‘Me inclino por diferir un año el desmonte del 4 x 1.000’

“Los ingresos de este impuesto se utilizarán para apoyar el Pacto Nacional por el Agro. Esta es una situación extraordinaria que el país comparte. No vamos a cambiar las reglas de juego en materia tributaria”, explicó Mauricio Cárdenas.

Cárdenas no ve una súbita devauación del peso.

Archivo Portafolio.co

Cárdenas no ve una súbita devauación del peso.

POR:
septiembre 09 de 2013 - 05:19 a.m.
2013-09-09

En las cuentas del Gobierno y el Congreso no figuraba la necesidad de buscar fuentes adicionales de recursos para el próximo año, y mucho menos se pensaba en una minirreforma tributaria. Sobre el tema, Portafolio habló con el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas.

El sector agropecuario está pidiendo más presupuesto para el 2014. ¿Cuál ha sido la postura del Gobierno?
Ante las dificultades por las que atraviesan los campesinos colombianos, es necesario proponer soluciones extraordinarias. El presupuesto para el 2014 requiere más dinero para el agro y el desarrollo rural.

¿Quedó mal hecho el presupuesto inicialmente?
No. El presupuesto se hizo sobre la base de los recursos disponibles. Desde un comienzo dijimos que necesidades adicionales tendrían que discutirse en el Congreso. El presupuesto que presenta el gobierno es una propuesta que siempre sufre modificaciones en el Congreso, máxime si hay una situación grave y urgente que lo amerite.

¿Por qué sería necesario aumentar los ingresos?
Las cuentas claras y sanas son un pilar fundamental de nuestra economía. Si se adicionan gastos es necesario identificar nuevos ingresos.

¿Qué le dice a quienes le mencionan un aumento en el endeudamiento como posibilidad?
Ya no vivimos en el país en el que los problemas se resuelven con deuda para que los costos los asuman las futuras generaciones.
Mostrando seriedad y responsabilidad, este Gobierno introdujo la regla fiscal que le pone un tope al déficit. Esto nos ha permitido mejorar las calificaciones de riesgo y reducir las tasas de interés.

¿Por cuál opción se inclina para subir el recaudo?
No es el momento para subir impuestos o crear tributos. Diferir un año el desmonte del 4 x 1.000 es la mejor opción.
Algunos parlamentarios hablan de aplazar la venta de Isagen a cambio de darle luz verde a mayores recaudos. ¿Qué opina al respecto?
Nadie me ha hecho esa propuesta. Son dos temas diferentes.
Isagen se requiere para financiar la construcción de las autopistas de cuarta generación. Los ingresos del 4 x 1.000 se utilizarían para apoyar el Pacto Nacional por el Agro.
¿Buscar más recursos de esta manera no generaría incertidumbre sobre las reglas de juego tributarias?
No creo. No vamos a cambiar las reglas de juego. Ante una situación extraordinaria que todo el país comparte y entiende vamos a diferir un año el desmonte de un impuesto.
Han aumentado las críticas sobre la reglamentación de la pasada reforma tributaria. ¿Las considera válidas?
La reforma fue de fondo. La reglamentación ha requerido más de 30 decretos y aún faltan. Es un trabajo complejo en el que han participado los mejores expertos tributaristas del país. Es un proceso dinámico en el que hay que hacer ajustes. Esto hay que aceptarlo con pragmatismo y sin arrogancia. Por ejemplo, en el caso de la retención del CREE escuchamos la voz de muchos empresarios quienes nos dijeron que el sistema inicial era complejo y nos pidieron migrar a un sistema simplificado de autorretención. Lo hicimos. Para algunos es inestabilidad normativa. Para mi es capacidad de adaptación.

El giro en el panorama externo ha incidido en la tasa de cambio. ¿Le preocupa una devaluación súbita del peso?
Estamos en 1.950 pesos por dólar que es un buen nivel. Tanto así que fue el punto de referencia que nos pusimos a comienzo de año.
La excesiva devaluación no está entre mis preocupaciones en este momento. Por el contrario, la devaluación ha sido una buena noticia para el agro y la industria. No vemos que éste sea un proceso de “devaluación súbita del peso”. Ha sido una devaluación gradual y altamente conveniente.

Cambiando de tema ¿Cuál cree que es la factura que pagará la economía por cuenta de los paros recientes?
No hay duda que los paros tienen un costo en términos del ingreso y las actividades de millones de personas que se ven afectadas. Pero a juzgar por el bajo dato de inflación de agosto no hubo el desabastecimiento del que muchos hablaban.
Aun sin ese efecto, la reactivación se ve débil. ¿Está de acuerdo?
El mundo emergente se ha desacelerado. Esta es la nueva realidad global. A nosotros nos afecta por varios frentes, entre ellos nuestros vecinos y socios comerciales.
Considero que es necesario reforzar la demanda interna. La política monetaria es el mejor instrumento para ello.

 

 

Ricardo Ávila Pinto

 

Director de Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido