenemos dificultades económicas para cumplir con la inversión social", comenta el mandatario.

Algo similar ocurre con Boyacá, donde su gobernador, José Rozo Millán, explicó que él prefiere que ese dinero que se obtenga por la venta se invierta en las respectivas regiones y eso es lo que está por definirse. Para el mandatario tampoco hay claridad en quién hará esas inversiones, si la Nación o los departamentos.

En Norte de Santander, el mandatario Wílliam Villamizar Laguado admitió que le gustaría adquirir la mayor cantidad de acciones de Centrales Eléctricas (Cens), pero que en este momento no está en condiciones económicas de hacerlo. Norte dispone del 8 por ciento de la propiedad, la cual va a seguir conservando.

A pesar de la limitación económica, Villamizar considera que Cens es un buen negocio, pues el año pasado dejó utilidades por más de 20.000 millones de pesos y es una de las compañías con las menores pérdidas de energía.

Si bien no se ha tomado una decisión, el gobernador de Cundinamarca, Andrés González, no descarta la posibilidad de adquirir las acciones por lo atractivo que sería el negocio hacia el futuro.

El único que ya le dijo sí al negocio es Santander, donde su gobernador, Horacio Serpa, llegó a un acuerdo con el Gobierno para adquirir una buena parte del 78,99 por ciento de la empresa, que corresponde a la participación de la Nación.

La venta vuelve en pocas semanas

En pocas semanas la venta de las electrificadoras en las que tiene participación la Nación (Boyacá, Meta, Santander, Norte de Santander y Cundinamarca) vuelve a saltar al ruedo luego de sortear múltiples obstáculos judiciales por varias acciones populares en contra de la entrada de un socio privado a la propiedad.

Pero a diferencia de lo que ocurrió en la frustrada venta el año pasado, esta vez, el Gobierno cambió de estrategia para que los departamentos tuvieran la opción de adquirir acciones de las empresas -después del sector solidario- y de esta manera salirles al paso a las críticas de políticos regionales.

Siga bajando para encontrar más contenido