Medidas de Maduro no aclaran pagos a los exportadores

Pese a las decisiones cambiarias anunciadas por Venezuela, los empresarios nacionales todavía ven con cautela las ventas a ese destino ya que no es segura la disponibilidad de divisas. Voces gremiales sostienen que los pagos del vencino país a Colombia aún son un problema.

Venezuela

REUTERS

Venezuela

Finanzas
POR:
enero 23 de 2015 - 02:52 a.m.
2015-01-23

Tras los anuncios hechos por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, para reactivar la economía -la cual ha sufrido los impactos de la caída de los ingresos petroleros-, desde Colombia voces de los sectores empresariales señalaron que no está claro el alcance de las medidas cambiarias que intentan paliar la crisis.

Maduro dijo que se busca mantener la tasa de cambio más fuerte (6,3 bolívares por dólar) para que Venezuela pueda importar alimentos y medicinas. Esto implica la concesión de subsidios estatales.

La segunda medida consiste en unificar las tasas existentes de 12 y 52 bolívares por dólar. Además, el Gobierno pretende acabar con el mercado paralelo de la divisa a través de la creación de un tercer mercado.

En su discurso, el mandatario no anticipó ni la cuantía de dólares que se negociarán en cada mercado, cada uno con su propia tasa de cambio, ni cuál será la fuente que los alimentará de divisas.

“Este esquema de tasa de cambio será transitorio”, señaló Maduro, quien también dejó claro que es hora de subirle a la gasolina más barata del mundo, a la cual el Gobierno de Venezuela le destina US$12.000 millones en subsidios anualmente. De presentarse un aumento, las presiones inflacionarias aumentarían al igual que los costos del transporte de los productos básicos.

Además, Maduro anunció que el salario mínimo subirá un 15 por ciento desde el próximo 1° de febrero, pese a que la inflación en Venezuela ya supera el 60 por ciento. Esto significa que pasará de 4.889,11 a 5.622,47 bolívares.

Javier Díaz Molina, presidente de la Asociación Nacional de Exportadores de Colombia (Analdex), considera que los anuncios estatales no se traducen en medidas específicas y que hay que dar un compás de espera para ver desde el lado colombiano si habrá disponibilidad de divisas en Venezuela.

“La dinámica comercial con Venezuela está en su mínima expresión. El tema acá es de pagos. ¿Cómo van a pagarle a los colombianos? Eso es lo que miran los empresarios”, manifestó el dirigente gremial.

Lo que está pasando en Venezuela en materia cambiaria, según el presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), Rafael Mejía López, se constituye como un problema complejo ya que hay que tener en cuenta factores como la devaluación colombiana, el creciente contrabando de Venezuela hacia Colombia, la demanda de Venezuela de productos colombianos y las complicaciones que han tenido los empresarios nacionales a la hora de recibir los pagos por parte del vecino país.

Por el lado del aumento salarial anunciado por el presidente venezolano, Mejía señaló que aparentemente, aumentará la inflación. “No creo que el problema se solucione”.

Desde la perspectiva del comercio, el presidente de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), Guillermo Botero Nieto, los anuncios del mandatario venezolano no atacan los problemas de raíz. “El problema sigue siendo el mismo. A Venezuela no se le puede vender porque no paga”.

Y añadió que el eje de la crisis económica en el país vecino radica en la escasez de productos de la canasta familiar. “En ese escenario, la gente compra lo que puede, guarda en su casa y genera una presión en los precios”.

El presidente de Fenalco concluyó que de nada sirve un incremento en los salarios con un acceso limitado y restringido a la canasta básica.

'EL IMPACTO DE LOS ANUNCIOS SERÁ LIMITADO': PARDO

Los anuncios realizados por el presidente venezolano Nicolás Maduro en su mensaje anual a la Asamblea Nacional, desde la visión de la presidenta de la Cámara de Comercio Colombo Venezolana, Magdalena Pardo, eran muy esperados “debido a la precaria coyuntura por la que atraviesa la economía venezolana”.

“Esperábamos una devaluación de la tasa de cambio oficial (6,3 Bolívares por dólar) hasta una tasa cercana a la de Sicad I (12 bolívares por dólar). Esta devaluación la creíamos necesaria para que aumentaran los ingresos en bolívares del Gobierno y pudiera financiar parcialmente a través de esta medida el importante déficit fiscal”.

Pardo agregó que el Ejecutivo optó por mandar un mensaje al pueblo venezolano de que se mantendrá esta tasa subsidiada para los alimentos y los medicamentos.

“Se mantienen tres tasas y habrá un sistema nuevo que operará a través de las casas de bolsa. El éxito o fracaso de este dependerá de la cantidad de dólares que se ofrezcan y de la facilidad que tenga el sector productivo para acceder a estos”, señaló la directiva.

Pese a los anuncios gubernamentales, explicó Pardo, el impacto de las medidas relacionadas con la escasez de productos básicos y de divisas “será limitado, pues persistirán amplios diferenciales cambiarios y no se da una solución al déficit fiscal. Además, prácticas como el arbitraje entre tasas de cambio seguirán”.

El nuevo sistema de cambio, explicó Pardo, en la medida en que asigne divisas “en función del mercado y no de la discrecionalidad de un funcionario, es una buena noticia para el comercio. Queda por saber cuántos dólares irán por ese mercado”.

Concluyó que la esencia de este mecanismo “no servirá para venderle productos a Venezuela que tengan el precio controlado, pues la tasa de ese nuevo mercado será sustancialmente más alta que las otras dos tasas existentes”.