‘A mediados de año se definiría financiación de vías 4G'

Clemente del Valle afirma que la FDN quiere asegurar que los proyectos viales de cuarta generación obtengan los recursos necesarios para ejecutar las obras. Sigue la expectativa por participación de fondos de pensiones.

Clemente del Valle, presidente de la Financiera de Desarrollo Nacional (FDN).

Archivo particular

Clemente del Valle, presidente de la Financiera de Desarrollo Nacional (FDN).

Finanzas
POR:
febrero 10 de 2015 - 03:16 a.m.
2015-02-10

Por esta época, los ganadores de los primeros contratos para hacer y operar vías de cuarta generación (4G) les ponen el acelerador a sus equipos económicos para obtener el cierre financiero de sus proyectos.

Cada uno de los nueve grupos busca reunir en el menor tiempo posible los recursos que les permitan asegurar la ejecución y mantenimiento de las obras.

Clemente del Valle, presidente de la Financiera de Desarrollo Nacional (FDN), entidad que ha acompañado de cerca a los constructores y cuyo objetivo es movilizar recursos para infraestructura del país, explica cómo va el proceso.

¿Cómo va hasta ahora la relación de la FDN con los nueve concesionarios?

Después de la adjudicación, los concesionarios empezaron a trabajar en el tema financiero, la mayoría tuvo que fortalecer su equipo de banca de inversión. Hoy todas tienen una buena banca de inversión, como Inverlink, Corficolombiana, Goldman Sachs, BBVA, entre otras, y eso es muy importante en un programa de gran tamaño.

Lo que han hecho estos meses es educar a los bancos sobre los proyectos. Nosotros teníamos información desde hace mucho tiempo de cada uno de los proyectos, lo que hace que tengamos el tema más avanzado.

No han presionado aún el tema de los precios y me parece positivo, sino que han entregado el material elaborado por la banca de inversión de cada concesionario a los posibles prestamistas: los bancos, las multilaterales, los fondos de pensiones y los fondos institucionales.

Con los que me he reunido me han dicho que han encontrado mucho interés de los bancos. Eso me da tranquilidad porque corrobora el impacto de la campaña que se hizo hace un año para informar sobre la financiación de infraestructura.

¿Qué tipo de estructuras se van a utilizar?

Nos hemos estado moviendo en tres frentes: deuda subordinada, garantías y adelantar las compensaciones por tráfico vehicular.

¿Cuál les ha gustado más?

La primera es un crédito a largo plazo que está subordinado a los flujos de caja. Si se diera el caso de una quiebra, primero les pagan a los bancos, luego a la FDN y después a los accionistas. A algunos les gustaría vernos más como accionistas, que nos subordináramos más, pero por ahora no lo haremos.

En las garantías nos han pedido que entremos para suavizar las coberturas de deuda, pero sería algo contingente a diferencia de la deuda subordinada, en la que sí se desembolsa capital desde el comienzo.

Esas garantías se activarían en el momento en que la liquidez del proyecto se caiga por algunos eventos.

Hay otros concesionarios que nos están pidiendo adelantar las compensaciones que va a dar cada cinco años la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) por los tráficos vehiculares.

Están pidiendo que se estudie la posibilidad de financiar a través de una línea de crédito mientras llega la plata. Cuando les lleguen los recursos, nos pagan y automáticamente y se restablece el cupo.

¿Cuánto tiempo podría tardar este proceso?

Los grupos le están apuntando a tener los cierres financieros a mitad de este año, ninguno quiere esperar a que llegue octubre. Algunos podrían lograrlo antes, porque están muy avanzados. En las próximas semanas comenzarán a afinar el esquema y a concretar, para saber con quiénes van a trabajar. A partir de ese momento, y de que exista cierta familiaridad con el proyecto, van a negociar las tasas de interés y los riesgos.

Este es un semestre de mucho trabajo porque unos quieren hacer el cierre financiero más rápido que otros.

Cada uno de estos proyectos tiene inversiones por 1 billón de pesos en promedio, ¿se va a financiar el monto total?

Están negociando el paquete completo, quieren dejar financiado los 25 años y quedar tranquilos.

Eso no quiere decir que de aquí a cinco años no busquen refinanciar los créditos con bonos de infraestructura.

¿Cuándo van a estar listos los bonos?

Nosotros vamos a estar desarrollando los bonos. Esperamos que uno o dos, de esta primera ola, se le midan a hacer una emisión desde el día cero. Vamos a apoyar al que esté más dispuesto.

Lo cierto es que los concesionarios quieren tener esa opción desde el comienzo y no depender tanto de los bancos.

Puede ser un bono nacional, internacional o con un segmento local e internacional. Hay mucha expectativas de los que tienen más capacidad y más convicción de que el mercado de capitales puede ser una fuente interesante.

¿Qué ha pasado con los fondos de deuda o vehículos de inversión para que los fondos de pensiones inviertan en infraestructura?

Ellos están a la espera de que algunos de los fondos de pensiones, los aseguradores y los fondos institucionales finalicen el análisis de los proyectos adjudicados. Hay cuatro fondos de deuda: CAF y Ashmore, Sumatoria-Credicorp, Exponencial y BTG Pactual, de los cuales tres están muy avanzados. Cada uno podría tener inversiones de cerca de un billón de pesos.

Sigue sin definirse la venta de Isagen, ¿eso afectaría la financiación de estas carreteras?

Seguimos tranquilos para esta primera ola y en parte de la segunda. Claro, nos podría empezar a limitar que usemos una buena parte de nuestra capacidad en esta primera etapa.

Somos conscientes de que los recursos de la venta de Isagen van a seguir siendo importantes para darnos muchas más millas.

También nos permitirían ofrecer otro tipo de producto. Quizás un mecanismo de cobertura a la tasa de cambio. En Chile y México lo ofreció el Gobierno.

No tienen la misma rentabilidad, pero lo puede hacer el Gobierno a través del Fondo Nacional para el Desarrollo de la Infraestructura (Fondes), un patrimonio autónomo que será administrado por la FDN. Isagen nos daría más oxígeno, de lo contrario habría que buscar otro mecanismo.

Christian Pardo Q.

chrpar@eltiempo.com