A mediados de octubre se retomarán conversaciones entre Colombia y Venezuela sobre flujo de negocios | Finanzas | Economía | Portafolio

A mediados de octubre se retomarán conversaciones entre Colombia y Venezuela sobre flujo de negocios

El 17 de octubre, cien días después de la cumbre presidencial colombo-venezolana en Coro (estado Falcón), se realizará en Caracas la primera reunión ministerial para afianzar integración económica.

POR:
septiembre 29 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-29

El intercambio comercial entre ambas naciones se ha visto afectado por el retiro de Venezuela, hace dos años y medio, de la Comunidad Andina (CAN) y por los enfrentamientos verbales de los presidentes Álvaro Uribe y Hugo Chávez, cuya relación tocó su punto más bajo entre finales del 2007 y comienzos del 2008.

En la reunión del 11 de julio, Colombia extendió un pliego de peticiones económicas que el presidente Chávez consideró pertinente examinar.

Entonces se convino un encuentro ministerial posterior, que viene siendo organizado por las dos cancillerías para mediados de octubre.

Esta vez, como en julio, Colombia tiene interés en iniciar la discusión de varios aspectos de las relaciones bilaterales, encaminados a fortalecer la confianza de los inversionistas de ambas naciones, establecer reglas claras para el transporte de carga por carretera y garantizar a mediano y largo plazos la fluidez del intercambio comercial, que mantiene a Venezuela como el segundo comprador de la producción colombiana (con un aumento del 39 por ciento en dólares entre enero y julio).

Entre los puntos que más le interesan al país se destacan estos cinco:

Recuperar en paso por vías fronterizas

Uno de los temas pendientes es un acuerdo bilateral que permita el paso de mercancías venezolanas y colombianas por el territorio del otro país: que la mercancía de Cúcuta que tiene como destino el departamento de Arauca, por ejemplo, pueda utilizar carreteras venezolanas.

Según el Ministerio de Comercio, esos pasos estaban amparados por una norma de tránsito aduanero, pero con el retiro de Venezuela de la CAN ese país dejó de aceptar el trámite en cuestión.

Hacia un TLC entre vecinos

Venezuela se retiró de la CAN en abril del 2006, a raíz de las negociaciones comerciales de algunos de sus socios con Estados Unidos. Sin embargo, está obligado a obedecer por cinco años la normatividad andina, para garantizar la fluidez del intercambio comercial.

Si bien es cierto que la administración Chávez ha dicho que
cumplirá, "es necesario tener reglas de juego para el futuro", manifiesta el viceministro de Comercio Exterior, Eduardo Muñoz.

Se han explorado alternativas dentro del marco de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi), pero no contemplanlas inversiones ni el comercio de servicios, que son aspectos que a Colombia le interesa incluir en una negociación bilateral.

Dada la magnitud del intercambio comercial con Venezuela (es el segundo mercado de todas las exportaciones colombianas y el primero de las no tradicionales), mantener las condiciones actuales es clave.

Más carros

Colombia insistirá en la necesidad de ampliar el cupo de importación de vehículos colombianos. Para este año se autorizó la compra de solo 15.911 unidades, cerca de la tercera parte de lo despachado en el 2007, lo que ha afectado significativamente el empleo en el sector en este lado de la frontera.

A blindar las inversiones nacionales en Venezuela

Observadores especializados consideran como una necesidad impostergable la suscripción de un Acuerdo para la Promoción y Protección Recíproca de Inversión (Apri), que despeje cualquier incertidumbre respecto de la seguridad que reclaman los inversionistas colombianos para los recursos que ponen en el mercado venezolano.

Una iniciativa en ese sentido ya le fue presentada al ministro de Industrias Ligeras y Comercio de Venezuela, William Contreras, pero no ha tenido desarrollo alguno, razón por la cual las autoridades colombianas aspiran a que se incluya en la agenda de octubre.

No pagar impuestas más de una vez

Colombia tiene interés en firmar un acuerdo para evitar la doble tributación (ADT). Una negociación en ese sentido logró avanzar dos rondas el año pasado, pero los funcionarios de la administración Chávez decidieron esperar un paquete de leyes que estaba próximo a expedirse y cuyos efectos fiscales no se conocían.

Después se presentó la crisis política y diplomática y el tema se congeló. La aspiración es poner nuevamente la idea sobre la mesa, para evitar que una misma inversión tribute dos veces: en el país de origen y en el destino.

Siga bajando para encontrar más contenido