En Medellín pasaron de la ciencia ficción a la realidad

Cambiar los autos y motos convencionales por eléctricos y que el sistema masivo utilice convertidores catalíticos hace parte de los objetivos del programa transporte sostenible.

POR:
marzo 02 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-02

Si alguien le comenta que en Medellín están conectando los carros y las motos a una tomaeléctrica para que funcionen, en vez de llevarlos a una estación de gasolina para cargarlos con combustible, no es una broma.

Se trata de un proyecto que puso en marcha el Área Metropolitana del Valle de Aburrá y el cual es ejecutado por el Centro Nacional de Producción Más Limpia y Tecnologías Ambientales, para desarrollar un sistema de transporte sostenible en esta zona del país.

El lanzamiento de esta iniciativa fue la semana pasada en la capital antioqueña, con la puesta en funcionamiento del primer carro eléctrico, con el cual se harán las pruebas técnicas respectivas, para evaluar su funcionamiento y desempeño en las vías.

Se espera que tanto el auto de prueba como otros dos que llegarán en los próximos días entren en funcionamiento en tres meses para el servicio de la comunidad, al igual que las 8 motos eléctricas que se van adquirir.

"Con los vehículos y las motos buscaremos concienciar a la ciudadanía en que hay nuevas alternativas energéticas, para este tipo de vehículos, distintas a la gasolina", dice el director del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, Mauricio Faciolince Prada.

Además, los análisis técnicos que se harán servirán para conocer los efectos y beneficios económicos y ambientales, que ofrece este tipo de tecnología para la movilidad y el transporte en las áreas urbanas.

Sobre el uso que tendrán tanto estos vehículos como las motos, Faciolince dice, que dos carros van a funcionar como taxis turísticos y el otro ofrecerá servicios médicos, las motos se destinarán para realizar transporte de mensajería y servicios a domicilio en la capital antioqueña.

Las razones que llevaron al Área Metropolitana a incursionar en este tipo de alternativas, son los diversos estudios que han comprobado que esta tecnología reduce las emisiones de material particulado y gases efecto invernadero al suprimir el uso de combustibles fósiles.

Además, utilizar una fuente de energía cuatro veces más eficiente implica costos de mantenimiento casi nulos, son fáciles de conducir y de cargar y no producen ruido. Para analizar esta teoría, el proyecto busca identificar el tipo de automóviles y motos eléctricas ofrecidas en el mercado que sean los más adecuados para el contexto colombiano.

Cómo funcionarían

Es más, por eso trajimos la marca Reva de procedencia India que es de producción masiva y que lleva más de 6.000 unidades distribuidas en el mundo.

"Son medios de transporte que se recargan con cualquier cargador de 110 voltios en la casa o donde se encuentre el vehículo o la moto, por tanto, no se requiere de un sitio específico para ser alimentado con energía, como se pensaría", observa Faciolince.

Además, son máquinas que pueden operar entre 80 y 100 kilómetros sin necesidad de ser recargadas; por tanto, el propietario al llegar a la casa en la noche, con dos horas y media recarga el vehículo en un 80 por ciento, y con 8 horas, tiene una carga del ciento por ciento.

Convertidores catalíticos

Además de las motos y los carros, el proyecto contempla la traída de unos dispositivos que filtran gases y material particulado nocivos para el medio ambiente y la salud humana, los cuales pueden instalarse en el sistema de escape de buses, volquetas y camiones que funcionan con Diesel.

Gracias a su operación, es posible transformar componentes tóxicos, como el monóxido de carbono (CO) y gases como los óxidos de nitrógeno (NOx) e hidrocarburos inquemados (HC), en compuestos como nitrógeno (N2), dióxido de carbono (CO2) y vapor de agua.

El objetivo del proyecto es establecer las características técnicas que debe tener un convertidor para funcionar adecuadamente si se instala en los buses que transitan por el Área Metropolitana, según el tipo de carro, los recorridos y la oferta que existe de esta tecnología en el mercado.

Para lograr esto, se adquirirán 111 catalizadores, que llegarán en dos meses y medio, cuyo desempeño será evaluado inicialmente a partir de su instalación en 10 buses, lo cual permitirá hacer los ajustes necesarios antes de instalar las unidades restantes.

El plan que se tiene previsto es que estos dispositivos se instalen en los automotores más viejos que ruedan por las calles de Medellín y del Valle del Aburrá, en un plazo de tres meses, para evaluar su comportamiento.

Aspectos que evaluará

Tanto los vehículos eléctricos como los convertidores catalíticos serán sometidos a un análisis para revisar el cálculo de los impactos ambientales y se observarán las materias primas con las cuales fueron fabricados hasta su disposición final.

"Los resultados de este estudio permitirán, por ejemplo, comparar los impactos ambientales e identificar ventajas de los vehículos eléctricos frente a los convencionales, según las condiciones propias de esta región", explica Faciolince.

Además, se identificarán los impactos indirectos en el entorno y los aspectos que repercuten de manera nociva en la salud y el confort de las personas, como la contaminación atmosférica, el ruido, el cambio climático y la economía. También estimulará el mercado de vehículos eléctricos en la región.

Siga bajando para encontrar más contenido