Mediante APP, renovarán el CAN y los ministerios | Finanzas | Economía | Portafolio

Mediante APP, renovarán el CAN y los ministerios

Andrés Escobar Uribe, gerente de la Agencia de Renovación Urbana Virgilio Barco, explicó que con el marco de las Asociaciones Público Privadas (APP) se pueden sacar adelante estos edificios oficiales y proyectos de modernización inmobiliaria en todo el país.

Andrés Escobar Uribe, gerente de la Agencia de Renovación Urbana Virgilio Barco.

Archivo particular

Andrés Escobar Uribe, gerente de la Agencia de Renovación Urbana Virgilio Barco.

POR:
julio 30 de 2015 - 11:49 a.m.
2015-07-30

Al tiempo que avanzan las adjudicaciones y los cierres financieros de las concesiones viales de cuarta generación, grandes proyectos de renovación urbana también esperan su turno para ser ejecutados en el país.

Andrés Escobar Uribe, gerente de la Agencia de Renovación Urbana Virgilio Barco, contó a este diario que el modelo de Asociaciones Público Privadas (APP) será una herramienta clave para la renovación absoluta del Centro Administrativo Nacional (en Bogotá) y para construir ministerios como los de Justicia, Interior y Trabajo.

Sin embargo, detalló que la suspensión del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) en la capital tiene en suspenso la iniciativa del CAN.

Se ha hablado de renovar el CAN, los ministerios en Bogotá e incluso, bases militares. ¿Cuáles son los proyectos que vienen y en los que el modelo de APP puede funcionar?

En renovación urbana hay dos campos en los que se pueden aplicar las Asociaciones Público Privadas (APP). Por ejemplo, se puede construir un edificio con fondos privados de manera tal que el constructor explota comercialmente una parte de esa construcción (por ejemplo los locales comerciales).

Lo demás se lo entrega al Estado y este le paga una cuota mensual para amortizar la inversión que hace el constructor y para cubrir los costos de operación y mantenimiento. Esa figura se puede aplicar en renovación urbana, en cualquier esquina, en cualquier lote de las ciudades.

Esperamos aplicarlo en el CAN con los desarrollos de Gobierno que se están planteando allá (son 24 edificios).

¿En qué va el CAN?

En el primer edificio que ya está en diseño (llamado de transición) se aplicará la figura de APP el año entrante. La inversión requerida es del orden de $410.000 millones. Es un edificio de 102.000 metros cuadrados para 6.100 puestos de trabajo más un centro de atención a la ciudadanía.

Sin embargo, todos estos proyectos están enredados con la suspensión del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de (Gustavo) Petro. Para poder desarrollar el proyecto macro requeríamos que ese POT fuera aprobado, pero está parado.

Ese mismo modelo de APP esperamos aplicarlo en el resto del proyecto del CAN y en la iniciativa Ministerios.

¿Y el proyecto Ministerios en qué etapa se encuentra?

Este se va a desarrollar entre la Casa de Nariño y el Parque Tercer Milenio en el centro de Bogotá. El proyecto Ministerios es más complejo que el del CAN porque ya estamos adquiriendo inmuebles como casas viejas que están allá. Son zonas densamente ocupadas. Estamos en proceso de compra de 4 manzanas.

Después de este paso, tendremos una manzana para comenzar a construir los ministerios de Justicia, Interior y Trabajo.

Actualmente estos se encuentran lejos, tienen problemas de estabilidad y de hacinamiento. Por ejemplo, el Ministerio del Interior tiene cinco sedes.

Por otra parte, hay una modalidad de APP que podemos aplicar para renovación urbana que consiste en que en un terreno ya demolido podemos hacer un concurso mediante el cual un constructor hace las obras de infraestructura y recibe a cambio el derecho a edificar zonas comerciales y edificios que ya no son de gobierno (pueden ser centros comerciales pequeños, oficinas).

Esa es la compensación por hacer las obras de infraestructura (por ejemplo, parques, vías, redes de servicios).

Esa modalidad se va a aplicar en un futuro en renovación urbana porque por ahora, mientras no esté el POT de Bogotá, no será posible.

¿Qué otros proyectos en Bogotá hacen fila?

El Plan de Desarrollo nos convirtió en una Agencia lo cual nos da posibilidad de gerenciar y desarrollar proyectos que no sean de renovación urbana estrictamente hablando.

Estamos trabajando con el Ministerio de Defensa para hacer toda la modernización inmobiliaria del Centro Internacional Tequendama. Este es de la Caja de Retiro de las Fuerzas Militares.

Esa entidad está muy necesitada de hacerle unas obras de reforzamiento estructural a esos edificios (que son cinco), a sus parqueaderos y a su plataforma. También se necesita hacer un mejoramiento en la parte comercial.

Entonces la Agencia Virgilio Barco les está ayudando a montar un proyecto para que un grupo constructor inversionista haga toda la modernización inmobiliaria. Eso permitirá incrementar las rentas y los valores comerciales de los locales y las oficinas. Incluso, se podría mejorar el Hotel Tequendama.

Tan solo el reforzamiento estructural vale $200.000 millones. Y las obras de modernización inmobiliaria pueden valer otros $200.000 millones.

Bajo esa figura, ¿la agencia puede trabajar en museos, hospitales, escuelas, bibliotecas y otros?

Así es. Podemos acompañar a todas esas entidades para hacer esas modernizaciones inmobiliarias.

¿Cómo se reubicarán las bases militares en el país?

Hay proyectos en la mesa que consisten en los traslados parciales de bases militares que se quedaron en el centro de las ciudades.

Un caso representativo es el de Pereira en donde el Batallón está entre el aeropuerto y el centro de la ciudad. Por eso se estudia un potencial traslado.

¿Dónde se replica el caso de Pereira?

Las prioridades las ha fijado el Ministerio de Defensa en Ipiales, en Pereira, en la Policía de Villavicencio y en Barranquilla (allí es una operación de canje con la Alcaldía).

Ahora que son Agencia, ¿qué facultades adicionales tienen como entidad?

Por el hecho de convertirnos en Agencia podemos participar de los cupos de vigencias futuras que maneja el Ministerio de Hacienda. Eso es para poder comprometer por 20 o 30 años pagos periódicos mensuales hacia los constructores que desarrollen las APP.

Le recuerdo que estos proyectos tienen dos formas de financiarse: el constructor hace todo y otra parte la explota comercialmente. Lo que no se alcanza a pagar con esa explotación comercial, lo paga el Estado con las vigencias futuras. Es para poder hacer el cierre financiero antes de comenzar a pegar un ladrillo.

Héctor Sandoval D.

hecsan@eltiempo.com

Siga bajando para encontrar más contenido