Medida que frena crédito se estrena en 34 entidades

Provisiones adicionales costarían a la banca $ 280.000 millones. Más medidas para que la cartera no se dañe.

POR:
agosto 10 de 2012 - 04:27 a.m.
2012-08-10

La medida establecida por la Superintendencia Financiera en junio, que puede frenar el crédito de consumo, se aplicará a 34 entidades financieras, incluyendo bancos, de un total de 37, ante el deterioro de la calidad de su cartera.

En la circular externa 026, de junio del 2012, se les exigió a las entidades que presenten deterioro en el saldo de la cartera vencida constituir una provisión del 0,5 por ciento sobre el saldo de su cartera bruta.

Durante el año pasado, el Banco de la República subió varias veces su tasa de interés para evitar un recalentamiento de la economía, y así se logró frenar el crédito, pero no el de consumo.

Uno de los codirectores del Emisor, Carlos Gustavo Cano, sugirió tomar medidas adicionales, como encajes específicos para el crédito de consumo.

La medida de la Superintendencia tiene efectos similares a los de los encajes sugeridos por Cano.

Ahora, 34 entidades deben ‘meterse la mano al bolsillo’ y hacer mayores provisiones para cubrir préstamos colgados.

Una reciente evaluación de la Superintendencia Financiera sobre la aplicación de esta norma detectó que solo tres establecimientos se ‘salvan’ de tener que cumplirla, pues sus carteras de consumo no presentan mayor deterioro.

“Al cierre de julio, las entidades habrían constituido cerca del 18 por ciento del total de provisiones por este concepto, cuya totalidad deberá completarse en diciembre del 2012”, precisó el organismo.

Se estima que el monto adicional que tendrían que guardar en sus arcas para proteger esa cartera mala será de unos 228.000 millones de pesos, lo que equivaldría a cerca del 5,5 por ciento de las provisiones con que contaban al cierre de junio del 2012.

A juzgar por esos primeros resultados, que pueden variar en cada corte de cuentas, se puede inferir que la medida no ha tenido el impacto buscado, puesto que en la mayoría de establecimientos el deterioro de la cartera de consumo se hace evidente.

Entre enero y mayo del 2012, al menos 13 bancos registraron aumentos de dos dígitos en sus carteras de consumo.

Se destacan los deterioros de Colpatria, con 32,4; HSBC, con 29,1 y Falabella, con 26,2 por ciento, en ese periodo.

El superintendente financiero, Gerardo Hernández, ha advertido que cuenta con las herramientas necesarias para contener la situación.

De hecho, esta semana anunció reglas más drásticas para la compra de cartera por parte de los bancos.

En adelante solo podrán comprarles a firmas legalmente constituidas y que cumplan los límites de tasas de interés, reportes a centrales de riesgo e información sobre comportamiento de pago de los deudores.

Cada entidad deberá fijar políticas que la obligue a conocer a fondo a los originadores de esos créditos.

VIGILANCIA PERMANENTE

Una posible medida adicional es la exigencia de mayores provisiones, como ocurrió el año pasado cuando las elevó en 8,4 por ciento, y obligar a las entidades a dejar quietos recursos adicionales por 320.000 millones de pesos.

Además, la Superfinanciera realiza visitas para detectar prácticas relajadas de asignación de créditos.

Carlos Arturo García M.

Redacción de Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido